www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

director general de Ganadería

El Director General de Ganadería aseguró en 2007 que la enfermedad estaba controlada

lunes 07 de abril de 2008, 18:25h
El 22 de noviembre de 2000 los ciudadanos conocieron a Parrula, la primera "vaca loca" española. En 2007, España se había convertido en el segundo país con mayor número de casos de enfermedades registradas.

No obstante los expertos han asegurado que no hay que alarmarse puesto que la enfermedad de la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), su nombre científico, está en vías de extinción y quedará definitivamente erradicada entre 2010 y 2012.

El director general de Ganadería, Carlos Escribano, encargado hace siete años de gestionar la crisis de las vacas locas, acontecimiento que convulsionó a la opinión pública y modificó los sistemas productivos ganaderos comunitarios, recalcó el pasado mes de noviembre en declaraciones a la agencia Efe que la EEB está más que controlada, porque los planes de erradicación han funcionado.

Explicó que es lógico que España se mantenga como el segundo país en número de casos, ya que fue el último Estado comunitario en
registrar la enfermedad, y por ende será de los últimos en erradicarla.

La ventaja de haber estado entre los últimos es que cuando apareció "la Parrula" ya conocíamos la enfermedad y disponíamos de
las medidas para controlarla, por lo que a día de hoy podemos garantizar que en ningún momento llegó carne de un animal enfermo a
la cadena alimentaria, aseguró Escribano.

De momento la evolución de la enfermedad, con dos reses enfermas en el año 2000, 82 casos en 2001; en 2002, 127; en 2003, 167; 137 en
2004; en 2005, 98; en 2006, 68, y en lo que va de año, 32 , se ciñe a los patrones establecidos al principio de la crisis.

Añadió que, después de once años de conocimiento de la EEB (apareció en el año 96 en Reino Unido), ya es el momento de cuestionar algunas de las medidas de erradicación que se adoptaron en la Unión Europea en base al principio de precaución, y que a la vista de la evolución de la enfermedad y los avances científicos, podrían empezar a modificarse algunas medidas.

De momento, precisó Escribano, en España se mantendrán los controles y test de detección de la enfermedad hasta que la incidencia sea cero, y añadió que seremos de los últimos en levantar las medidas de control.

Sin embargo, dijo, habría que pensar en modificar algunas medidas nacionales, como elevar la edad de realización del test de detección
de los 24 a los 30 meses de edad o la retirada de la médula espinal del animal.

El catedrático de veterinaria y asesor en materia de Sanidad Animal del Gobierno, Jose Manuel Sánchez Vizcaíno, confirmó que la
EEB en España presentó un foco único y augura su total erradicación en 2011, ya que al no haber contagio entre animales es una enfermedad autolimitante, en total declive, y que no volverá a repetirse.

El responsable científico de la EEB en España cuando apareció "La Parrula", Juan José Badiola, pronostica que este año apenas alcanzaremos los 50 casos detectados y afirmó que ya estamos en la fase final de una enfermedad que se dará por erradicada en cuatro o
cinco años.

Los países de la UE y Suiza confirmaron un total de 315 casos de EEB el año pasado, lo que significa una reducción del 40% en
comparación con el año anterior (537), según datos de la Comisión Europea (CE).

Por su parte, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) recuerda en su informe de mediados de 2007 que desde que en 2001 se pusieron en marcha las medidas para prevenir la EEB en la UE ha habido un descenso "constante" en el número de casos, cifrado
en el 35 por ciento anual.

Desde que en 1986 se diagnosticó esta enfermedad por primera vez en la Unión Europea se han detectado, según datos de la Comisión
Europea, más de 184.500 "vacas locas" en el Reino Unido y alrededor de 5.700 en otros países, incluida España.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.