www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ÓPERA

Estreno de Il Trovatore en el Teatro Real

jueves 04 de julio de 2019, 22:25h
El miércoles se estrenó la ópera Il Trovatore, de Verdi, en el Teatro Real, con la dirección musical de Maurizio Benini, la puesta en escena a cargo de Francisco Negrín y un elenco sobresaliente de cantantes líricos. El público aplaudió tanto a los responsables como a los artistas intervinientes en esta nueva producción del coliseo operístico madrileño, en coproducción con la Ópera de Montecarlo y la Royal Danish Opera de Copenhague.

La función de ayer, de estreno de Il Trovatore, de Verdi, podría considerarse en el futuro como histórica (el tiempo se encargará de decirlo), no sólo porque fue grabada por RTVE para ser retransmitida en multitud de canales y pantallas en toda España, sino también si se atiende a la altura vocal de que hicieron gala la mayoría de los cantantes principales.

Maria Agresta, en el papel de Leonora, estuvo extraordinaria y demostró una notable inteligencia e intuición artística al haber sabido gestionar y adaptar a su voz el que muchos entendidos del bel canto califican como el rol más difícil para soprano de toda la producción operística. Agresta supo graduar su energía durante toda la función, lo que quedó patente en su interpretación, más que satisfactoria, de la segunda aria de su papel, D’amore sull’ali rose, optando por los pianos y filados en sus pasajes más comprometidos. En efecto, este aria ha sido el caballo de batalla de las sopranos lírico-spinto de todo el mundo, con excepción, si cabe, de la célebre soprano neoyorquina Martina Arroyo, quien mejor la ha interpretado y a quienes los entendidos recordarán por su intervención, en esta misma ópera de Il Trovatore, con el indiscutible maestro español Francisco Ortiz en el papel de Marnico (Il Trovatore); y es que Ortiz, considerado de forma prácticamente unánime por la crítica mundial como el mayor tenor dramático que ha engendrado nuestra madre patria, protagonizó con Arroyo una de las mejores intervenciones operísticas de la célebre pareja ideada por Verdi.

Junto con Agresta, la intervención el barítono francés Ludovic Tézier, estuvo a la altura de esas memorables veladas de ópera que quedan para el recuerdo. Tézier, que en realidad tiene un bellísimo color de voz de tenor dramático, realizó una interpretación más que convincente del malvado Conde de Luna, hermano de sangre de Manrico (Il Trovatore), a quien asesinará al final de la ópera sin saber que es su propio hermano. Verdi ha sido el compositor operístico con mayor talento para la tragedia, el que mejor ha sabido identificar y recrear el lado más oscuro del corazón del ser humano. En el argumento, Manrico (Il Trovatore), robado en su cuna, siendo pequeño, por la gitana madre de Azucena, es criado por ésta tras la ejecución en la hoguera de su madre. Cuando la abuela gitana es ejecutada, Azucena, queriendo vengarla, echa a la hoguera a su propio hijo, creyendo que es el hijo del Conde de Luna padre. Pese a este suceso traumático, Azucena cría, cuida y cura a Manrico de las heridas de sus altercados con el Conde, de quien es rival porque ambos aman a Leonora. Cuando el hermano de Manrico, el actual conde, asesina a éste, la gitana desvela el terrible secreto de su parentesco y, pese al dolor que siente por la muerte de quien consideraba su hijo, clama a su madre en el más allá, anunciándole que, por fin, ha sido vengada. Pues bien, Ludovic Tézier estuvo magistral en su interpretación del malvado Conde de Luna. Su voz empastaba a la perfección con la de Agresta, lo que quedó patente en el dúo de ambos mientras Manrico está preso: fueron la pareja artística real, que no argumental, de la velada.

El papel de Manrico, pareja argumental de Leonora, corrió a cargo del tenor Francesco Meli. Este célebre italiano, el preferido del maestro italiano Ricardo Mutti, que irrumpió en el terreno operístico con papeles líricos belcantistas, ha cantado en los mejores teatros mundiales. En opinión de este diario, el papel de Manrico está bastante lejos de su vocalidad, netamente lírica, dado que Il Trovatore precisa de un tenor con más quilates dramáticos. Esto explica que su interpretación más bella en la première del miércoles la llevara a cabo en aquellos pasajes más líricos e intimistas de la ópera, como la escena en la que él y Azucena –a quien él cree su madre- están presos y él intenta tranquilizarla para que concilie el sueño.

En el papel de Azucena, la gitana de Il Trovatore, intervino la mezzosoprano bielorussa Ekaterina Semenchuck. Esta extraordinaria cantante, cuyo color vocal es en realidad el de una soprano dramática, hizo las delicias del público en el estreno del miércoles. Fue muy ovacionada, tanto por su interpretación dramática como vocal, desde el comienzo de la representación.

Esta nueva producción del Teatro Real, Il Trovatore, que consta de tres repartos diferentes, ofrecerá catorce funciones entre el 3 y el 25 de julio. El 6 de julio, a las 21:00, se retrasmitirá en Facebook y en otros muchos rincones instalados en toda España. Los ayuntamientos e instituciones que quieran retransmitir la ópera podrán unirse a este proyecto y beneficiarse del apoyo técnico del Teatro Real. Fuera de España, la ópera se transmitirá en China, India y en varios países latinoamericanos (Chile, Guatemala, Perú, República Dominica y Uruguay). La retransmisión está patrocinada por Endesa, Telefónica, Loterías y Apuestas del Estado, Mutua Madrileña, Redexis y ENIT (Organismo Oficial Italiano de Turismo).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.