www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Surrealismo mexicano (III)

domingo 10 de octubre de 2010, 10:50h
Sumergido el país, casi ahogado por la violencia, de todo tipo, por la cada día más notable ineptitud, la corrupción, la desfachatez, digna de los viejos caciques, a los que imita a la perfección, a los que el panismo vilipendió hasta el cansancio, ahora sin rubor alguno hacen lo mismo.

Sus viejos slogans, el talento de los viejos panistas lo olvidaron. Solamente son una mala copia, porque ni siquiera tienen estilo, mienten, lo hacen tan puerilmente que no engañan ni a un niño de teta.

Tratan de explicar temas, con argumentos que ni al peor guionista de mal cine podrían ocurrírsele.

Mientras las discusiones, más bien pleitos, siguen y siguen. PRD vs PRD, PAN vs PAN, solamente el PRI parece al margen, unido y fuerte.

Acude en grupo, con una pinta de seguridad, de unión, que aunque muchos no se la crean funciona. Se arropan entre sí. Todavía no comienza el pleito que desearían los rivales, los adversarios, políticos entrampados en ritos y sombrerazos, conceden entrevistas sin ton ni son, dan discursos más desgastados que la vestimenta de Cantinflas e imitan su lenguaje.

La izquierda parece irse a la barranca del desacuerdo, el Pan está hecho bolas. Mientras, su presidentito goza de la luna de miel fuera del país. Al regreso, vivirá en un modesto piso de interés social, baratísimo, solamente le rebajaron 18 millones en el precio. Ojalá los miserables tuvieran las habilidades financieras del pequeño, pequeñísimo presidentito del PAN porque son millones de mexicanos que no tienen ni pan, ni techo, ni nadie que los cobije, sea por Dios, el cinismo rebasa los límites de la lógica más elemental.

Felipe Calderón olvida que su papel es jefe de estado. Que tiene que gobernar para todos los mexicanos. Hayan votado o no por él, que gobierna un país, que es presidente constitucional de México, presidente de la república, que no es presidente de su partido, que no debe tener prontos, ni ser de mecha pronta, que no debe resucitar slogans pasados, ni traer temas que no valen la pena a los noticieros, de radio, televisión y prensa de todos los colores y sabores. Temple y serenidad, no metidas de pata ni ocurrencias vanas.

Por favor que se ubique en la realidad que está viviéndose en este país.

Beatriz Reyes Nevares

Periodista y analista política

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios