www.elimparcial.es

fauna marina

FUERTE DESCENSO DEL NÚMERO DE EJEMPLARES

Murcia quiere que se incluya en el catálogo español de especies amenazadas.

crónica salvaje

Un equipo de científicos norteamericanos han logrado desarrollar un innovador chip basado en los apéndices de algunos animales marinos, como las medusas, para la localización y combate de células

crónica salvaje

Científicos australianos han descubierto que las heces de los cachalotes 'ayudan' a los océanos a absorber el dióxido de carbono de la atmósfera, debido a que se liberan cerca de 50 toneladas de hierro cada año.

crónica salvaje

La majestuosidad de su tamaño, la elegancia en su desplazamiento, la parsimonia de sus movimientos y la hipnotizadora belleza que rodea a estas enormes criaturas ha cautivado a los seres humanos desde tiempos inmemoriales. Durante siglos demonizados por marinos y escritores de todo el mundo a través de relatos y fábulas, desde el Moby Dick de Melville hasta el Kraken de la mitología escandinava, los colosos del mar siguen dominando los océanos y cautivando al hombre por igual.
  • 1

crónica salvaje

Un cambio climático llevó a los arrecifes de coral a un colapso total de miles de años de duración, según un artículo publicado en 'Science'. El documento muestra cómo un serie de cambios climáticos naturales impidieron el crecimiento de los arrecifes en el Pacífico oriental, durante 2.500 años. El colapso del arrecife, que comenzó hace 4.000 años, se corresponde con un período de cambios dramáticos en la Oscilación del Sur-El Niño (El Niño-Southern Oscillation, ENSO, por sus siglas en inglés).

crónica salvaje

Un investigador español y un científico paraguayo han presentado el más completo y detallado estudio europeo sobre el repertorio de sonidos utilizados por los delfines nariz de botella (Tursiops truncatus) para comunicarse. El estudio muestra la complejidad y nuestra falta de comprensión sobre la comunicación de estos mamíferos marinos.

estudio de científicos baleares

Biólogos del Centro Oceanográfico de Baleares han detectado la presencia de 38 especies de peces tropicales que se han introducido en los ecosistemas del Mediterráneo debido al calentamiento de sus aguas durante la última mitad del siglo pasado.