www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA GASTRONÓMICA

Dos agradables sorpresas editoriales

Dos agradables sorpresas editoriales
Ampliar
lunes 17 de junio de 2019, 16:50h

De vez en cuando caen en mis manos libros inesperados, que despiertan en mí una enorme curiosidad y contribuyen a rellenar de maravilloso contenido mis escasos momentos de ocio. Sobre todo, cuando detrás de ellos está la firma de interesantes escritores y además amigos.

Firmado por Fernando Sánchez Gómez, licenciado y doctor en Periodismo por la Universidad del País Vasco y autor de la primera tesis doctoral en crítica y periodismo gastronómico, se trata del recetario Gazpachuelos de Málaga, de generoso formato, como antes había publicado otro dedicado a los arroces de la provincia, apoyado por la Diputación de Málaga. Es un respetado autor de temática gastronómica, y no olvidemos que el gazpachuelo es uno de los platos que mejor identifica la cocina malagueña y el que más ha evolucionado de la tradición a la vanguardia.

Fernando me dio la oportunidad de participar en el libro con un prólogo, lo que me ha permitido recordar que una de las grandes aportaciones gastronómicas de la cocina andaluza es la impresionante calidad y variedad de sus sopas, tanto las frías como las calientes, que protagonizan un recorrido singular por toda su geografía. Se trata de gazpachos, salmorejos, ajoblancos, porras antequeranas, ajocalientes gaditanos…o gazpachuelos, sopa generalmente templada, a mi juicio la gran aportación de la sabiduría gastronómica malagueña al lado del propio ajoblanco.

Culto y ambicioso defensor de las causas gastronómicas de su tierra, Fernando Sánchez se ha atrevido a dibujar esta obra, sobre los gazpachuelos de Málaga, el “plato nacional de la tierra”, los tradicionales y los más vanguardistas, que incluye una gran diversidad de recetas.

Un viaje a Nápoles

La otra obra va firmada por el alicantino Fernando Riquelme, exembajador de España y miembro de la Real Academia de Gastronomía. Antes había escrito libros gastronómicos como La piel asada del bacalao o el ensayo sobre alimentos exquisitos Delicatessen, pero ahora nos sorprende con Viaje a Nápoles (La Valija Diplomática), una obra que recuerda a la clásica literatura de viajes, con el valor añadido de la presencia de una serie de personajes de ficción.

La historia, el arte, las leyendas, la canción napolitana, la gastronomía y hasta la Camorra, junto con los tópicos más extendidos alrededor de la ciudad italiana desfilan por sus interesantes páginas.

En las primeras líneas, el autor señala que “mi abuelo decía que su familia venía de Nápoles, donde su tatarabuelo tenía una fábrica de candiles”, aunque nunca pudo confirmarlo. Pero si recorrer detenidamente sus calles y descubrir la esencia de sus habitantes.

La gastronomía está muy presente en el libro, pues el autor se encuentra verdaderos “santuarios” gastronómicos en su recorrido por las plazas y las calles, como la pizzería Matozzi, donde tomar la pasta e fagioli y la excelente pizza frutti di mare.

Al lado de la Via Chiaia está la pizzería Brandi, donde se dice que nació la pizza más famosa de Italia, la auténtica pizza Margherita creada en honor de la reina Margarita de Saboya, compuesta con los tres colores de la bandera italiana, el rojo del tomate, el blanco de la mozzarella y el verde de la albahaca. Sugiere también sentarse en la terraza de la Pizzeria Medina, frente a la fuente de Neptuno, donde probar las ensaladas de pulpo, las frituras de pescado y los abundantes antipasti napolitanos que aterrizan en la mesa como bienvenida y luego sorprenden en la factura mundial.

De estas y otras curiosidades gastronómicas está trufado este “viaje a Nápoles” de Fernando Riquelme que me ha procurado agradables momentos en las últimas semanas y cuya lectura recomiendo si son aficionados, como yo, al turismo gastronómico, que vive en la actualidad su mejor momento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.