www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Malas cifras para el sector

Las inmobiliarias tienen deudas de más de 126.000 millones de euros

jueves 20 de marzo de 2008, 12:53h
Entre los factores que han contribuido a la actual situación, destaca la espectacular caída en el ritmo de ventas, la todavía mayor depreciación que han registrado determinados activos inmobiliarios, así como la aguda restricción de préstamos al sector por parte de las entidades de crédito. Sin embargo, el principal problema radica en la abultada deuda que acumula gran parte de las empresas dedicadas a esta actividad.

Las cuentas de las principales compañías inmobiliarias y constructoras del país arrojan una deuda neta de 126.308 millones de euros (casi 2 billones de las antiguas pesetas) a finales de 2007. Una cantidad que supera en 8,9 veces el resultado bruto de explotación de dichas compañías, que alcanzó los 14.263 millones de euros, según recoge un informe financiero internacional al que ha tenido acceso Libertad Digital.

El endeudamiento de estas empresas equivaldría, medido en términos de PIB, a casi el 12 por ciento de la riqueza nacional. De hecho, supone cerca del 41,6 por ciento del volumen total del crédito concedido por bancos y cajas de ahorro al conjunto de los promotores inmobiliarios en 2007 (303.487 millones de euros). Y ello, pese a que el sector financiero ha recortado en un 50 por ciento el grifo crediticio al sector.

Una deuda muy abultada
Las principales inmobiliarias afrontan una deuda neta de 33.649 millones de euros, frente a un ebitda (beneficios de explotación antes de impuestos, amortizaciones o depreciaciones) de 2.456 millones. De este modo, sus resultados de explotación son 13,7 veces inferiores a sus compromisos crediticios.

Por su parte, la deuda de las principales constructoras se eleva a 92.659 millones de euros frente a un margen de explotación bruto de 11.908 millones. En este caso, el ratio entre deuda y ebitda se aproxima a 7,8 veces. Pese a ello, apenas supone la mitad del desajuste financiero que presentan las principales inmobiliarias españolas.

En el ámbito del sector constructor, las cuentas de Sacyr reflejan el mayor desajuste financiero, con cerca de 19.700 millones de deuda y un ebitda de 1.277 millones (15,4 veces menos). Le sigue Acciona, con un ratio de deuda de 12,7 y Ferrovial de 9,3.

Las fusiones no ayudan
La fusión entre Inmocaral, Colonial y Riofisa supuso un desembolso de 5.760 millones de euros; la operación entre Reyal y Urbis alcanzó un valor de 3.300; al tiempo que la unión entre Martinsa y Fadesa se alzó hasta algo más de 4.000.

El conjunto de cifras astronómicas ha causado graves dificultades a la hora de afrontar los abultados compromisos financieros. Véanse, a modo de ejemplo, los últimos capítulos protagonizados por Colonial, Martinsa Fadesa o Hábitat.

En el caso de Hercesa, su ratio de deuda se eleva a 9; Epsa presenta una deuda 16 veces superior a sus fondos; Grupo Lábaro (un ratio de 13), o el Grupo Tremón (con una deuda 5,6 veces mayor) son otros ejemplos de desajuste financiero sustanciales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.