www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

"No es bueno que Dios esté solo", Editorial Ciudadela

101 personajes hablan de Dios en el libro de Gonzalo Altozano

martes 22 de noviembre de 2011, 12:05h
Ha dicho que buscó entre los entrevistados a aquellos que pudieran sorprender más a los lectores cuando lo sorprendente es que haya en España personajes destacados de la vida pública dispuestos a hablar de Dios. Pero es que esa realidad ya no llamaba la atención de Gonzalo Altozano, autor de "No es bueno que Dios esté solo", porque había pasado casi doscientas semanas entrevistando a juristas, actores, periodistas, científicos, herederas, empresarios, diplomáticos y anónimos sobre lo divino. Todos le respondieron, con palabras sencillas e ideas claras.

PIE DE FOTOGonzalo Altozano, director del semanario Alba del Grupo Intereconomía, publicó esas entrevistas en la contraportada del semanario y ahora ha reunido las 101 "más sorprendentes" en el libro que, editado por Ciudadela, lleva por título "No es bueno que Dios esté solo".

Protagonizan estas páginas hombres y mujeres acostumbrados a otros titulares como Miguel de la Quadra Salcedo, Alfredo Urdaci, Cristina López Schlichting, Juan Manuel de Prada, Pilar Soto, Álvaro de Marichalar, Alfredo Amestoy, Javier Clemente, Pepe Barroso, Fabio McNamara, Teresa Rivero, José María García, Mercedes Salisachs, Miguel Durán, Adolfo Suárez Illana, Eduardo Verástegui, Amando de Miguel, Petón, Santi Rodríguez o Mario Conde. Y hombres y mujeres que nunca han acaparado un titular como Carlota Ruiz de Dulanto, Raúl Oreste o Soledad Pérez de Ayala cuyas historias personales no les voy a contar y de cuya relación con Dios sólo podrán saber leyendo el libro de Gonzalo Altozano, un licenciado en Derecho de apenas 35 años que lleva desde los 17 enredando en los medios de comunicación y cuyas muestras de ADN proporciona voluntariamente: estudió en el colegio Retamar, hizo la mili en San Fernando y termino Derecho en el CEU. Un perfil nítido para firmar un libro sin trampas que cuenta historias de conversión gracias a Chesterton, historias sobre terroristas arrepentidos que piden perdón en voz altísima y también sobre matrimonios de tres.