www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Los ricos y los pobres; los fraudes y los impuestos

jueves 12 de enero de 2012, 21:29h
“Que tire la primera piedra quien esté libre de pecado” decían los Textos en una cita que viene al caso para recordar que aquí, en España, el que puede defrauda y pocos, muy pocos, podrían levantar la voz para declarar su inocencia. Ahora mismo muchos de ustedes pensarán que me equivoco porque hay personas que no lo hacen. Y tendrán razón, pido disculpas de antemano, pero me explico.

Los que son ricos de verdad no pagan lo que deberían porque, como es sabido, no suelen tener todos sus bienes directamente a su nombre, disponen de sociedades y saben evadir impuestos de infinitas maneras. De igual modo, también hace su trampa el que se incluye en lo que denominamos clases medias –alta, media o baja– cuando al del taller, al fontanero o al pintor le pagan sin factura, en negro, sin declarar. Finalmente, los que menos tienen, si quieren los llamamos pobres, son tan desdichados que no tienen ni para pagar impuestos.

En España hay más clase media y pobres que ricos, aunque aquí da igual cantidad o calidad, si todos declarasen –o declaráramos– lo estipulado por ley, se acabaría el déficit de golpe, pero dile al que gana mucho que pague más de la mitad de lo conseguido en impuestos y al que gana poco que asuma un 18% de IVA por cambiar el aceite al coche.

Nada más lejos de mi intención que hacer un llamamiento al fraude generalizado, pero puedo entender que muchos lo hagan. Según un estudio de la federación de consumidores FUCI, cada español pagará 679 euros más este año entre subidas de impuestos y servicios básicos. La mayor partida se la llevará la revisión de las hipotecas, que alcanzará los 360 euros al año, pero cada ciudadano que pague tendrá que desembolsar una media de 222 euros anuales en impuestos.

Al margen de si las cuentas están bien o mal echadas y de que el dato es una media, es decir, muy pocos estarán en esa franja, sí parece cierto que 679 euros menos al año es mucho para alguien que gana 900 al mes y supone la ruina total si, además, hay algún miembro de la familia en paro.

Cada día vemos más reducido nuestro poder adquisitivo y capacidad de ahorro. No ha sido de repente. Disponemos de menos dinero para gastar desde hace años. Las vacas gordas hace mucho que se fueron y las flacas traen un mensaje claro: este modelo de Estado es insostenible, no hay de dónde sacar para mantenerlo y, quizá, haya llegado el momento de cambiarlo. La España de las autonomías, de la sanidad universal, de las subvenciones, del todo gratis sólo funciona cuando sobra el dinero y no cuando el déficit es galopante. Lo siento señor Griñán, pero Andalucía no es el modelo.

La realidad es que la economía sumergida en España aumenta cada día y ya se sitúa en más del 23% del PIB. Mal. Vergonzoso. Vamos justo detrás de Grecia en cuanto a fraude. Pero, igualmente, cada día somos más pobres. Tenemos que pagar más por todo mientras ganamos lo mismo, en el mejor de los casos. Difícil cambiar hábitos como el del “gratis total” al que estamos acostumbrados en Internet cuando la presión económica es cada día mayor.

Si uno da, pero recibe en su justa medida hay un equilibrio, pero cuando sólo se da y varias veces… Además, tanto caso de corrupción política tampoco ayuda. Tenía razón un amigo cuando decía que lo paradójico es que al pobre ciudadano de a pie le pidan que se apriete el cinturón y se baje los pantalones al mismo tiempo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.