www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El equilibrio de Oriente Medio se tambalea

EEUU, dispuesto a apoyar a El Baradei para jubilar a Mubarak

viernes 28 de enero de 2011, 17:50h
Las revueltas en Egipto pueden hacer que el delicado equilibrio en Oriente Medio se tambaleen, y los gobiernos occidentales, con Estados Unidos al frente, se han visto desbordados por la situación. Mohamed El Baradei podría convertirse en el candidato idóneo para Washington como sustituto del general Hosni Mubarak, siempre que el país no cambie de régimen.
La crisis política e institucional en Egipto se acelera. La afluencia masiva de manifestantes en El Cairo y las principales ciudades del país, están desbordando la capacidad de Estados Unidos, y otros gobiernos occidentales para encauzar el cambio que exige el pueblo egipcio sin alterar el equilibrio estratégico en Oriente Medio. Washington parece apoyar a Mohamed El Baradeipara sustituir al octogenario general Hosni Mubarak, símbolo de la férrea dictatura que atenaza Egipto desde hace tres decenios.

"Egipto no puede cambiar de sistema. Estados Unidos y Europa no lo van a permitir", afirma el general argelino Rachid Benyelles, que fue jefe de la Marina de guerra de su país e interlocutor privilegiado de Occidente en asuntos estratégicos. El general Benyelles, uno de los pocos militares que ocupó un puesto en el ‘buró político’ del Frente de Liberación Nacional argelino en los años 70 y 80, explica que "los desafíos geoestratégicos que unen a Egipto con toda la región medio-oriental son de tal magnitud, que Washington, París y Bruselas impedirán por todos los medios que caiga el sistema". Benyelles sin embargo deja una opción abierta a la diplomacia occidental que es la de "imponer una mayor apertura política al régimen egipcio, incluso aconsejar enérgicamente al presidente Kmubarak y a su descendencia que renuncien a un futuro mandato".

Los manifestantes en las calles piden abiertamente el fin de la era Mubarak y la renuncia del mismo al poder presidencial. Algo que la diplomacia occidental podría aceptar siempre que se mantengan los equilibrios geopolíticos. El principal país al que concierne este hipotético cambio de sistema sería Israel. "Esperamos que las autoridades egipcias puedan garantizar la libertad y los derechos a sus ciudadanos, y que mantengan sus buenas relaciones con Israel, tal y como han practicado en los últimos 30 años", advirtió estos días el viceprimer Ministro israelí Sylvan Shalom.

La dificultad para Occidente es que la única alternativa creíble y con visos de estabilidad del actual grupo dirigente de Hosni Mubarak es la candidatura de Mohamned el Baradei. Muy bien visto por Occidente por su trabajo en la Agencia Internacional de Energía Atómica, el aspirante a suceder a Mubarak tiene el respaldo de la asociación ‘Hermanos Musulmanes’. "Lo que Estados Unidos no pueden aceptar es que los islamistas egipcios impongan sus opciones en la orientación política de Egipto", sostiene un analista estratégico europeo, que explica que "Washington podría aceptar islamistas en el gobierno de Túnez, de Jordania o de Líbano, pero nunca en Egipto". La razón es la presión del grupo opositor 'Hermanos Musulmanes' en un futuro régimen democrático en El Cairo, cuestionaría directamente los Acuerdos de paz en Oriente Medio firmados en 1979.

En las manifestaciones del "viernes de la ira" han irrumpido ya abiertamente los seguidores de ‘Hermanos Musulmanes’. Una decena de miembros, entre ellos el ‘numero dos’ de la misma, Mahmud Ezzat, han sido detenidos, al igual que otras dos figuras clave en la organización: Essam Erian y Abdel Rahman el-Berr.

El movimiento que lidera Mohammed Badie se presenta como una alternativa creíble al dictador Mubarak, decidida a aceptar "las reglas democráticas". Sin embargo, si en el plano interno los islamistas egipcios no difieren mucho de los tunecinos, de los jordanos o de los marroquíes, que son vistos además como el último freno a los yihadistas, entre los que se encuentra el egipcio Ayman El Zawahiri, ideólogo de Al Qaeda, el lugar que ocupa el país en el tablero medio-oriental no permite a Occidente hacer la vista gorda. Lo que explica los llamamientos 'in extremis' de los gobiernos alemán, francés y norteamericano al régimen de Mubarak para escuchar a la calle y hacer todas las concesiones necesarias con el fin de mantener la estabilidad. La pregunta es si Occidente no habrá llegado demasiado tarde.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.