www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

reseña

Leonardo Sciascia: El mar color de vino

sábado 05 de febrero de 2011, 19:57h
Leonardo Sciascia: El mar color de vino. Traducción de Juan Manuel Salmerón Arjona. Tusquets. Barcelona, 2010. 184 páginas. 15 €
Esta obra, El mar color de vino de Leonardo Sciascia, recoge trece relatos seleccionados por el propio autor y escritos entre 1959 y 1972. Se trata de una colección de cuentos, variados y heterogéneos, que ofrecen un vívido fresco de Sicilia y de su gente, subrayando algunos aspectos de su carácter, la sabiduría y las dificultades de un pueblo milenario. Con todo tipo de géneros y registros narrativos, el escritor –él también siciliano– cuenta, con ironía y, a veces, tristeza, historias diferentes, típicas de su tierra, ofreciendo un retrato y una visión crítica de la sociedad de la época. El pueblo con sus historietas, la mafia y la clase política siciliana se conjugan en un libro recopilatorio escrito de forma entretenida y sarcástica, que entronca plenamente con la narrativa siciliana del siglo XX, la de, entre otros, Pirandello y Bufalino.

A través de su pluma, Sciascia pone de manifiesto las contradicciones de la sociedad siciliana, la singular visión de la vida de gran parte de sus habitantes, la subjetiva interpretación de algunos valores morales (el honor, el respeto) y el peso de las relaciones regidas por el poder y los intereses en parte de la isla. Los cuentos abordan diferentes temáticas, pasando desde las anécdotas históricas (de la época borbónica o fascista) a las historias cotidianas (un viaje en tren, por ejemplo), a temas sensibles en los años sesenta y setenta (la emigración italiana a Norteamérica o a Suiza)… Algunos temas son más ligeros (Giufà, el tontiloco del pueblo que arroja a un pozo a –nada menos– que un cardenal, o cómo un caso de infidelidad conyugal puede llevar a una aldea al borde de una guerra de acusaciones recíprocas) y otros resultan de gran calado, como la presencia de la Mafia en el territorio (cuento escrito con ocasión de la formación de la Comisión parlamentaria antimafia). Finalmente, se aprecia la clarividencia del autor al tratar el fenómeno mafioso cuando recurre a expresiones tan actuales como usuales: “La mafia es todo un drama” o “La mafia no existe”. Otro de los cuentos destaca por su visión irónica de la religión y de la política (la difícil aceptación, por parte de las fieles de un pueblo, de la inexistencia de Santa Filomena se equipara a la disidencia de la militancia comunista a asentir los dictámenes del XXII Congreso del PCUS).

Los trece cuentos de Sciascia constituyen, en conjunto, un mosaico variopinto y completo de la sociedad siciliana, tema principal de toda su producción literaria. En ellos, a través de las situaciones narradas, el autor consigue reproducir perfectamente el ambiente siciliano, logrando una caracterización minuciosa de cada unos de los personajes. Contribuye a este fin la inclusión de términos dialectales sicilianos, que brindan inmediatez a las descripciones e identificaciones de personajes o situaciones. Este libro, al igual que otros muchos suyos, muestra a Sciascia como uno de los más grandes escritores italianos del siglo XX, cuya lectura resulta necesaria para la comprensión de una tierra tan compleja, contradictoria y bella como es Sicilia.

Por Andrea Donofrio
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios