www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Cibeles Fashion Week

Ana Locking envuelve el cuerpo en estructuras armadas. [red]Fotos[/red]

domingo 18 de septiembre de 2011, 14:46h
La tercera jornada de Cibeles Madrid Fashion Week contará con las propuestas de los diseñaores Ion Fiz, Maya Hansen, Maya Arzuaga, Juanjo Oliva, Elisa Palomino, Lemoniez o Ana Locking para la próxima temporada primavera-verano 2012. Vea aquí la galería de fotos.
Su línea de colores geométricos volverá a estar presente el verano que viene en un nuevo trabajo con el que la diseñadora ha querido recapacitar y buscar un equilibrio buceando en búsqueda de la esencia de la belleza con una original propuesta que ha contado con una gran acogida por parte del público.

"Siempre pienso que uno de los objetivos prioritarios de la moda es recrear la belleza y en el camino hacia ello descubro que en aquellos lados donde no quería mirar, siempre tengo que apreciar y utilizar", explica Ana. Por ello se ha fijado en los insectos, esos grandes desconocidos con apariencia imperfecta.

La armadura del escarabajo ha inspirado las chaquetas tanto de ellas como ellos dando una apariencia abullonada pero a la vez envolvente.

El estampado floral ha estado presente de la mano del clásico liberty inglés, pero su toque personal ha venido de la mano de insectos, "seres que se alimentan de las idílicas flores", como avispas, libélulas o zapateros que se intercalaban creando la idea de la belleza y su cara oculta hasta el punto en el que la descomposición de estas por parte de estos pequeños depredadores lleva a la nada.

Este print tendrá especial protagonismo en la línea masculina, con pantalones cortos o faldas-pantalón y camisas a juego, mientras que como calzado se inclina hacia las romanas muy cerradas.

La mujer optará por vestidos por la rodilla con superposiciones y juegos de transparencias jugando con una gama cromática con beige safari, rojo escarlata, rosa amaranto o ámbar intenso como principales protagonistas.

Por la noche vuelve a recurrir a los vestidos largos con faldas plisadas que hacen un efecto acordeón al caminar.

Ana Locking ha puesto en pie al front row enfundando a los modelos en corazas armadas que creaban siluetas rectas y ovaladas. Una gran propuesta que además, invita a la reflexión sobre el verdadero significado de la belleza.

El público se rinde ante Juanjo Oliva y su musa, Nieves Álvarez
PIE DE FOTO
La Pasarela Cibeles se ha puesto en pie con la mirada a los años 30 que ha ofrecido Juanjo Oliva. Un desfile lleno de majestuosidad con piezas largas inspiradas en esas femmes fatales de París. Sencillamente espectacular.

Se esperaba mucho de Juanjo Oliva y ha conseguido superarse una vez más. La pasarela se ha transformado en un cambiador con un espejo en el que las modelos se daban sus últimos retoques antes de salir a comerse el mundo enfundadas en vestidos largos de la mano de dos grandes tonos que garantizan el éxito. La dicotomía blanco-negro con algunos detalles en dorado han sido las apuestas ganadoras para arrasar.

También se han podido ver propuestas en colores como el verde turquesa o el rosa chicle en modelos asimétricos y otros de inspiración helénica con un denominador común: la elegancia atemporal.

Juanjo ha captado ese espíritu de feminidad de los años 30 parisinos y los ha plasmado sobre la pasarela. Mujeres seguras de sí mismas, pisando fuerte sobre sandalias nude con un tacón dorado y detalles de flecos, han desfilado dejando tras de sí un halo inolvidable.

El público ha desatado sus aplausos con propuestas como un abrigo de verano en forma de capa, su propuesta diurna con sencillos dos piezas de traje y chaqueta y con la salida de Nieves Álvarez, la gran musa del diseñador, que ha seducido como toda una diva de principios del siglo XX.

En su línea de vestidos la nota predominante ha sido el modelo largo y uno de los más aplaudidos ha sido un modelo con capa cosida a los bajo de la falda emulando una especie de resplandor tras de sí.

Pero el broche de oro ha vuelto a venir de la mano de Nieves, que ha lucido un espectacular vestido rosa con una cola acabada en un finísimo volante que ha puesto en pie al todo el front row.

Una de las propuestas que más ha gustado al público de la pasarela y un motivo más para considerar a Juanjo Oliva uno de los grandes.

Amaya Arzuaga apuesta por el blanco, el amarillo mostaza, el rojo y el lila
PIE DE FOTOSin renunciar a sus genuinas líneas cargadas de volúmenes de la mano de telas planchadas que simulan un efecto acordeón, la diseñadora ha optado por acortar al máximo los largos de las faldas y los vestidos dotando a la mujer de una gran sensualidad muy sexy.

El blanco, el amarillo mostaza, el rojo y el lila han sido su particular paleta de color con la que ha impregnado vestidos o seductores dos piezas.

Amaya ha presentado una opción de baño de la mano de bañadores que favorecen la silueta femenina -alguno de ellos con cinturón para ceñir la figura-, con un guiño retro a los trajes de baño de los 50 tipo body.

De día, conjuntos de dos piezas compuestos por mini faldas con camisas drapeadas muy vaporosas de escotes vertiginosos.
Por la noche, ha cortado con la tónica habitual de dejar los bajos de los vestidos a ras de suelo y ha elegido seguir decantándose por minivestidos para las madrugadas estivales. El punto más elegante -y muy aplaudido por el público- ha sido incorporar una cola trasera en gasa de seda, que se mueve de forma grácil acompañando cada paso.

El toque más glamuroso ha venido de piezas que tenían motivos en microtafetán que simulaba flores rizadas que se han incorporado tanto en hombros como en los bajos de las faldas.

Para el calzado, la diseñadora se ha decantado por una nueva revisión de la sandalia abotinada con tacón y plataformas cuajadas de pailletes.

AA de Amaya Arzuaga ha hecho las delicias de los asistentes proponiendo modelos elegantes, ponibles y con ese toque voluminoso tan característico de sus diseños.

Sofisticación, seducción e intemporalidad. El cuarto desfile de la tercera jornada de la 54 edición de Cibeles Madrid Fashion Week presenta una colección de lo más retrospectiva y con aires 'navy' que se hacen realidad en los tejidos impermeables y los colores azul y blanco que tan bien sientan en verano.

Lemoniez presenta una colección 'retro' con aire marinero
A golpe de la música más rockera de AC/DC, vemos pasar camisas XXL y trench a modo de vestidos, blusas y faldas que llegan a la rodilla o más abajo, pero poco de enseñar pierna. Ciertos pliegues y bastante vuelo dan movimiento a estas prendas, haciendo que la colección cobre cierto dinamismo.

PIE DE FOTO Vestidos de trompe-l'oeil en popelín blanco, con tweeds de algodón en abrigos, vestidos y faldas. Pero también jerseys de algodón en líneas ajustadas que dan paso a los estampados geométricos multicolores de inspiración retro.

Por fin aparecen en la pasarela los vestidos con escote, pero en la espalda, como viene siendo la gran tendencia para la próxima temporada de Primavera-Verano 2012. Además, una gran lazada en la nuca decora de manera original los looks de Lemoniez.

También hay sitio para las transparencias y, en cuanto a los colores, el blanco y el azul predominan sobre el tabaco, añil, beige, gris y naranja, dejando en un segundo plano al negro. Grandes lazos pintados a mano en la parte delantera cierran el cuarto desfile del día.

Y, para terminar, como accesorios, bolsos de baguette o en tamaño maxi de piel y zapatos de tacón cuadrado y anudados al tobillo con hebilla en diferentes colores: blanco, negro, rojo...

Ailanto, después de diez años en Cibeles, fiel a su estilo
Estampados propios, particulares combinaciones de color y referencias a la cultura, al arte y al cine. Una vez más, esta firma responde a las expectativas, tal y como el primer día que pisaron la pasarela. Artistas del movimiento francés Nabi y la obra de la coreógrafa de danza contemporánea Pina Bausch, han sido sus fuentes de inspiración para esta nueva colección.

Las pinceladas de varios artistas franceses definen el colorido en las prendas de la colección Primavera-Verano 2012 de Ailanto. El ocre, el beige, camel, tonos tierras, verdes azulados y rosas son los elegidos por los diseñadores para este homenaje al arte natural.

Estampados con motivos florales y animales ha sido lo más repetido en todo el desfile y, en cuanto a prendas, el conjunto de blusa y short y mucha pieza lencera. Pero eso sí, la combinación entre el amarillo oro y el negro no ha dejado a nadie indiferente.

Superposiciones de tejidos y faldas de plisados hacen que la silueta de la mujer sea recta y completamente vertical. Los tejidos que Ailanto ha utilizado para esta colección han sido, especialmente, las sedas y también la gasa listada para confeccionar prendas ligeras, el algodón y un lino con aspecto de cuero.

Al caer la noche, los diseñadores tiñen de elegancia y glamour la pasarela inundándola de vestidos de tela destelleante que, lejos de marcar la silueta femenina, respetan la comodidad holgada. Escotes en V para las espaldas y verdes botella se han apoderado de la parte más sofisticada del desfile.

Finalmente, Ailanto propone la sencillez para sus accesorios. Zapatos y bolsos transparentes en vinilo color humo y tabaco, y pendientes circulares en corcho y metacrilato.

Las hadas vienen a visitar el universo natural de Elisa Palomino
PIE DE FOTO
"En primavera las hadas despiertan tras su largo letargo invernal y gozan del renacimiento de la naturaleza". Esa es justamente la idea que esta diseñadora ha cogido para crear su nueva colección Primavera-Verano 2012. Estampados de flores y mucha rejilla a modo de tela de araña, es la propuesta de Elisa Palomino.

Blanco y negro, floral print y redecilla por las mangas. Así ha empezado el segundo desfile de la tercera jornada de Cibeles Madrid Fashion Week, para después dar paso a reminiscencias orientales con el color rojo como explosión y unas originales mangas de quimono.

"La naturaleza se entrelaza en los tocados, con una explosión de aves y mariposas en esculturas de metal". Los tonos pastel, mucho volante y hasta bordados de flecos suspendidos en color marfil emulando pétalos de flor han sido la tónica que ha seguido Elisa Palomino.
Un auténtico cuento de hadas chino salpicado por constantes motivos de naturaleza en estado puro como los lirios, los colibríes y miles de canutillos en nubes de tul marfil que aparecen bordados hasta en las mangas y en las medias.

El dorado, amarillo suave y los tonos tierras también han sido muy concurridos. Colores muy neutros sobre los que el intenso fucsia de las rejillas ha roto toda la armonía creada. Las transparencias y el tul aportaban su granito de arena a esta oda a la naturaleza.

Ion Fiz teletransporta a Cibeles a una isla tropical
PIE DE FOTO
El verano 2011 para el diseñador ha nacido de la inspiración en un viaje onírico y la pasarela se ha convertido en ese particular oasis de genialidad creatriva en donde los tejidos han sido los particulares lienzos sobre los que plasmar estampados hiperrealistas.

Las modelos desfilaban haciendo zig-zags entre las palmeras de cartón que decoraban la Sala Neptuno. La mezcla de tejidos y los juegos con el volumen han sido la nota predominante.

El público ha podido teletransportarse a una isla paradisíaca en la que tanto ellos como ellas han aprovechado los recursos naturales aunando un espíritu aventurero y las últimas tendencias. Un compendio de "fauna y flora cuanto menos exótica y salvaje; aromáticos cafetales que perfuman una seda frondosa durante una tormenta tropical de suave bruma".

Por eso, sobre la pasarela se ha visto sacos de café tanto en vestidos como en complementos, motivos de plumas y piel, madera en los tacones y detalles en pitón para englobar ese concepto de fauna y flora, en torno a una silueta femenina que ha rescatado del armario piezas más viriles como camisas o chalecos y pantalones de formato estructurado.

Ion apuesta para la temporada que viene por el hombre refinado. Pantalones cortos por encima de la rodilla o largos de talle alto serán su dos grandes propuestas.

Maya Hansen, una lección de cómo marcar cintura y exagerar las caderas
'Knotted', by Maya Hansen ha comenzado con una proyección de imágenes al fondo de la pasarela. Nudos, trenzas y mucho pelo sintético. De eso se trata la nueva colección de esta joven diseñadora para la próxima temporada primavera-verano 2012.

Al principio, mucho aire metalizado en el ambiente, con el color oro como protagonista principal. Pero, sin duda, lo más impactante han sido los corsés con melena en los laterales. Igual que los zapatos, de los que en muchos casos caía una coletilla por detrás del talón.
De hecho, los corsés han sido los protagonistas absolutos para marcar cinturas y exagerar caderas, combinados con minifaldas, faldas lápiz a la rodilla, camisas, camisetas, fourreaus transparentes, chaquetas de manga corta con hombreras exteriores y leggings.

En cuanto a los materiales, Maya Hansen ha utilizado el satén, la lana, el pelo y materiales sintéticos como raso y polipiel. Encajes y tules para dar más sofisticación y pequeños detalles de piel.

La paleta cromática elegida para teñir los diseños de la colección 'Knotted' han sido desde el dorado más intenso hasta el negro en dos de sus vertientes, mate y brillante, pasando por el marfil, el camel y el bronce. Para poner un poco de alegría: mandarina y turquesa.

Pero lo más impresionante de todo el desfile han sido los modelos que lucían corsés bordeados por el escote y la parte de la cadera con trenzas, desde donde salían flecos largos hasta los pies. Y para darle más originalidad, capas que caían por la espalda, enganchadas en los puños de las muñecas.

Finalmente, Maya Hansen ha deleitado a todo el público con su creación estrella: un deslumbrante corsé hecho a base de cristales de Swarovski. Sin duda, una maravilla.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios