www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Matancero de Honor

Jornadas de la matanza en Guijuelo

miércoles 24 de febrero de 2010, 11:02h
El día de San Valentín y con temperaturas bajo cero, tuve el placer de recibir en la localidad salmantina de Guijuelo, famosa por la calidad de su industria chacinera, el título de Matancero de Honor.
El día de San Valentín y con temperaturas bajo cero, tuve el placer de recibir en la localidad salmantina de Guijuelo, famosa por la calidad de su industria chacinera, el título de Matancero de Honor (con sus distinciones correspondientes de blusón de matarife, boina negra y medalla conmemorativa, además de una pieza de ibérico) durante las bodas de plata de las Fiestas de la Matanza, que comenzaron a organizarse en la población castellana en el año 1985.

Éste es un gran acontecimiento popular y turístico de Castilla y León que se viene prolongando a lo largo de cinco fines de semana durante todo el mes de febrero y que concluirá el primer fin de semana de marzo, organizados por ese gran y entusiasta restaurador local llamado Chus Merino, quien ha anunciado que se retira de la organización para dar paso a las nuevas generaciones. El Ayuntamiento, encabezado por el alcalde, Julián Ramos (quien participó en el acto junto a su hijo), está también muy implicado en el éxito de este evento.

Los otros Matanceros
Recibieron también este título, junto a mí, el abulense Florencio Sanchidrián, probablemente el mejor cortador de jamón del mundo y director de la Academia Oficial de Cortadores de Guijuelo; el actor salmantino José Antonio Sayagüés, de la exitosa serie de televisión “Amar en tiempos revueltos”, y el cocinero madrileño Sergio Fernández, conocido por las recetas que realiza en “Las Mañanas de la 1” de Televisión Española.

E intervinieron como maestros de ceremonias Sergio García, de Radio Nacional de España, conocido como “El Polizón”; y José Antonio García, quienes ya habían ejercido en su día como Matanceros de Honor y que contribuyeron a poner notas de humor en el gélido ambiente del Día de San Valentín.

Respeto a la matanza tradicional
Además de la matanza tradicional (que incluyó el sacrificio del cerdo, su chamusque y despiece a la vista de la presidencia del acto y en la que tanto Florencio como Sergio tuvieron una destacada participación) hubo también un homenaje a los Carnavales, a través de una persona vestida de “marisco de pocilga”, una receta a base de jamón, lomo, salchichón y chorizo ibérico, y que en su representación singular es la mascota de la Barbacoa La Amistad, que regenta Chus Merino y que tiene durante las jornadas diferentes menús alrededor del cerdo.

Durante la propia matanza, Florencio Sanchidrián demostró su maestría cortando un jamón y Sergio Fernández realizó una sencilla receta de salmorejo que untó en pan para acompañar el jamón.

En mi breve intervención, agradecí la distinción, recordando, entre otros, a Camilo José Cela, para quien “los derivados del cerdo se encuentran entre las más eficaces y escasas fuentes de felicidad que nos van dejando los apóstoles de los regímenes alimenticios”. Y también a Cervantes cuando decía que hubo un tiempo en que el mejor salvoconducto para el extranjero que viajaba por España era una brizna de jamón, puesto que con ella demostraba no ser morisco ni judío.