www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÍTICA DE ÓPERA

El Real rindió homenaje a Montserrat Caballé en el estreno de Turandot

sábado 01 de diciembre de 2018, 18:13h

Con el exitoso estreno de ayer, Turandot se perfila como la posible mejor producción de la temporada 2018-2019.

Sobre el mismo escenario, antes del comienzo de la función, Joan Matabosh, director artístico del Teatro Real, y Robert Wilson, responsable de la dirección de escena de esta producción de Turandot, dedicaron las funciones de la mítica ópera de Puccini a la inmortal soprano española.

Robert Wilson recordó a Caballé visiblemente emocionado: “Cuando interpretaba a las heroínas operísticas siempre se convertía en una niña”, dijo ayer, al igual que hiciera en la rueda de prensa ofrecida con ocasión de este estreno.

Robert Wilson fue, de hecho, después de Caballé, el gran ovacionado de la noche. La puesta en escena de Turandot de esta producción es sencillamente genial: simple pero fastuosa; minimalista en el decorado pero maximalista en la iluminación y caracterización de los personajes. A su lado, el director musical, Nicola Luisotti, estuvo, como mínimo, a su misma altura: los últimos acordes de la ópera arrancaron el aplauso entusiasmado del público, todavía un poco en shock por el maravilloso despliegue de luz, color y sonido (sublime y - a la vez, en ocasiones- atronador) que emergía del escenario.

Turandot es posiblemente la mejor ópera de Puccini. También es su última ópera y quedó inconclusa; el final, en el que el compositor concentró una enorme energía los últimos días de su vida, es, en realidad, del compositor Franco Alfano, quien completó la obra a la muerte de Puccini. En Turandot el compositor de Lucca se separa por completo de su producción anterior anclada en el realismo. El tiempo en el que transcurre el argumento es el de la antigua y mítica China; el simbolismo impregna toda la obra, que, en general es de gran hieratismo en lo formal. Este hieratismo solo es roto por los deliciosos intermezzi protagonizados por Ping, Pang y Pong, los ministros de la corte de China. Sin embargo, los personajes de Turandot viven profundos sentimientos. En esta ópera casi todo tiene una doble lectura, empezando por los personajes; por ejemplo, los tres ministros citados, ataviados con máscaras, se muestran grotescos en el primer acto, amables y sensibles en el segundo y, finalmente, crueles en el tercero. La intervención ayer del barítono Joan Martín Royo (Ping), el tenor Vincent Esteve (Pang) y el tenor Juan Antonio Sanabria (Pong) fue de lo mejor de la noche: buena ejecución vocal, pese a que sus papeles incluían dar saltos durante casi toda la función; con una mímica extraordinaria, su actuación fue encantadora, amena y magistral.

La dualidad antes mencionada es también clara en el papel masculino protagonista, el del príncipe desconocido Calaf. Su abnegado y generoso amor por Turandot no impide que, por no cesar en su empeño de conquistar a la princesa, permita el sacrificio de la esclava Liù. El tenor Gregory Kunde estuvo soberbio ayer. Su ejecución de “Nessun dorma” (“Que nadie duerma”) estuvo a la altura las mejores interpretaciones de la célebre aria. Su interpretación fue extraordinariamente convincente, tanto en lo vocal como en lo dramático.

El dualismo psicológico también alcanza a la princesa Turandot. Su extrema rigidez y despiadada crueldad no consiguen ocultar que en el fondo ama al príncipe Calaf. La rigidez de Turandot deriva en realidad de un trauma por el funesto destino amoroso corrido por una antepasada. La soprano Irene Theorin cantó en el estreno como una auténtica heroína. Su enorme voz, algo constreñida y, quizás, estridente en su primera intervención, dio paso, cuando calentó lo suficiente y pudo mostrarse como realmente es, a un auténtico prodigio vocal. Theroin está considerada una de las grandes sopranos dramáticas del momento; es también una soprano wagneriana, pues justamente son este tipo de sopranos las que mejor suelen interpretar Turandot: ha cantado El Anillo del Nibelungo en la Opera Estatal de Viena y el año pasado fue Isolda en Buenos Aires bajo la batuta de Daniel Barenboim. En el segundo reparto, este papel correrá a cargo de la soprano ucraniana Oksana Dyka, que también ha sido Turandot en la Metropolitan Opera House.

La esclava Liù es el único personaje, junto con Timur -su compañero de andaduras y padre de Calaf-, no traspasado por el dualismo al que aquí se hace referencia. Tiene la psicología más bella y pura de la obra. Se suicida para no ser ejecutada por no desvelar el secreto de Calaf -su nombre-, que Turandot deberá adivinar para evitar entregarse amorosamente a éste último y conservar su virginidad. Este hecho, el del suicidio de Liù, está relacionado en realidad con un suceso de la vida personal de Puccini: una criada suya se suicidó cuando fue acusada por su esposa de mantener un idilio con él. Las sopranos Yolanda Ayunet y Mirien Urbieta-Vega han sido las encargadas de dar vida al personaje de la esclava Liù en esta producción.

Se ofrecerán dieciocho funciones de esta ópera, entre el 30 de noviembre y el 30 de diciembre, en una nueva coproducción del Teatro Real con la Canadian Opera Company, el Teatro Nacional de Lituania y la Houston Grand Opera.

AGENDA | ACTIVIDADES PARALELAS

22 de noviembre, a las 20.15 horas | Teatro Real, Sala Gayarre

Enfoques: encuentro con Nicola Luisotti, director musical asociado del Teatro Real y de Turandot, Bob Wilson, director de escena, escenógrafo y figurinista de la ópera, y Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real.

2 de diciembre, a las 12.00 horas | Teatro Real, Sala principal

Domingos de cámara: concierto con obras de Wolfgang Amadeus Mozart, Francis Poulenc, Leos Janacek, Russell Peck, Luis Fonseca y Consuelo Díez.

Ver Programa

Solistas de la Orquesta Titular del Teatro Real

2 de diciembre, a las 12.00 y a las 17.00 horas | Teatro Real, Sala Gayarre

¡Todos a la Gayarre! El nombre secreto: el tenor no nos dejará dormir hasta adivinar los tres acertijos inspirados en la ópera Turandot.

Con el tenor Pancho Corujo y el pianista Miguel Huertas

9 de diciembre, a las 11.00 horas | Teatro Real, Sala principal

Ópera en cine: proyección de La bohème, de Giacomo Pucinni, producción del Teatro Real en coproducción con la Royal Opera House de Londres y la Lyric Opera de Chicago, con dirección musical de Paolo Carignani y puesta en escena de Richard Jones, con Anita Hartig y Stephen Costello en los papeles protagonistas.

1 y 15 de diciembre, a las 19.30 horas | Casa Árabe, Madrid

Turandot y otros nombres secretos: espectáculo de narración oral para adultos, a cargo de Héctor Urién, basado en algunos de los relatos más célebres de la tradición cuentística árabe y persa.

14 de diciembre, a las 20.00 horas | Museo Lázaro Galdiano

Visita literaria: velada literaria dedicada al amor, recorriendo diversas salas del museo.

Inscripciones en info@museolazarogaldiano.es (Máximo 25 personas)

14 de diciembre, a las 19.30 horas | Casa Árabe, Córdoba

Turandot y otros nombres secretos: espectáculo de narración oral para adultos, a cargo de Héctor Urién, basado en algunos de los relatos más célebres de la tradición cuentística árabe y persa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.