www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

5.000 personas

Los primeros afectados por el cierre del espacio aéreo reclaman a AENA y Fomento más de 50 millones de euros

miércoles 27 de julio de 2011, 15:53h
La Agrupación de Demandantes Afectados por el Cierre del Espacio Aéreo, representada por Cremades & Calvo-Sotelo, presentará próximamente una nueva reclamación de otros 5.000 afectados. La reclamación es el primer paso para la previsible vía judicial de la reclamación por daños materiales y morales, estos últimos cuantificados en 10.000 euros por afectado. El plazo para unirse a la reclamación de la Agrupación continúa abierto hasta el próximo 3 de diciembre.
A primera hora de este miércoles, los abogados de Cremades & Calvo-Sotelo han presentado en el registro de AENA un escrito de reclamación de responsabilidad patrimonial formulado en representación de más de cinco mil afectados por el cierre del espacio aéreo declarado durante el pasado puente de la Constitución.

El escrito de reclamación iba acompañado de más de veinte cajas de documentación, entre la que se incluyen las facturas y justificantes de los perjuicios soportados por los viajeros afectados, así como una síntesis de las diferentes vivencias sufridas y de los proyectos de viaje definitivamente frustrados.

Los afectados representados por Cremades & Calvo-Sotelo solicitan a AENA y, como responsable solidario, al Ministerio de Fomento, una reparación por dos tipos de daños:

• La indemnización por los daños materiales sufridos a consecuencia del caos aéreo acontecido principalmente los días 3 y 4 de diciembre. Estos daños se refieren en general a los gastos ajenos al proyecto de viaje original y que deben soportarse a raíz de la cancelación de los vuelos previstos. Se trata de gastos de hospedaje, manutención, anulación de reservas, etc.

• La indemnización por daños morales, determinados en este caso por los fuertes trastornos vitales sufridos: citas, reuniones de trabajo, bodas, vacaciones, etc. La petición por daño moral se ha concretado en una cantidad estándar, cifrada en diez mil euros por afectado. Se pretende así evitar una complejísima, por no decir imposible, evaluación del impacto sufrido, caso por caso, fijando un importe que pueda ser considerado como una indemnización suficiente, sin resultar desproporcionada, atendiendo a la gravedad de los hechos y a diversos parámetros de índole socioeconómica.

En total, el importe de la reclamación supera los cincuenta millones de euros.

La reclamación presentada es sólo la primera de las que actualmente se encuentran en proceso de preparación. Está ya ultimándose la próxima reclamación de otros miles que no se han presentado hoy por cuestiones logísticas. Y siguen llegando nuevas peticiones de afectados a Cremades & Calvo-Sotelo, puesto que el plazo no se cierra hasta el próximo 3 de diciembre.

Los nuevos escritos se presentarán a lo largo de los próximos meses, una vez culminadas las complejas labores de organización y logística que implica la atención de este tipo de acciones en masa, con perjudicados desperdigados por todo el país y con volúmenes inabarcables de documentación acreditativa.

La importancia de la reclamación radica en que es el primer paso para la previsible vía Contencioso-Administrativa.

Desde la fecha de presentación, AENA dispone de seis meses para tramitar la reclamación y emitir su resolución final.

En caso de que pasado ese tiempo dicha resolución no se haya producido, la norma que rige este tipo de acciones dice que esa falta de respuesta debe interpretarse como una desestimación de la reclamación.

El hecho de que AENA sea juez y parte de esta reclamación hace muy probable que sea desestimada.

Si eso ocurriera, la siguiente vía de defensa de los legítimos derechos de los afectados sería la de acudir a los tribunales del orden Contencioso-Administrativo, encargados de revisar las decisiones, expresas o presuntas, de las Administraciones públicas y sus entes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios