www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

acatará la normativa

El Asador de Marbella abrirá sus puertas tras aceptar la prohibición de fumar

miércoles 16 de febrero de 2011, 19:23h
Tras una semana de cierre por incluplir la Ley Antitabaco y permitir fumar a sus clientes en el establecimiento, el Asador Guadalmina de Marbella reabrirá sus puertas con el compromiso de acatar la normativa.
La Junta de Andalucía permitirá reabrir al Asador de Guadalmina de Marbella, que fue clausurado el pasado jueves por dejar fumar en el local, en contra de la Ley Antitabaco, ya que la propiedad ha anunciado ahora que acatará la normativa.

Fuentes próximas al caso han informado hoy a Efe del compromiso del titular del establecimiento y de su solicitud de reapertura, tras lo que la administración autonómica le dejará que reanude su actividad, dado que el cierre era cautelar.

La reapertura, que podría notificarse mañana, no afecta al expediente administrativo, que sigue en el período de alegaciones por el incumplimiento de la ley.

La consejera de Salud de la Junta, María Jesús Montero, ya advirtió en su día de que en el momento en que hubiera un compromiso de acatar la norma, se podría reabrir el asador.

El restaurante, propiedad de José Eugenio Arias-Camisón, ha presentado un escrito ante la Junta donde se comunica ese compromiso, tras lo que la medida de clausura quedará sin efecto, de acuerdo a la postura expresada por la administración autonómica.

Un inspector deberá comprobar que han desaparecido los signos externos por los que el asador era insumiso con la ley, en concreto los carteles en los que se indicaba que se permitía fumar, para poder notificar la posibilidad de reapertura y retirar el precinto.

El dueño había anunciado precisamente para mañana una rueda de prensa cuando se cumplía una semana de la clausura, que se produjo en la noche del pasado 10 de febrero, fecha en que quedó precintada la puerta de acceso horas después de que la Junta notificara la clausura provisional, desoída durante unas cuantas horas.

Arias-Camisón dijo entonces que optó por cerrar porque la Policía Judicial le dijo que, de no hacerlo, le meterían "en el calabozo" y criticó al Gobierno central, al que identificó como "una dictadura como en la época de Franco".

La decisión administrativa se basó en el incumplimiento de todos los requerimientos que le había hecho la autoridad sanitaria.

Dos días antes de la clausura, la Junta propuso imponer a la empresa del asador una sanción de 145.000 euros por falta muy grave.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.