www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

quinta jornada de la pasarela cibeles

Andrés Sardá, "en el país de las maravillas", para sus diseños más pícaros

lunes 22 de febrero de 2010, 13:56h
El diseñador Andrés Sardá se ha servido de "Alicia en el país de las marvillas" para presentar su versión más pícara y sexy en sus atrevidos conjuntos de lencería, sin duda, protagonistas de la pasarela.
Para su colección invierno 2010/2011 Andrés Sardá saca de la célebre obra de Lewis Carrol a la protagonista del cuento para presentar su versión más pícara y sexy. Alicia y sus atrevidos conjuntos de lencería se convierten en las indudables protagonistas de una pasarela ambientada en el país de las maravillas.

Andrés Sardá volvió a Cibeles y presentó su nueva colección entrando por la puerta grande. Espectacular como siempre que se sube a Cibeles, esta vez viaja a un país imaginario, de proporciones fantásticas y colores de ensueño. La fantasía y el inconsciente son las fuentes de inspiración para la próxima temporada.

Tres son los espacios que se recrean para presentar los espectaculares conjuntos de Sardá: Un jardín onírico, un salón de té y el castillo en el que transcurre la simbólica partida de naipes. La aventura estética invita a recorrer las propuestas de la colección a través de sus diferentes líneas, pensada para vestir todas las facetas de la mujer contemporánea.

Una mujer contemporánea que se presenta de la mano de la protagonista del cuento, Alicia. Una Alicia que ya ha cumplido la mayoría de edad y se ha despojado de los vestidos de niña que lucía, no sólo en el cuento, sino en la imaginación de todos los que la leían.

Alicia se viste con tejidos que giran en torno a la seda en sus múltiples versiones, de tul, muselina, organza, raso... etc. en bustiers de espalda fantasía, ligueros anudados, y shorts fruncidos.

En el jardín las chicas visten en gamas de verde, 'nude', maquillaje, topo y arena para lugar cambiar a un estilo mucho más 'dandy' y jugando al masculino/femenina en el salón de té. Con la caída de la noche, el negro, la cayena y el nácar desfilan por el castillo.

Los detalles recorren la propuesta tocando las prendas con su varita mágica: flecos, lazos, líneas anatómicas en copas y espaldas que acarician el cuerpo... las siluetas dibujan una feminidad contemporánea que alterna el espíritu vintage con un toque afrancesado con mucho destello de excentricidad.

Una auténtica combinación de un grandioso show con propuestas arriesgadas y únicas que devuelven a Cibeles esa espectacularidad digna de toda gran pasarela de moda. Sardá acierta de pleno con una sensacional puesta en escena y unos espléndidos conjuntos de lencería que, aunque no aptos para todas, siempre son un auténtico lujo y placer para la vista.

Vinila von Bismarck, Rosi de Palma y Pilar Castro también se quedaron prendadas de las nuevas apuestas de Sardá, colección que ovacionaron junto al resto de los asisitentes e invitados, que también disfrutaron a lo grande.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios