www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Desfilan Ruiz de la Prada, Verino, Vitorio&Lucchino, Del Pozo y Berhanyer.

Los grandes de la moda española protagonizan la segunda jornada de Cibeles

viernes 19 de febrero de 2010, 14:54h
Jesús del Pozo, Francis Montesinos y Agatha Ruiz de la Prada han protagonizado el desfile de este viernes de la pasarela Cibeles. De la coleccción sobria de Del Pozo, que ha creado un look muy intelectual para la ciudad, se ha pasado a la invasión de colores de Agatha Ruiz de la Prada, que como novedad ha presentado colores metalizados. Por su parte, Francis Montesinos ha homenajeado al mar y a Valencia, con motivos marineros en su colección, rodeada de tradición. Imágenes de Cibeles
El drapeado, la superposición de tejidos y el abrigo han sido los protagonistas, junto a los estampados de Francis Montesinos y el juego colorista de Ágatha Ruiz de la Prada, de la segunda jornada de Cibeles Madrid Fashion Week.

"Conceptual", la colección de Victorio & Lucchino, ha sido suave e incluso frágil, pero no racial. Vainilla, maquillaje, rosa, gris plomo y verde para vestidos mini que buscan nuevos volúmenes a través de los drapeados y la mezcla de tejidos (tul, bouclé, terciopelo, gasa, satén y bambula) y consiguen una sutil complejidad, en ocasiones cubista, capaz de fluir con tímido movimiento.

Diseño de Vitorio&Lucchino en Cibeles (Efe)
La templanza del desfile de Victorio & Lucchino ha dado paso a la intensidad en rojo y negro de Elio Berhanyer, que ha introducido imponentes hombreras -a veces adornadas con pedrería- en vestidos y trajes de chaqueta y ha recurrido a brocados, monteras, gorros de goyesca, terciopelos y gasas para vestir a una mujer distinguida. Berhanyer ha jugado al despiste con sobrios abrigos que descubrían intensos colores en su interior, a juego con los bordados de los vestidos que cubrían.

Roberto Verino ha querido trasladar la versatilidad urbanita de París a sus prendas, funcionales pero delicadas y hechas para resistir los azotes del tiempo. Abrigos y trajes de sastre de alpaca, paño y tweed en vivos verdes, rojos y azules vivos, terminados con sofisticadas plumas e incluso pedrería, al igual que unos plumíferos reinventados que cubren oscuros y sensuales vestidos de noche en seda, chantilly y encaje. Pero también recurre a acabados tecnológicos plateados con plástico y metal, a artesanos manguitos y calentadores de lana y apuesta por las hombreras, las faldas cortas y los pantalones de pata ancha. Para el hombre, abrigos más sport con exquisitas pieles en el interior y sastrería perfecta.

Cierra la jornada un Adolfo Domínguez que mira al cosmos y al futuro para crear piezas de patchwork geométricas de distintos tejidos: pieles sintéticas, bouclé, nylon, lana, alpaca, pelo cortado y sedas. La música en directo del compositor Michael Nyman sirve para añadir emoción al desfile de unas prendas rectas pero pegadas al cuerpo y en las que el drapeado se impone para embellecer las siluetas.

Diseño de Elio Berhanyer en Cibeles (Efe)

Jesús del Pozo ha sido el encargado de abrir la segunda jornada de Cibeles con una colección urbanita que apuesta por las superposiciones y la combinación de tejidos dispares. Del Pozo ha ideado vestidos, abrigos y pantalones de campana en colores neutros y también concedió relevancia al azul intenso, el rojo caldera y el verde oliva.

El estampado es el protagonista de la colección del transgresor Francis Montesinos, folclórica e inspirada en el mar, que encontró en una teatral Paola Dominguín a su musa perfecta. El diseñador ha abandonado el negro típico de cada invierno e introduzca colores ocres, marrones y verde campiña con tejidos muy cálidos y confortables dando un resultado muy sexy. Las formas son ceñidas abrazando el cuerpo y siempre por encima de la rodilla. La cabeza siempre 'tocada' con sombreritos y en los pies zapatos de plataforma con medias tupidas marrones y negras. Sus tejidos son vaporosos y finos con faldas de vuelo siempre por encima de la rodilla. Muchos estampados en tonos tierra, verdes, ocres pero con fondo también queriendo evitar el negro para que este próximo otoño/invierno tenga el color de las hojas al caer.

Diseño de Agatha Ruiz de la Prada en Cibeles (Ifema)
Otra aventurera colorista, Ágatha Ruiz de la Prada, recurre a los oversize, los iconos cosidos y vueltos en seda, los aros en los vestidos y los grandes volúmenes. Gasas, terciopelos y organzas se conjugan con los iconos clásicos de la marca, los corazones -que dan forma a mangas, cuellos y todo tipo de aderezos para la cabeza-, las estrellas y las flores. Espectacular puesta en escena como siempre. La diseñadora hace de la pasarela una típica calle de Madrid en obras como habitualmente con los conos de señalización y música de fondo de taladradoras, martillos y bocinas de coches. Los colores típicos de Agatha en cuyo mundo siempre es primavera aunque la colección sea de otoño, son de nuevo rosas, naranjas, verdes, rojos y azules.

Se ha sumado a la apuesta de los colores metalizados sorprendiéndonos con verdes y naranjas metálicos. Alucinantes y muy deseados sus pantalones pitillo en estos tonos. También podemos destacar sus abrigos de corte asimétrico y colores impactantes para alegrarnos el otoño. Su toque mágico nos lo ofrece con las medias bicolor, una pierna de cada uno. Zapatos multicolor, siempre metálico, plataforma y tacón ancho y cómodo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios