www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crónica salvaje

Hallado muerto un tiburón cíclope y albino, el primero con estas malformaciones según expertos

jueves 20 de octubre de 2011, 13:20h
Un pescador ha descubierto una cría de tiburón cíclope y albino en el golfo de California. El descubridor, Enrique Lucero León, publicó fotografías de la cría en Facebook. Inmediatamente, dos investigadores científicos del Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas de La Paz –México- se dirigieron al pescador para estudiar el tiburón de características nuevas para la especie.
Los biólogos Felipe Galván-Magaña y Marcela Bejarano-Álvarez han estudiado las características de un descubrimiento inusual en la isla Carralvo –California-, una cría de tiburón cíclope. Ha sido un pescador quien, al cazar una hembra sana de tiburón embarazada, ha localizado entre las diez crías un feto cíclope y albino.

La cría, un macho con una longitud de medio metro -56 centímetros exactamente-, presenta una serie de malformaciones muy concretas. La principal, y motivo del interés de la comunidad científica, es su condición congénita llamada “ciclopía”, es decir, la fusión de ambos ojos en uno sólo. La parte céntrica de su cabeza presentaba, además del único ojo, una protuberancia y un hocico chato, según detalla Marcela Bejarano.

Otras deformidades son la ausencia de fosas nasales y una pequeña irregularidad al final de la columna vertebral, “observándose una curvatura en la columna que se pronunció hacia la aleta caudal”, especifica la investigadora. Las demás partes del cuerpo aparentan un estado normal –aletas dorsales, pélvicas, pectorales y anal-.

El pescador que descubrió al ejemplar de estas características, Enrique Lucero León, publicó las fotografías, que hizo él mismo de la cría, en Facebook. En cuanto los dos investigadores del Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas de La Paz, Marcela Bejarano y Felipe Galván, tuvieron constancia de este descubrimiento se dirigieron rápidamente al pescador, “quien muy amablemente nos permitió estudiar al tiburón”, asegura la experta. Cuando tiene lugar un descubrimiento científico el protocolo se basa en que “es válido para quien lo publique primero”, explica la bióloga.

Para confirmar su ciclopía, los científicos no sólo se basaron en su característica externa sino que realizaron tomografías –procesado de imágenes por secciones- del organismo.

El desarrollo de la ciclopía es resultado de una división del cerebro en la fase embrionaria, un hecho que deriva en la fusión de los ojos en un único ojo en la parte central y frontal de la cabeza. Se trata de una malformación congénita que no suele ser frecuente, ni en los animales ni en los seres humanos.

PIE DE FOTO

Imagen de la cría de tiburón cíclope albina cortesía de Marcela Bejarano.


Esta especie de tiburón, que en un primer momento se pensó que era perteneciente al tipo “toro” y que una vez en manos de los científicos se comprobó que era “gambuzo” -Carcharhinus obscurus-, realiza un desarrollo muy similar al del ser humano, dado que el feto también se alimenta a través del cordón umbilical. La malformación se puede deber a factores físicos o químicos que resulten tóxicos para el prosencéfalo – porción anterior del cerebro en la fase embrionaria-.

Sin embargo, Marcela Bejarano explica que se trata de una probabilidad con un índice bajo:“Es muy difícil saber las verdaderas causas que conllevaron a esta malformación dado que la zona donde se capturó -Golfo de California- es prístina de contaminantes”.

El segundo investigador, Felipe Galván, coincide con Marcela Bejarano en una explicación dada para el National Geographic, donde explica que una dieta pobre –sobre todo en vitamina A- puede ser la causa de la ciclopía en los mamíferos, pero en el caso del tiburón resulta difícil de determinar.

Hasta el día de hoy no se ha registrado ningún caso de tiburón cíclope vivo. “Hay numerosos casos de ciclopía observados en fetos humanos que nunca han llegado al nacimiento. No existe un reporte publicado de un tiburón cíclope”, afirma la investigadora.

La segunda gran característica pero totalmente independiente de la primera, de la ciclopía, es el albinismo que presentaba la cría en comparación con sus hermanos, de color gris oscuro. A pesar de que la existencia de tiburones albinos no es común, se han registrado ciertos casos de albinismo tanto en rayas como en familias de tiburones. Sin embargo, los científicos han registrado este dato como la primera malformación en la piel de un tiburón gambuzo: “Se han reportado casos de albinismo en familias de tiburones y rayas sin embargo no se ha reportado este tipo de anomalía en tiburón gambuzo, por lo cual este reporte se considera un primer registro de esta malformación en piel para la especie”, especifica Marcela Bejarano.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios