www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

“La supervivencia de los Gobiernos”

Maravall: “Las dificultades económicas desalientan a los políticos para ser Macbeth”

martes 12 de abril de 2011, 22:53h
El jurista, sociólogo y ex ministro de Educación, José María Maravall, ha pronunciado este martes la segunda parte del ciclo de conferencias sobre “La supervivencia de los Gobiernos” dentro de la Cátedra "la Caixa" Economía y Sociedad y que acoge el edificio Caixa Forum de Madrid, en las que ha analizado por qué es más difícil “quitarse de encima los Gobiernos insoportables” en caso de que existan ejecutivos de coalición en vez de monopartidistas. Maravall ha afirmado que “las dificultades económicas desalientan a los políticos para ser Macbeth”.
El jurista, sociólogo y ex ministro de Educación, José María Maravall, ha pronunciado este martes la segunda parte del ciclo de conferencias sobre “La supervivencia de los Gobiernos” dentro de la Cátedra "la Caixa" Economía y Sociedad y que acoge el edificio Caixa Forum de Madrid, en las que ha analizado por qué es más difícil “quitarse de encima los Gobiernos insoportables” en caso de que existan ejecutivos de coalición en vez de monopartidistas. Una de las razones es que los estudios demuestran que en los gobiernos coaligados es más fácil desprenderse del primer ministro, pero más difícil librarse del partido en el gobierno.

Así, Maravall ha afirmado que “hay que compadecer a los primeros ministros, porque cuando las cosas van mal son castigados por sus votantes, y cuando van bien, por sus compañeros”. Una máxima con la que pretende explicar cómo la mayoría de los cambios de primer ministro en los gobiernos de coalición se producen por conspiraciones e intrigas de partido, y éstas se producen en momentos en que la economía del país funciona bien. “Las dificultades económicas desalientan a los políticos para ser Macbeth”, ha señalado. Los gobiernos monopartidistas, por el contrario, son mucho más vulnerables a los malos resultados económicos, según Maravall.

Entre otras dificultades que presentan para la mayor democracia los gobiernos coaligados, ha explicado que existe mayor confusión sobre a quién echar las culpas, además de que existen más posibilidades de Gobiernos sin pasar por las urnas –ha citado entre otros el ejemplo de Italia, que entre 1946 y 1994 celebró 13 elecciones generales, pero se formaron 50 gobiernos distintos-, la poca volatilidad interelectoral y el hecho de que el futuro de los políticos no dependa tanto de los votantes como de las maniobras de los propios políticos.

Así, Maravall ha contrapuesto dos visiones sobre la mejor democracia. Por una lado, está la que considera que hay mayor democracia cuando es más fácil “quitarse de encima los Gobiernos insoportables”, cuyo máximo exponente es Karl Popper, y por otro aquella que considera que hay más democracia cuando hay más ciudadanos que se sienten representados en las instituciones, con John Stuart Mill como su principal defensor. Es decir, una disyuntiva entre dar voz a la sociedad o que la sociedad pueda tener mayor control sobre sus representantes. El profesor ha defendido la primera, con la excepción de aquellos casos en los que exista una gran desunión de una sociedad en concreto por motivos, por ejemplo, étnicos o religiosos.

Estas dos visiones tienen mayor o menor éxito dependiendo de si los gobiernos son monopartidistas o de coalición. De esta manera, será más fácil “echar a los malos gobiernos” cuando mandan en solitario, mientras que los ejecutivos coaligados tienen más fácil representar sectores más amplios de la sociedad. Esta última visión de la democracia, ha explicado, está relacionada en muchas ocasiones con la defensa de cuotas de poder que tienen que ver con los géneros o las etnias. Es la visión, ha defendido Maravall de que “para que sean representados los obreros, debe haber obreros en el poder, y para que sean representadas las mujeres, debe haber mujeres”. Por el contrario, la visión de que se pueden echar a los Gobiernos más fácilmente, posibilita que los gobiernos sean más disciplinados durante los cuatro años, en previsión de que quieren ser reelegidos en las próximas elecciones.

Partidos ‘bisagra’
José María Maravall también ha explicado que los Gobiernos centrales en España han sido mayoritariamente monopartidistas y los autonómicos han tendido a ser de coalición. Además, ha explicado que los partidos nacionalistas, que suelen servir de bisagra en los gobiernos centrales, motivan disgustos y “reflexiones melancólicas”. Sin embargo, afirmó que los partidos no nacionalistas con vocación de bisagra no han triunfado por el momento, y que los partidos nacionalistas han tenido actuaciones responsables en momentos “muy importantes”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.