www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ZAPATERO PRETENDE COMPRAR EL VOTO DE LOS FUNCIONARIOS

jueves 18 de marzo de 2010, 12:31h
El diputado Miguel Barrachina y el diario ABC han desvelado algo que la opinión pública está habituada a tragarse: una nueva compra de votos por parte de José Luis Rodríguez Zapatero. El cheque-bebé, el cheque-vivienda, el cheque-camelancia, los 400 euros, los 420 para prorrogar el subsidio de paro, el PER acrecido, el incremento a los jubilados, todo eso y mucho más demuestran la admiración que Zapatero siente por Romero Robledo, al que ha superado con creces.

      Ahora resulta que tres meses antes de las elecciones generales del año 2012, el presidente circunflejo perpetra otorgar 500 euros a cada uno de los 3.200.000 funcionarios que abarrotan las Administraciones españolas. Eso costará cerca de 2.000 millones de euros, que bien empleados están si, en agradecimiento, los funcionarios votan masivamente al presidente dadivoso.

      Naturalmente, el derroche se justificará con alguna máscara legal pero el propósito ahora desvelado está bien claro. Mientras Rajoy se extasía aromado de incienso por Soraya y Dolores, los equipos de Zapatero trabajan en España y fuera de España para conquistar los votos que el presidente de las mercedes precisa para continuar brindando a España la inmensa dicha de seguir gobernada por la sabiduría y el talante zapaterescos.

      En estos momentos, las encuestas sitúan al líder socialista en una derrota que podría convertirse en abrumadora. Pero su think tank trabaja a la desesperada para rebañar votos en los más diversos caladeros.

     
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.