Ir a versión MÓVIL

www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

reseña

Michel Pastoureau: Les couleurs de nos souvenirs

sábado 29 de enero de 2011, 01:02h
Michel Pastoureau: Les couleurs de nos souvenirs. Éditions du Seuil. París, 2010. 262 páginas. 18 €
Los historiadores no han prestado suficiente atención a los colores. Aunque los medievalistas y modernistas se hayan ocupado un poco de esta cuestión, los especialistas en la época contemporánea lo han, simple y llanamente, ignorado. Y, en España, más aún que en otros países vecinos. Los colores eran, sin embargo, elementos importantes en las vidas de los hombres y mujeres de los siglos pretéritos. No estamos ante una simple trivialidad. E, incluso, si lo fuera –que no lo es–, también podría aportar luz sobre lo supuestamente fundamental, como nos enseñó el gran Sherlock Holmes. En demasiadas ocasiones los historiadores siguen privilegiando en la aproximación al pasado sus propias estructuras de valores y preferencias, así como sus códigos sensibles, que acaban imponiendo, sin crítica alguna, a los sujetos que pretenden analizar.

Los colores tienen una historia y merecen ser abordados como un auténtico objeto histórico. El color no es un simple fenómeno natural, sostiene Michel Pastoureau, sino una construcción cultural compleja. Un hecho de sociedad, al fin y al cabo, que no puede ser estudiado al margen del tiempo y del espacio. Este historiador ha dedicado muchos y variados artículos y libros a los colores. Destacan, entre todos ellos, Bleu. Histoire d’une couleur (2000) y Noir. Histoire d’une couleur (2008), dos preciosos volúmenes ilustrados –existe una traducción española del primero en la editorial Paidós, y del segundo en 451 Editores– dedicados a la historia, sobre todo franco-francesa, pero también europea, de los colores azul y negro. El autor nos propone una excursión a través de símbolos, heráldica, pigmentos, vocabulario, arte y cultura en general, desde la prehistoria hasta hoy.

Michel Pastoureau acaba de publicar otro libro sobre los colores, titulado Les couleurs de nos souvenirs ("Los colores de nuestros recuerdos"), con características un poco distintas con respecto a los anteriores. Se trata de un trabajo, en buena medida, autobiográfico. El autor lleva a cabo un ejercicio en el que, de un lado, se evocan algunos de sus recuerdos cromáticos, desde la infancia hasta el momento presente, y, de otro, a partir de ellos, se profundiza en sus significados, en su historia y en sus vicisitudes. El testigo y el historiador se dan la mano armónicamente, a través de una exquisita prosa, en este diario cromático.

El volumen está estructurado en pequeños capítulos, que parten, normalmente, de una anécdota, una experiencia o un recuerdo, para extenderse sobre consideraciones que van de lo histórico a lo artístico, pasando por lo técnico y lo sociológico. Los capítulos, a su vez, están agrupados en siete partes, siguiendo criterios de orden temático: la ropa, la vida cotidiana, el arte y las letras, el deporte, los mitos y los símbolos, las modas y, por último, las palabras. De gran interés resultan las páginas dedicadas a los pantalones vaqueros, a la evolución social del bronceado, a Vermeer, Sthendal y Rohmer, a la Caperucita roja o al color de los cerdos europeos, que no ha sido siempre el rosa, sino, hasta el siglo XVIII, el gris o el negro, con abundancia de manchas –lean, en este sentido, la sabrosa anécdota del rodaje de El nombre de la rosa–. No menos instructivos son los pasajes consagrados a las encuestas de opinión sobre los colores preferidos por los ciudadanos, en las que, desde hace más de un siglo, predomina el azul. Pastoureau nos brinda, en definitiva, un libro de gran calidad –ha recibido el Premio Médicis de ensayo 2010– en el que se combina con elegancia y seriedad lo personal y lo erudito, esto es, los recuerdos cromáticos y la historia de los colores en el último medio siglo.

Por Jordi Canal
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.