www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRISIS MIGRATORIA

España, Francia y Alemania se ofrecen para acoger a los inmigrantes que viajan en el Open Arms

España, Francia y Alemania se ofrecen para acoger a los inmigrantes que viajan en el Open Arms
Ampliar
EL IMPARCIAL
jueves 15 de agosto de 2019, 19:07h
El barco se encuentra en aguas italianas a la espera de obtener un puerto para desembarcar.

La infructuosa travesía del barco de la ONG española Open Arms completó este jueves otro capítulo. Los 147 migrantes que viaja a bordo esperan a estas alturas en aguas italianas, todavía sin un puerto asignado para desembarcar. Pero los trabajadores de esta organización soladaria han disfrutado de un espaldarazo anímico, pues al tiempo que ellos arribaban a las proximidades de Lampedusa, se ha confirmado que seis países europeos se han ofrecido para acoger a los rescatados.

Ha sido Giuseppe Conte, el primer ministro de Italia, el encargado de anunciar la noticia. Lo ha hecho a través de sus redes sociales. Así, ha comunicado que los gobiernos de Francia, Alemania, Rumanía, Portugal, España y Luxemburgo le han transmitido la total disponibilidad para recibir a los migrantes que viajan en el barco. De este modo el Ejecutivo transalpino ha logrado un importante margen de maniobra dentro de su dura política migratoria.

Conte, en todo caso, ha reiterado el llamamiento realizado en estos meses para que los países europeos acuerden un mecanismo permanente de distribución de los migrantes que lleguen a las costas italianas. En su opinión, compartida por Pedro Sánchez, la crisis migratoria ha de gestionarse desde la Unión Europea (UE) y no por medio de acciones individuales de las naciones receptoras de los seres humanos procedentes de África.

El barco de Open Arms yace en las costas de Lampedusa, sin autorización para atracar en un puerto. La Justicia italiana ha cancelado este miércoles la prohibición de desembarco firmada por el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, mas la embarcación co las 147 personas pendientes de reubicación sigue estancada. El problema radica en que el proceso ha de pasar siempre por Salvini, quien ha criticado que un barco español esté en aguas de su país.

El representante de la xenófoba Lega Nord ya dejado claro e insistido que no va a consentir el desembarco y ha prometido que mantentra su "pulso firme" contra la inmigración. A pesar del fallo juidicial que le ha reprobado por la situación "de evidente dificultad" en la que se encontraba la nave. "El Open Arms en 15 días habría ido y vuelto tres veces a España. Es evidentemente un ataque político a Italia", ha manifestado Salvini en un acto celebrado en Castel Volturno, en la región de Campania.

Lo cierto es que este complicado evento está desarrolándose en pleno conflicto gubernamental italiano. La crisis desatada en el Ejecutivo, por la que el antisistema Movimiento Cinco Estrellas y la ultraderechista Lega han disuelto su coalición, se detonó cuando Salvini proclamó que presentaría un recurso urgente ante el Consejo de Estado con el fin de firmar una nueva prohibición para que el barco no accediera a las aguas territoriales italianas.

El caso es que dicha prohibición ha sido firmada en la madrigada pasada, pero no ha contado con el apoyo de los ministros de Transporte, Danilo Toninelli, y de Defensa, Elisabetta Trenta, ambos del Cinco Estrellas. Constatando la fractura en el seno del Gobierno. "Más allá de las controversias de los últimos días, no debemos olvidar que hay niños y jóvenes que han sufrido violencia y abuso de cualquier tipo. La política nunca puede perder la humanidad. Por eso no he firmado", ha argumentado Trenta.

El ministro Toninelli, en su caso, ha reflexionado apuntando que firmar otra prohibición, después de que la Justicia italiana rechazara la primera, "habría puesto en dificultad al Gobierno" y "Salvini solo busca un consenso fácil". El ministro del Interior italiano ha respondido en las redes sociales a este embrollo declamando que que humanidad "no es ayudar a traficantes y ONG", sino "invertir seriamente en África y no abrir los puertos italianos".

Su presentación de moción de censura contra el primer ministro le ha puesto en el foco. Salvini, que espera obtener un gran resultado en las elecciones que se celebrarán otoño de este año, está paladeando la intranquilidad desde que el Movimiento Cinco Estrellas ha susurrado que podría aliarse con el Partido Demócrata (PD, centroizquierda), pues juntos tienen actualmente mayoría parlamentaria. Después de la jugada sufrida en la coalición con el líder de la Lega Nord. "Me pagan para defender la seguridad. Si alguno tiene nostalgia de los 200.000 desembarcos del pasado, si alguno es nostálgico del PD que lo diga", insistió Salvini, en un intento de amenaza al Movimiento Cinco Estrellas.

Finalmente, la jornada también ha recogido las palabras del director y fundador de Open Arms, Óscar Camps. Ha pedido a Pedro Sánchez que conforme una entente junto a Francia y Alemania para establecer un nuevo paradigma en cuanto a la política migratoria europea en el Mediterráneo. Ha hablado para TV3 en una charla en la que ha confirmado que mantiene comunicación con los gobiernos francés y alemán, así como con el presidente del Parlamento Europeo.

No habla Camps, según ha dicho, con Moncloa. "Espero que el Gobierno español, ya que sufre la presión migratoria del sur de Europa, ya que participa activamente, lidere un eje con Francia y Alemania que dé un giro a la política europea en el Mediterráneo", ha especificado. Y el alcalde de Lampedusa, por último, ha solicitado a su Gobierno que autorice el desembarco porque "el mar está agitado" y hay niños a bordo. El problema, según Salvini, es que además del Open Arms necesita un puerto el barco humanitario "Ocean Viking", fletado por las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée, que espera con 356 migrantes en aguas internacionales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios