www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FERIA DEL ANIVERSARIO

Devaluados trofeos y Puerta Grande para Juan Bautista

sábado 05 de junio de 2010, 23:21h
Juan Bautista abrió la Puerta Grande este sábado en Las Ventas en Madrid. Sin embargo, no hubo unanimidad entre los aficionados teniendo en cuenta las excelencias de sus toros y las limitaciones mismas de sus dos faenas, premiadas con una oreja cada una. Lo demás, una tarde en la que el toreo más convincente lo hizo Miguel Abellán, lamentablemente sin espada.
La polémica está servida con la salida a hombros de Juan Bautista. La única Puerta Grande en veintisiete festejos de a pie en el ciclo ininterrumpido que ha durado un mes, de 6 de mayo a 6 de junio, pues se termina mañana con una de rejones.

Bautista ha salido a hombros porque ha cortado dos orejas, está claro. Una y una en cada toro. Orejas pedidas por la mayoría del público. Así que no habría nada que objetar.

Pero, ¿qué público asistió hoy a Las Ventas? Sencillamente un público distinto. Es difícil precisar si había mayoría de los habituales, o por el contrario abundaban los espectadores ocasionales y en consecuencia menos enterados y exigentes.

Lo cierto es que se valoró bien la doble actuación de Bautista hasta el extremo de premiársele con los trofeos salvoconducto para la salida a hombros. Y desde luego, habría que insistir, donde si hubo mayoría fue en las peticiones de ambos trofeos. Quede claro que el presidente no regaló nada.

Lo que está por discutir es la valía de las dos faenas del diestro francés, teniendo en cuenta sobre todo el juego de ambos toros. Pues si se toma como referencia la aportación de los toros, muy probablemente se quedan cortos los méritos del torero.

Bautista no estuvo mal, vaya también por delante esta apreciación. Pero es innegable que con dos toros tan buenos como los que tuvo, sus trasteos resultaron algo escasos.

Toro muy completo, y por los dos pitones, el segundo, primero del lote de Bautista, yendo y viendo, noble y con "transmisión". El hombre le pegó pases, más o menos templados, más o menos hilvanados, más o menos artísticos... más o menos todo. Faena por tanto en el límite para premiarla o no. Seguramente pesó en el ánimo del presidente la buena estocada final.

Lo más chocante fue concederle también la oreja del quinto, decisiva para "el portazo". Y es que la faena de Bautista a éste tuvo bastante menos profundidad, bastante menos ritmo y bastante menos encanto, sobre todo cuando toreó al natural, desplazando muy para afuera las embestidas, haciendo imposible la ligazón. Por el lado derecho sí hubo pases seguidos, limpios y hasta con cierto aroma.

La clave para despejar dudas fue la espada. No cayó el estoque en su sitio, aunque la muerte del animal fue fulminante. Y como según un dicho muy taurino "las orejas se ganan toreando y se cortan con la espada", ahí queda una enorme interrogante para que cada uno dé su respuesta después de sacar sus propias conclusiones.

Bautista atravesó a hombros el umbral de la Puerta Grande por tercera vez en su vida (antes lo hizo en su presentación de novillero en el San Isidro de 1999 y como matador en la feria de Otoño en 2007). Seguro que con polémica y todo el triunfo le va a servir para encauzar nuevamente su carrera.

La tarde tuvo también un pasaje especialmente rotundo desde varios puntos de vista, que abarcan el arte, la técnica y el valor, el trípode fundamental del toreo, que llevó la firma de Abellán. Fue una pena que no acertara al matar.

Ocurrió con el cuarto toro. Aquello sí que fue emotivo, sincero y de arrebato. Faena convincente, por la firmeza del matador, la exactitud en el espacio y en el tiempo, la forma de traerse al toro "cosido" a los vuelos de la muleta, la lentitud en los movimientos, los trazos firmes y tan sentidos. Abellán por naturales, palabras mayores. Sin embargo, sin contundencia con los aceros. Aunque la vuelta al ruedo final, hay que advertir, tuvo sabor a trofeo.

Poco había hecho el mismo Abellán en su incómodo primero a pesar del largometraje de la faena.

Y menos el mexicano Macías, con el lote menos lucido. Valiente, pero sin torear.

Sexta corrida
Toros de "El Cortijillo", el primero con el hierro de Lozano Hermanos, del mismo encaste y casa ganadera, aceptablemente presentados y de juego desigual. Hubo tres y tres. Muy buenos, segundo y cuarto; y bueno, el quinto.

Miguel Abellán: pinchazo, otro hondo y descabello (división al saludar tras aviso); y pinchazo hondo y dos descabellos (vuelta tras aviso).

Juan Bautista: gran estocada (oreja); y estocada ligeramente caída (oreja tras aviso).

Arturo Macías: estocada ligeramente trasera y tendida, y descabello (palmas tras aviso); y dos estocadas que asoman (silencio).

En cuadrillas, Curro Robles saludó tras banderillear al quinto.

La plaza rozó el lleno en tarde de calor.