www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CON GIANNI SCHICCHI, DE PUCCINI

Plácido Domingo y Woody Allen, protagonistas de éxito en el fin de temporada del Real

miércoles 01 de julio de 2015, 08:28h
Al programa doble de ópera, Goyescas de Enrique Granados y Gianni Schicchi de Puccini, con el que el coliseo madrileño tenía previsto cerrar la presente temporada se le sumó casi en el último momento un inesperado concierto de Plácido Domingo.
Plácido Domingo, fiel a su cita con el público madrileño – siempre, además, por estas fechas –, cancelaba su participación en la famosa ópera de Puccini a causa del reciente fallecimiento de su hermana, pero “encontraba” junto a Joan Matabosch, director artístico del Real, la manera de “compensar” a quienes lo esperan cada año. Ofrecería cinco breves recitales entre ambas óperas, justo después de Goyescas, antes del entreacto que precede a Gianni Schicchi. De modo que la velada del estreno de este martes 30 de junio se veía prolongada en casi tres cuartos de hora, igual que se alargarán las 4 funciones que restan antes de despedir la ópera en el Real hasta después del verano. Y tratándose de Plácido, nadie – que se sepa – ha protestado. A pesar del interés que había por verle metido en la piel del taimado Gianni Schicchi en la comedia del genial compositor italiano y con la particular interpretación de la misma realizada por otro genial creador, en este caso cinematográfico, Woody Allen.

Esta producción había sido, además, un encargo realizado por el propio tenor-barítono madrileño para la Ópera de Los Ángeles, indiscutible meca del cine, y donde se estrenó en 2008 con división de la crítica en lo referente a la pertinencia de los múltiples gags que llenan la escena. En lo que allí sí parecieron ponerse de acuerdo los críticos fue en censurar que Allen, por mucho Allen que fuera, se atreviera a cambiar el destino final del protagonista de la obra. Aquí en Madrid, lo cierto es que anoche los aplausos fueron unánimes. Para la escena y para el magnífico elenco, así como para la Orquesta Titular del Teatro Real. Al público del coliseo madrileño le había gustado ese toque inconfundible del director neoyorquino, quien días antes del estreno de su Gianni Schicchi en la ciudad californiana confesaba que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo, pero que “la incompetencia nunca le había impedido lanzarse con entusiasmo sobre cualquier proyecto”. Sin embargo, por fortuna, incompetencia no se percibe por ningún lado en esta producción de Gianni Schicchi. Aparte de ese discutido final, el inesperado asesinato de Schicchi mientras se dirige al público para despedirse, Allen logra enfatizar la comedia escrita por Puccini basada en parte de un episodio de la vida del personaje del mismo nombre retratado en el Conto XXX del Infierno de Dante con el que Puccini ponía fin a su famoso Trittico basado en la Divina Comedia.

Con una efectista escenografía de marcado carácter cinematográfico realizada por el habitual colaborador de Allen, Santo Loquasto, el director norteamericano traslada la acción de la comedia medieval protagonizada por la familia Donati al siglo XX, sin que ello afecte lo más mínimo al meollo de la historia: la avaricia, el afán por saber qué bienes ha dejado quien acaba de fallecer a cada miembro de la familia. Y si, como en la obra de Puccini, el finado decidió – con buen criterio – no dejárselo a ninguno de ellos, hasta qué punto estarán dispuestos a llegar con tal de beneficiarse lo más posible, aunque sea contraviniendo sin contemplaciones la última voluntad del testador, aún de cuerpo presente. Por supuesto, la numerosa familia de los Donati – inspirados para esta producción en las familias de la camorra napolitana o la mafia siciliana – está más que dispuesta a cualquier cosa. Incluso a confiar en un tipo tan poco recomendable como Gianni Schicchi, quien, por su parte, no tardará en dar a todos una buena dosis de su propia medicina, burlándose de la muerte. Es precisamente este juego con la muerte lo que a Plácido Domingo, según explicaba él mismo a los medios, le impedía interpretar a Gianni Schicchi después de perder a su hermana. El barítono palermitano Nicola Alaimo es quien, alternándose con Lucio Gallo, sustituye a Domingo en la interpretación de tan singular rol. Y su actuación en la siempre especial velada de estreno, ha sido, junto a la de Maite Alberola – aplaudida al terminar el famoso aria “Oh mio babbino caro” – y a Elena Zilio, encargada de dar vida a Zitta, premiada con entusiasmo por el público al finalizar la hora corta que dura la última ópera estrenada por Puccini.

Las risas que se escuchaban en el teatro mientras los numerosos personajes de Gianni Schicchi – un total de 16, y 12 de ellos permanentemente en escena – complotaban unos contra otros, dejaban atrás la emotiva presencia de Plácido Domingo sobre el escenario, dándolo todo como siempre, aún en momentos dolorosos. Visiblemente afectado, el cantante madrileño ponía en pie a “su público” después de interpretar, junto a Maite Arberola, al padre de Alfredo en el famoso dúo de La Traviata y de finalizar con la romanza de barítono de la zarzuela Luisa Fernanda titulada “Luché la fe por el triunfo”, también llamada “Por el amor de la mujer que adoro”, que Domingo ha dedicado a la memoria de sus padres y de su hermana.

Por su parte, la última ópera del malogrado compositor español Enrique Granados, Goyescas, encargada de dar inicio a la velada en versión de concierto, no lograba, sin embargo, convencer al mismo nivel que los dos citados platos fuertes de la noche. Las cuitas de la “manola” Rosario, interpretada por María Bayo, en su relación con el “majo” Fernando, personaje a cargo del tenor Andeka Gorrotxategui, se resentían a todas luces de falta de fuerza e, incluso, de credibilidad. No obstante, María Bayo, que días atrás ya advertía de la dificultad de esta ópera a nivel vocal, se llevaba los aplausos, no demasiado efusivos, de un público que sí premió convencido al madrileño Guillermo García Calvo en su debut en el foso del teatro de la Plaza de Oriente dirigiendo a Orquesta Titular del Real.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (13)    No(0)

+

0 comentarios