www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El chivato

¿Desunión de actores?

lunes 18 de abril de 2011, 09:09h
“Somos una” la candidatura radical de Vicente Cuesta ha ganado las elecciones para tutelar la “Unión de Actores” y, entre otros proyectos, convertirla en sindicato independiente, para no depender de los mayoritarios, más moderados que los del pensamiento único; esos que se autodenominan “Somos una”. No hay más que mirar la lista ganadora para especular sobre el sarcástico enunciado de la candidatura de los cejiadictos del “ahora sí”.
Si lo que pretenden, como anuncia su programa, es fiscalizar distribuir o ¿manejar? las subvenciones que se concedan a las compañías privadas, no lo van a conseguir. Por ahora en España sigue habiendo libertad de empresa. Si lo que pretenden, como reza en su programa, es manejar los nombramientos de directivos en los teatros públicos dependientes del Ministerio de Cultura, o de las administraciones autonómicas, locales o municipales, no lo van a conseguir porque los respectivos regidores están y seguirán estando felices con la manipulación de “sus” teatros y designando a sus amigotes o copartidarios para dirigirlos. Si lo que pretenden, como dice su programa, es obligar a los empresarios privados a visar los contratos con los cómicos por la tal Unión de Actores, no lo van a conseguir como precepto, porque el asunto compete a las delegaciones del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Pero su primordial aspiración es llegar a ser legalizados como sindicato independiente. Su pretensión choca con los intereses de UGT y de CCOO, cuyas organizaciones sindicales cuentan ya con secciones dedicadas al mundo del espectáculo, en todas sus especialidades. Y si persiguen situar en cada compañía teatral privada a comisarios políticos, bajo el eufemismo de delegados sindicales, que pretenden, si liberados, cobrar por no hacer nada, aunque la compañía –como la de El Brujo- esté integrada por un solo actor, se siguen equivocando.

Además, proyectan controlar que los empresarios paguen a los cómicos, según los nuevos escandallos que establecerán, así como trocar las actuales dietas de ensayo por los mismos emolumentos contratados para cada función. Los maltratados empresarios no admitirán el control de sus subvenciones, ya lo hacen los organismos que las conceden, no el visado de contratos, no el disparatado pago de ensayos como funciones, no los delegados sindicales en cada compañía y preferirán contratar a los actores no afiliados a la Unión de Actores.

Recaudación estimada, según ocupación, de teatros, en la semana del 11 al 17 de abril


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios