www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

reseña

Rachel P. Maines: La tecnología del orgasmo. La histeria, los vibradores y la satisfacción sexual femenina

sábado 20 de noviembre de 2010, 13:50h
Rachel P. Maines: La tecnología del orgasmo. La histeria, los vibradores y la satisfacción sexual de las mujeres. Traducción de Jesús Ortiz Pérez del Molino. Milrazones. Barcelona, 2010. 208 pág. 20 €
Que la sexualidad ha dado un giro de 180º en los últimos años es algo innegable. Pero también lo es que las mujeres han pasado de ser el sujeto paciente sobre el que el macho desfogaba su ansiedad a sujetos autónomos que no sólo disfrutan del sexo tanto o más que el hombre, sino que en muchos casos le han igualado en su –tradicional– condición de depredador sexual, convirtiéndose en “cazadoras” tanto o más implacables que éste. Las mujeres de hoy en día saben cómo, dónde y cuándo conseguir placer y, en general, los sentimientos de culpa se limitan al terreno de las caderas y los kilos de más, aunque esa es otra esclavitud que ahora no viene al caso.

La literatura y la divulgación sobre la sexualidad femenina están a la orden del día. Todas –y todos– sabemos donde están el clítoris y el punto G y cuál es la mejor forma de estimularlos. Los antaño vergonzantes y oscuros humedales femeninos, misteriosos y desconocidos para sus propias dueñas, son hoy en día tierra cultivada, cuidada y sobreexplotada de la que sacar el mejor rendimiento. Y pobre de aquella que no sea capaz de tener cinco orgasmos, ya sea sola o en compañía, en cada acto sexual porque representa una forma de asumirse a sí misma y su sexualidad anacrónica y patética. Hasta las más tiernas adolescentes conocen desde su primera regla cuáles son sus derechos sexuales, y eso de fingir orgasmos o rendir pasiva pleitesía al macho veloz les suena al Pleistoceno…

Sin embargo, hasta hace no demasiado, como bien explica Rachel P. Maines en La tecnología del orgasmo, el modelo androcéntrico de la sexualidad, que limita el acto sexual a la penetración, dominaba Occidente, condenando a la mayor parte de las mujeres a una vida sexual insatisfactoria y falsa. Los orgasmos fingidos e incluso el terror o la angustia en relación al sexo han lastrado la vida de muchas mujeres a lo largo de la Historia. Mujeres que tenían que elegir entre ser consideradas “defectuosas” por ser incapaces de subir el ego del macho llegando al éxtasis con la mera penetración, o fingir el placer en aras de la paz conyugal. Con este libro descubriremos, además, que los primeros vibradores se crearon con fines médicos para tratar la histeria y problemas mentales que la anorgasmia provocaba en muchas mujeres. Maines ha realizado un exhaustivo trabajo de investigación sobre la materia, desde textos de Hipócrates hasta la actualidad; lo que se traduce en este ensayo inteligente y ameno sobre la sexualidad femenina, que libera más y mejor que cien artículos de la Cosmopolitan.

Por Regina Martínez Idarreta
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.