www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MARAÑÓN, LEGUINA, CERCAS, LA TRANSICIÓN

lunes 28 de junio de 2010, 13:32h
Gregorio Marañón ha terciado en la polémica entre Joaquín Leguina y Javier Cercas con uno de los artículos más lúcidos que he leído en los últimos años. Para el académico de Bellas Artes, la Transición no ha sido un pacto del olvido, sino un pacto hecho desde el recuerdo de la atroz realidad de la guerra incivil. Se trataba de superar, y se consiguió, el calambre de las dos Españas, que fue la idea que presidió la entera vida política de Don Juan de Borbón desde el exilio. Su Monarquía de todos significaba, ha significado, la concordia nacional y la conciliación entre los españoles.

     Escribe Gregorio Marañón en su gran artículo: “Cuando Javier Cercas se refiere al asalto que en 1936 sufrió la legalidad republicana, no cita que también en 1934 la legalidad republicana fue quebrantada, aunque ciertamente las consecuencias fueran incomparables. Como fue quebrantada la convivencia republicana cuando algunos policías descontrolados asesinaron al líder de la oposición monárquica sin que el Gobierno lo condenara, y cuando ese mismo Gobierno renunció al monopolio de la violencia legítima, que corresponde al Estado de derecho, al distribuir armas con las que se asesinaron a decenas de miles de ciudadanos. Al recordar estos hechos, que no se nos argumente con los horrores del franquismo a quienes siempre lo hemos condenado y combatido, pues la cuestión es otra: no se trata de dilucidar si unos fueron peores que otros, que lo fueron, sino si las raíces de nuestro sistema democrático se encuentran en la España de 1936, en la que el odio conducía al exterminio, o en la España de la Transición, que lleva más de 30 años conviviendo en paz y libertad. Y esa insobornable verdad, que bien percibe la inmensa mayoría de los españoles, debería llevarnos a responder, definitivamente, con firmeza, que la legitimidad de nuestra democracia se arraiga y se fundamenta históricamente en las Cortes Constituyentes que aprobaron la Constitución de 1978”.

     Hasta aquí el párrafo con que Gregorio Marañón ha iluminado la verdad histórica y política de los últimos años.


Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios