www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Euro Gobernanza

martes 08 de febrero de 2011, 19:08h
Tras estar clamando el año pasado en el fragor de la crisis por una más activa política alemana, la propuesta Merkel-Sarkozy de pacto por la competitividad ha generado un coro de quejas ante un posible avasallamiento germánico. Ni tan calvo ni tanto.

Conviene recapitular como hemos llegado hasta aquí. El Tratado de Maastricht representó la decisión política trascendental de crear la Unión Europea como Unión Política, Económica y Monetaria: el euro y la ciudadanía fueron sus pilares. Para coordinar las economías, se introdujeron los Grandes Orientaciones de Política Económica a propuesta de la Comisión. Suponía el reconocimiento del final del poder soberano del Estado Nación en lo económico tras poner en común la moneda pero sin llegar al Estado federal europeo. Tras un periodo de convergencia donde hubo que vencer la resistencia de la opinión pública centro europea, sobre todo alemana, frente a la supuesta falta de seriedad de los países benévolamente llamados del Club Med,- cabe recordar la extraordinaria eurotasa italiana sobre las cuentas corrientes del Gobierno Prodi - el euro nació como moneda de curso legal en 2001 entre 12 Estados miembros. Con la entrada de Estonia somos ya 17, es la segunda moneda de reserva mundial y en € se hace el 40 % de las emisiones mundiales de bonos. El proyecto calificado como quimérico por prestigiosos Premios Nobel americanos funciona.

El Euro ha supuesto un fortalecimiento del mercado interior, un abaratamiento general del coste del dinero y un escudo frente a las turbulencias monetarias. Igualmente un cambio cultural ante el impuesto ciego de la inflación, a favor de la cultura de estabilidad económica y una disciplina en relación con los gastos y el endeudamiento. Además, las políticas seguidas de cohesión a través de transferencias han permitido reducir sensiblemente las diferencias de renta entre los países.

Frente al éxito de la Unión monetaria, está pendiente desde Maastricht la coordinación de las políticas presupuestarias y fiscales. Se reemplazó por un Pacto de Estabilidad y Crecimiento pensado para introducir disciplina en los países sureños, aunque los primeros que procedieron a incumplirlo y modificarlo fueron Alemania y Francia en 2004 para no ser sancionados por la Comisión.

Además, la vida no es solo economía. El trauma constitucional europeo, tras los referendos negativos en Francia y Holanda, así como la frialdad británica, polaca y checa frente al gran proyecto han creado distanciamiento y desilusión. No obstante, el Euro, la eurozona y la intensificación de la disciplina estaban en la Constitución y han sido refrendados por todos los Parlamentos de los Estados miembros en el Tratado de Lisboa.

En estas, nos pilló la galerna de la crisis. La falta de una gobernanza económica dejó solo al Banco Central Europeo para capear el temporal. El sector financiero, comprometido con la especulación trasatlántica, ha recibido hasta ahora unos 4,8 billones de € como préstamos o garantías, suma y sigue. No parecen los banqueros los más indicados para invocar rigor sobre todo cuando reciben liquidez al 1% que revenden al 6 o más, sin IVA.

Tras la crisis griega, que afectaba particularmente a la banca alemana y francesa, el Consejo del 9 de mayo de 2010 dio el paso fundamental de crear el Fondo de Estabilidad a tres años. después consolidado como un Fondo permanente, con una propuesta de reforma del Tratado a mi juicio innecesaria, porque el es ya una competencia exclusiva de la UE Ahora, se inicia el primer ensayo de semestre europeo para sincronizar prioridades económicas y estrategias presupuestarias. Se hace bajo Presidencia húngara del Consejo de Ministros, país que no está en el €, y que por la heterodoxia de su gobierno en cuestiones económicas además de políticas, es como encargar a Lutero de presidir un sínodo de cardenales. No es de extrañar que Merkel y Sarkozy hayan tomado la iniciativa, además de los Presidente del Consejo Europeo, Van Rompuy y de la Eurozona, el luxemburgués Junker. Incluso Barroso trata de ser más activo. Si algo no falta en Europa son presidentes.

Pero en el fondo la cuestión es dar el paso planteado desde Maastricht: asentarlo en el terreno firme de la Unión Monetaria y avanzar hacia la Unión Económica para impulsar la Unión Política. La exigencia de coordinación de las políticas económicas está acordada desde hace 20 años y se refuerza particularmente en el Tratado de Lisboa para la zona Euro y necesita implicar activamente a los demás Estados, que se sientan en el Consejo Europeo. Por tanto, reforzar la vigilancia de las políticas nacionales presupuestarias y fiscales tiene sentido, sobre todo cuando están directamente relacionadas con el mercado interior, como ocurre con el impuesto de sociedades , o poner a punto mecanismo de resolución de la crisis y mejorar la defensa de la moneda común. En la propuesta del pacto de competitividad hay otros temas más discutibles como, por ejemplo, cuando se habla de salarios se debe incluir la conveniencia de un salario mínimo europeo, que Alemania no tiene, o la necesidad de una política energética y de fiscalidad verde. Además, la competitividad de la Unión no es una mera suma de sus competitividades nacionales, implica también la política comercial exterior común.

El desafío actual es como reforzar la gobernanza para defender el activo común y avanzar, porque además de resistir habrá que pensar en crecer y crear empleo. Políticas que deben formularse teniendo presente que no es momento de plantear nuevos Tratados, no hay disposición para hacer nuevas transferencias de soberanía ni a aumentar sustancialmente el presupuesto de la Unión. En el nuevo juego interinstitucional, es importante no rebajar el papel de la Comisión a una Secretaria General Técnica, reemplazándola por un sistema intergubernamental. El golpe de timón alemán debe integrarse en el funcionamiento de una Unión que no es todavía un Estado Federal pero si debe funcionar como una Federación de Estados y ciudadanos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.