www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

evalúan los daños materiales que ha causado

Una tromba de agua de 15 minutos anega Cuenca

viernes 13 de agosto de 2010, 19:19h
Una fuerte tromba de agua y granizo ha provocado a primera hora de la tarde inundaciones de garajes, trasteros y locales comerciales en diversas zonas de la ciudad de Cuenca, causando daños que aún no han sido evaluados.
La ciudad de Cuenca ha comenzado a restablecer la normalidad tras la espectacular tromba de agua y granizo que ha colapsado la ciudad por unas horas, provocando inundaciones en viviendas, locales y garajes y el corte de numerosas calles, cortes de luz y suspensión del transporte público.

La fuerte precipitación se ha producido en un espacio de quince minutos, entre las 14:30 y 14:45, periodo en el que cayó sobre la ciudad una intensa tromba de granizo con pedriscos de entre dos y tres centímetros de diámetro, según ha podido comprobar Efe.

Un redactor de Efe que circulaba por la AP-36 en las inmediaciones de Cuenca ha relatado: "nunca en mi vida había visto una tormenta así".

Aunque todavía se desconoce el dato preciso de la cantidad de agua por metro cúbico caída en la ciudad, la magnitud de la tormenta se puede comprobar en los más de 100 efectivos municipales que han participado, entre policía local, bomberos, agentes de movilidad y efectivos de limpieza.

La tormenta también ha afectado a la provincia de Albacete, donde se han registrado también daños, aún no cuantificados.

Según ha informado Miguel Ángel Monserrat, portavoz del equipo de gobierno y alcalde en funciones de Cuenca en ausencia de Francisco Pulido, no ha habido que lamentar fallecimientos ni heridos por la tormenta, ya que desde el primer momento, se han priorizado las actuaciones en las que había personas en peligro.

Los teléfonos municipales han tenido que atender más de 400 llamadas en una hora, entre las que se encontraban personas atrapadas en coches, en sótanos e incluso en un tejado, todas ellas resueltas con rapidez gracias a la actuación de los cuerpos de seguridad, los bomberos y la ayuda de los vecinos.

La tormenta, que tuvo un importante componente eléctrico, complicó la tarea de asistencia del cuerpo de bomberos de la ciudad, al caer un rayo que provocó la avería de la centralita de llamadas.

A pesar de ello, se movilizaron dos retenes de bomberos con 22 personas, quienes han tenido que efectuar 2 rescates de personas atrapadas a causa de la lluvia.

Las zonas más afectadas de la ciudad se sitúan en la Avenida del Mediterráneo, la Avenida de San Julián y el túnel cercano a la estación del ferrocarril, una de las zonas que más problemas acarrea cuando se producen tormentas.

El tráfico se ha restablecido en prácticamente todas las vías de la ciudad, el transporte público y los semáforos, que ya funcionan al 85 por ciento de su capacidad, y a esta hora, la provincia ya no se encuentra en alerta naranja por lluvias y tormentas.

Las numerosas inundaciones en grandes vías de la ciudad evidencian la necesidad de actuación en ciertas zonas de la ciudad, a lo que Monserrat ha asegurado que ya se ha solicitado un informe para futuras remodelaciones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios