www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Del caos a la entropía

Beatriz Reyes Nevares
domingo 07 de noviembre de 2010, 17:25h
Esta semana, la próxima, 2011, 2012, no pinta nada bien. La situación mundial, la paliza que el Tea Party, los republicanos le pegaron a Barack Obama es un mal síntoma. Muestra rotunda de que será
imposible que él logre reforma alguna. Sarkozy en Francia usó de todas las argucias, de la fuerza, no se dejó amedrentar por los sindicatos, pero esto será pasajero, estarán al acecho y a las primeras de cambio armarán otro maremágnum. Huelgas, marchas, desacuerdos de todo y por todo. Les asista la razón o no.

En España, ni con todos los cambios de equipo Zapatero logrará nada. Está más que visto. En Argentina, con la muerte de Kirchner, está por verse si su viuda, sola, puede con el paquete. En Venezuela, en Bolivia están hartos y la economía va de mal en peor. No hablemos de las huelgas del metro en Londres que desquician uno de los mejores y más seguros medios de transporte.

Aquí en México cada día, sin faltar uno, surge, por la mañana, por la tarde y por la noche otro drama.
Las ejecuciones en su apogeo, las balaceras en las capitales de algunos estados, como en Zacatecas; dos en una semana en pleno Centro Histórico, cerca del palacio, que desgobierna un político, que fue priísta, perredista, quién trató de entrar de panista, que volvió al priísmo y que con su juventud, a los treinta y pocos años, ya le dicen como mofa, que lleva 100 días de pendejadas o 100 pendejadas por día, desde que tomó posesión.

En Acapulco, según el Presidente municipal, hubo en éste puente largo, lleno total. Los antros, los hoteles, los restaurantes, los espectáculos estuvieron llenos a reventar, abarrotados. Así lo declaró en entrevista radiofónica en uno de los noticieros más escuchados en todo el país. Ayer mismo, día en que encontraron, en el municipio que dice gobernar, una narco fosa con más de 18 cadáveres, que se dice pueden ser o no los de los michoacanos desaparecidos a finales del mes patrio.

En Durango, la nueva Vizcaya de mis antepasados, declara, por segunda ocasión, el Arzobispo, que el Chapo Guzmán, el famoso mundialmente narco, enlistado en FORBES, como uno de los más ricos del mundo, es omnipresente. ¡Válgame Dios!

Desde antenoche, hoy por la mañana, no se habla de otro tema, casi casi ya le ganó como noticia a Mexicana de Aviación, que sigue en statu quo, enredada en declaraciones y más declaraciones del secretario del Trabajo. Optimista como siempre.

Decía yo que hay otro tema, otra catástrofe de otro tipo, pero estremecedora, la terrible crisis del Instituto Mexicano del Seguro Social. El enorme déficit, cifra que es inimaginable, dada a conocer en la Centésima Primera reunión, entre gobierno, patrones, sindicato, médicos, enfermeras, trabajadores de confianza y periodistas invitados. El mismo Presidente Calderón, muy, muy preocupado dio a conocer el sombrío panorama. El director general hizo lo mismo, al igual que el Presidente de la Comisión de Vigilancia. El tema desplazó otras noticias; es de todos sabido que la situación era muy mala, desde hace por lo menos 15 años, se veía venir.

Santiago Levy, espléndido director, lo hizo saber a Vicente Fox. El ex presidente no hizo nada, Levy, con dignidad renunció. La carga enorme de las pensiones, tempranas, muchas veces de médicos, enfermeras y cuates, lo oneroso de las pensiones de esos trabajadores para el erario por lo
cuantiosas, tan diferentes a las pensiones miserables que reciben los pensionados, que teniendo derechos indudables, reciben pensiones bajísimas acordes con el último salario que devengaban en tal o cual empresa privada.

Aunque los patrones, los de entonces y ellos mismos hubieran aportado religiosamente a lo largo de su vida, mes tras mes, año tras año, 30, 40 los que fueran sus cuotas al IMSS, al pasar revista de sobrevivencia se percibe la diferencia, los que fueron trabajadores del Instituto, visten bien, llevan joyas, llegan en buenos autos, platican animados con sus ex compañeros de trabajo, no hacen cola; en cambio las que son viudas, los que fueron obreros, las que fueron secretarias de empresas privadas, incluso los que eran patrones, los que tienen pensión por invalidez permanente, que van con muletas o en silla de ruedas, mutilados, enfermos, viejos, mayores, ancianos como se les llame, hacen largas colas, son tratados mal reciben su comprobante o cobran allí mismo porque no quieren que les depositen en ningún banco, porque les saldría más caro el caldo que las albóndigas, por aquello de las comisiones, porque además para qué diablos tener tarjeta de débito por una miseria de de menos de mil pesos.

Por otra parte las enfermedades crónico-degenerativas, el cáncer, la diabetes, la hipertensión arterial, las enfermedades renales, las pulmonares, por tabaquismo, la obesidad infantil; lo costoso de las
intervenciones quirúrgicas, los largos, larguísimos tratamientos, los medicamentos, que cuestan un ojo de la cara, los trasplantes. Bueno la historia interminable.

Se necesitan reformas, reformas, reformas, dicen el Presidente Calderón y Karam. El horror es que las reformas las hace el Congreso, así que ya pueden esperar sentados, dar como muerta a la institución o esperar un milagro, porque son ya muchos, muchísimos los años que nuestra institución, está enferma, ahora grave pero hay que salvarla.

Esta batalla no puede perderse. Como otras que sí se están perdiendo. Como pregunta tonta ¿No se podrían destinar los recursos que se emplean para la guerrita contra el Chapo, en vista del fracaso rotundo, para salvar al moribundo Seguro Social, a los miles de enfermos, a los miles de ancianos, los miles que lo necesitan para nacer y para curarse o sobrevivir?

Beatriz Reyes Nevares

Periodista y analista política

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios