www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

holanda 2 eslovaquia 1 / Brasil 3 chile 0

Holanda y Brasil se enfrentarán sin apenas encontrar oposición en octavos

lunes 28 de junio de 2010, 16:23h
Holanda terminó con el factor sorpresa de Eslovaquia y aprovechó su triunfo para reconducir sus aspiraciones entre la elite del fútbol internacional con el acomodo en los cuartos de final de Sudáfrica 2010. El equipo de Robben se enfrentará en cuartos de final a brasil, que derrotó a Chile sin apenas oposición del equipo de Bielsa.
Holanda se ha rehecho a las decepciones asumidas en los últimos grandes torneos, en los que a pesar de disfrutar de una talentosa generación de futbolistas no terminó de formar parte de la relación de candidatos a un gran triunfo. Ahora espera al vencedor del duelo entre Brasil y Chile para ampliar sus fijaciones.

Se quedó a medio camino en la Eurocopa de Austria y Suiza 2008 y en el Mundial de Alemania 2006. Después de un inicio fulgurante en la fase de grupos se desinfló. Y en los primeros cruces fue despachada por Rusia y Portugal, respectivamente.

Con la lección aprendida y un rival de menos pedigrí que aquellos, Eslovaquia, encaró estos octavos. Y con Arjen Robben de inicio, lo que resultó determinante.

Vladimir Weiss, preparador del conjunto centroeuropeo, advirtió que el conjunto holandés era uno con el atacante del Bayern Múnich y otro sin él. No le faltó razón. El ex jugador del Real Madrid imprimió una velocidad más a su equipo. Una dosis más de talento. Determinante para la inclusión de Holanda entre las ocho mejores del mundo

El vigésimo tercer encuentro consecutivo sin perder, desde septiembre del 2008, supuso el pase a cuartos del equipo de Bert Van Marwijk.

Holanda fue muy superior a su adversario, amparado a la solidez que le llevó hacia los octavos de final. Pero sin recursos necesarios para sorprender a su rival y sin pegada, sobre todo.

El bloque de Van Marwijk empezó como un tiro. Antes del cuarto de hora, consciente de su superioridad, ya disfrutó de dos opciones de adelantarse en el marcador. La primera fue de Robin Van Persie, de cabeza. A centro de Dick Kuyt. La segunda con un disparo de Wesley Sneijder que amarró, en dos tiempos, Jan Mucha.

No tardó Holanda en enfilar el camino a los cuartos de final. Pasado el cuarto de hora Robben hizo un tanto marca de la casa. En pleno contraataque propiciado por una pérdida eslovaca, el atacante del Bayern, desde la banda derecha buscó espacio por el centro. Lo encontró y lanzó. Raso y al palo de Mucha, que no llegó.

El tanto aplacó el partido. Sosegó al bloque 'orange' y provocó una tímida reacción de su rival. Amago tras amago sin inquietar en exceso a Maarlen Stekelenburg.

Holanda se gustó. Algo que quiere evitar Van Marwijk, temeroso de que las ocasionales faltas de concentración de sus jugadores aminoren su superioridad.

Pero estaba Robben para poner en jaque una vez tras otra al bloque de Weiss. Nadie le pudo parar nunca. Van Mariwjk apostó por él de inicio en detrimento de Rafael Van der Vaart. En octavos ya no hay concesiones.

Robben pudo ampliar la renta al empezar la segunda mitad. Pero su acción, similar a la del gol, se marchó fuera. Después volvió a hacer de las suyas. Centró a Joris Mathijsen, que empaló a bocajarro Aunque Mucha repelió.

La respuesta llegó con un disparo de Juraj Kucka que encendió el ánimo eslovaco. Miroslav Stoch, a continuación, calcó las acciones de Robben para obligar a Stekelenburg a ejercitarse. Aunque la más clara de todas fue del goleador Robert Vittek, que se encontró sólo ante el meta. Paró el balón. Miró y lanzó. Una mano prodigiosa del portero del Ajax evitó el empate a veinte minutos del final.

El choque se encendió aunque Kuyt pudo apagarlo con un disparo que repelió Mucha. Poco antes Van Marwijk había quitado a Robben por Eljero Elia. Quiso preservar a su estrella después de la lesión que le dejó sin protagonismo en los primeros partidos del Mundial.

El cambio paró el ritmo del conjunto centroeuropeo y sosegó a Holanda, que sentenció el partido y el pase a seis minutos del final, gracias a un error del meta Mucha.

El portero del Legia Varsovia midió mal una salida. Kuyt, con la cabeza, le arrebató el balón y asistió a Sneijder que, a puerta vacía, cerró el partido.

En el tiempo añadido, Martin Jakubko, que había sustituido a Radoslva Zabavnik, en un intento desesperado de Wiss, que también adentró a Marek Sapara, fue trabado por Stekelenburg. El penalti lo transformó Vittek justo antes de que el árbitro español Manuel Undiano pitara el final del encuentro.

Brasil se matricula en cuartos con nota eficiente y despacha a Chile
Brasil devolvió a casa a Chile, como ocurrió hace doce años y un día en una idéntica fase de octavos de Mundial, y se matriculó para enfrentarse a Holanda este 2 de julio en la instancia de los ocho mejores de Sudáfrica 2010 gracias a la goleada por 3-0 con las firmas de Juan, Luis Fabiano y Robinho.

La selección chilena no tuvo más margen de acción que los primeros 30 minutos, lapso en que expuso sus pretensiones con finos toques rápidos, asimiló con orden las escaramuzas promovidas con remates a distancia por Luis Fabiano, Gilberto Silva y Kaká, y hasta se solazó con la salida de casillas del astro del Real Madrid.

Sin opciones claras hasta entonces, salvo el remate de Gilberto Silva que obligó a Claudio Bravo a volar para desviar el 'jabulani' al córner, la paciencia de los brasileños comenzó a crisparse y Kaká se llevó una cartulina amarilla por una falta sobre Arturo Vidal, la tercera que recibe en el Mundial, del que se perdió la tercera jornada por suspensión.

Pero en apenas tres minutos cambió la historia del partido en el estadio Ellis Park, de Johannesburgo, y en el segundo tiempo, aunque Brasil levantó el pie del acelerador, se revistió de paciencia para hacer daño sin esfuerzo, pero con bellas pinturas, como la jugada individual de Ramires que terminó con el pase para la puntilla de Robinho.

El jugador del Manchester City se consolidó hoy como la 'Bestia negra' de la Roja al completar siete goles en los seis partidos que ha jugado Brasil contra Chile en la 'era Dunga', que comenzó a mediados de 2006.

A los 35 minutos, el equipo verde-amarillo hizo valer su mayor talla física e inclinaron la balanza con un cabezazo de Juan a la salida de un córner despachado por Daniel Alves.

El zaguero central del Roma levantó su vuelo entre un escudo que montaron Lúcio y Luis Fabiano, y en su salto hizo ver diminuto a Pablo Contreras e impotente a Bravo.

Terminó el drama para Brasil.Chile perdió el compás, desajustó sus marcas y sus rivales encontraron espacios para ganar centímetros a sus custodios partir al ataque en velocidad con el balón atado a las botas.

Fue lo que ocurrió cinco minutos después al ganar Kaká un salto y pasar el balón a Robinho por la banda izquierda. De nuevo el balón a Kaká que sorprendió con su arrancada y éste, con precisión de reloj suizo, lo filtró a Luis Fabiano entre los zagueros, que se quedaron parados pidiendo una posición irregular.

El del Sevilla no se importó con el reclamo, avanzó, desbordó en un baldosa al guardameta del Real Sociedad y fijó el 2-0, el tercero de su cuenta en el Mundial de Sudáfrica. El trío Kaká, Robinho y Luis Fabiano volvía a levantar vuelo en un partido que pareció no calzarles en principio.

Chile, que debió acomodarse a las bajas de sus zagueros Waldo Ponce y Gary Medel por sumar dos tarjetas amarillas, y del centrocampista Marco Estrada por expulsión, completó su sexta derrota en igual número de partidos desde que Dunga sucedió en julio de 2006 a Carlos Alberto Parreira. Los de Carlos Caetano Bledorn Verri 'Dunga' marcaron 23 goles y encajaron apenas tres.

Brasil, que hoy jugó con una zona medular modificada por la salida de Felipe Melo y Elano y el ingreso de Ramires y Daniel Alves, aprovechó el tramo final para probar por primera vez a Kléberson en sustitución de Kaká, a Nilmar por el 'Fabuloso' Luis Fabiano, y de Gilberto, en posición defensiva, por Robinho.

Entre tanto, ni la entrada de Jorge Valdivia, Rodrigo Millar y Rodrigo Tello lograron dar más punzada a un equipo que terminó chocando con una defensa rocosa.

Cuatro mundiales atrás, la cita en octavos de final de chilenos y brasileños fue en el Parque de los Príncipes de París, el 27 de junio de 1998, y el desenlace favoreció por 4-1 al país que ha sido campeón cinco veces.

En los 66 enfrentamientos que han protagonizado ambas selecciones, Chile acumula ahora 47 derrotas, 12 empates y sólo 7 victorias. Brasil ha sido el único equipo frente al que no ha sumado ni un sólo punto en la fase de clasificación sudamericana para este Mundial.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.