www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENTREVISTA

Antonio Resines y Ana Pérez: "Nos hemos autocensurado, hoy Torrente no se estrenaría"

Antonio Resines y Ana Pérez: 'Nos hemos autocensurado, hoy Torrente no se estrenaría'
Ampliar
viernes 22 de noviembre de 2019, 22:22h

Entrevista con los responsables de Historias de nuestro cine, documental que repasa la historia del cine español a través de las charlas de Antonio Resines con muchos de sus protagonistas, tanto delante como detrás de las cámaras.

Ver a José Luis López Vázquez enamorando a Maggie Smith en Londres y dirigido por George Cukor, que lo definió como el mejor actor con el que nunca había trabajado. Penélope Cruz, Loles León, Fernando Trueba y Santiago Segura, entre otros, hinchándose a gambas traídas en una maleta desde España durante el rodaje de La niña de tus ojos en Berlín. Unos lozanos y achispados Luis Alegre y David Trueba irrumpiendo junto a Juan Diego en la casa de Fernando Fernán Gómez en fin de año.

Estos son sólo algunos esbozos de lo que se puede descubrir en Historias de nuestro cine, documental dirigido por la pareja formada por Antonio Resines y Ana Pérez-Lorente que recorre historia, anécdotas y rodajes varios del cine español a través del testimonio directo de productores, directores, guionistas y actores.

El numeroso listado está compuesto de nombres como Fernando Trueba, Carmen Maura, Fernando Colomo, Ana Belén, Fernando Méndez-Leite, Maribel Verdú, David Trueba, Loles León, José Coronado, Verónica Forqué, Carlos Boyero, José Luis Gª Sánchez, Luis Alegre, Manuel Gómez Pereira, Victor Manuel, Gracia Querejeta, Jesús Bonilla, Emilio Gutiérrez Caba, Emilio Martínez Lázaro, El Gran Wyoming, Julia Gutiérrez Caba, Enrique Cerezo y el propio Antonio Resines, que se pone delante de la cámara durante las tertulias en las que modera y participa.

“Antonio, aquí hay para hacer una película”, le dijo Ana Pérez a Resines cuando hacían con una grabadora la primera de las entrevistas –a Manuel Iborra- para el libro que da origen al documental. Charla mediante con el productor Enrique Cerezo y RTVE, el documental Historias de nuestro cine tenía luz verde.

Empezamos con la última pregunta que haces a todos en el documental: ¿Qué supuso el cine para ti?

Antonio Resines (A.R.): Yo siempre quise dedicarme a esto. Por unas circunstancias me tocó se actor y por otras, una serie de películas que hice salieron bien, me siguieron llamando… y hasta aquí hemos llegado. Todo tiene que ver con que estaba en el sitio adecuado rodeado de gente que sabía hacer cine. Lo de actor fue casual, yo no lo pensé nunca. Quería hacer cine, eso lo tenía claro. Probablemente en producción ya que tampoco sabía escribir. No se me ocurrían historias o las sí no tenían el suficiente interés como para que me plantease escribirlas en serio.

No están todos los que son pero sí son todos los que están. ¿Cómo fue gestionar todas las entrevistas y las ausencias?

Ana Pérez-Lorente (A.P.): Había gente que no podía, otros que no nos contestaron… Teníamos ocho días y en ese tiempo tuvimos que encajar a los que nos cupieron. Aunque luego está otro factor, ese que dice que “es que son los más amigos”. Pero es que quizás son los más amigos los que tienen la generosidad de hacer las filigranas suficientes para dedicarte unas horas, sin recibir nada a cambio, para que tú puedas hacer tu documental. El sentido del humor, lo que te ríes, la genialidad de la película es culpa, y gracias, a la gente que charla con Antonio. A mí se me ocurrió sentarlos y que se pusieran a hablar.

En 1980 arrancó su carrera como Ópera prima. Desde entonces, con casi 30 años en activo, más de 150 apariciones en cortometrajes, películas y televisión. ¿Se acuerda de todas?

A.R.: Así de seguido, no. Pero sí que me acuerdo, más o menos, de lo que hacía en ellas.

¿Guarda buen recuerdo de los directores?

A.R.: De todos menos dos, pero no te voy a decir nombres. Es broma, sí que repetiría con todos, aunque ahora es complicado porque alguno ya… y yo también estoy un poco… Pero sí que volvería a trabajar con ellos y con alguno más con el que hubiese podido pero no se dieron las circunstancias. En general, con la gente que he trabajado me he llevado bien.

Lo ha hecho además con todo un espectro de diferentes generaciones del cine español, desde las más actuales a las grandes glorias en activo de sus comienzos…

A.R.: Sí, y de hecho, el último con el que he trabajado, que es David Galán Galindo dirigiendo Orígenes secretos, es mi ídolo ahora. Y tiene la edad de mi hijo, treinta y picos años.

Antes, era usted el joven que llegaba a los rodajes que compartía con leyendas. Ahora, es usted la leyenda a la que ven los jóvenes llegar al rodaje. ¿Hay diferencias?

A.R.: Es exactamente igual. Hombre, por educación te saludan así como diferente, claro. Pero cuando hicimos la primera no nos conocía nadie, ni al director que era Fernando Trueba. Entonces la gente que llevaba tiempo en el cine pues no tenía ni puta idea de quiénes éramos. Y ahora lo que sí es verdad… no, es que es lo mismo. Estábamos igual de preparados. Conocíamos a nuestros predecesores en el oficio. Nos gustaba, más o menos, más Carlos Saura o más Mario Camus. En esa época esa gente tenía unos 50-60 años. Y ahora pasa lo mismo. Lo único que bueno, te saludan como así con educación y tal. El director es el director y el actor es el actor y se mantiene la estructura exactamente igual. ¿Te hacen más caso? Bueno, si se te ocurre alguna cosa interesante. Pero muy parecido, vamos.

En uno de sus trabajos, la serie de televisión Los ladrones van a la oficina, se reunió a un reparto estelar. ¿Cómo era trabajar con todos ellos?

A.R.: Eso fue extraordinario. No sólo los actores sino también los guionistas, los directores… Tito Fernández sobre todo, que era el principal. Fue estupendo. Era gente muy buena y además la historia estaba muy bien. Para ahora igual sería gamberra, pero para la época era una cosa muy normal. Tenía mala leche, picaresca, como muy Azcona o Berlanga. Influencias de Los tramposos y varias zarzuelas. Nos lo pasábamos muy bien, aunque por otro lado había que estar muy atento, cosa que es muy buena para este oficio. No te podías descuidar porque había ahí unos que… iba todo el mundo a degüello. Paco Rabal, Mari Carmen Ramírez, Fernán Gómez, Fernando Rey, Agustín González, López Vázquez… es que estaba todo el mundo. La lista es impresionante, vamos. Casi todos los buenos actores, con alguna excepción como hay como en todas las profesiones, son gente estupenda y muy interesante.

Si Ocho apellidos vascos la haces diez años antes igual te pegaban un tiro en la nuca.

Unos tiempos pasados, como se sugiere en algunos momentos del documental, en los que a veces había más libertad para sacar ciertos mensajes que hoy no estarían bien vistos.

A.P.: Bueno, hay algunas cosas que se decían de las mujeres en los años sesenta que igual te hacen gracia pero que si se dijeran ahora… se te echaría encima medio planeta. Han cambiado mucho las cosas, pero sí que es verdad que en los ochenta había más permisividad para según qué cosas. Por ejemplo, las letras de Siniestro total ahora no las podrías hacer. Creo que nos hemos autocensurado. Cuando te tomas las cosas con sentido del humor son tolerables. Otra cosa es que denigres y demás, pero si haces utilizas el humor todo es más aceptable. Como Ocho apellidos vascos, por ejemplo.

Resines: Bueno, si Ocho apellidos la haces diez años antes igual te pegaban un tiro en la nuca.

Ana Pérez: Te digo incluso. No sé si hoy se hubiera podido estrenar el primer Torrente. Y estamos hablando del año 97. Han pasado 22 años y es algo que no tengo tan claro. Se habrían comido a Santiago.

¿De qué rodaje guarda mejor recuerdo?

A.R.: Probablemente una mezcla de Ópera prima, el primero y del que me acuerdo muy bien, sobre todo de los primeros días. Y de La niña de tus ojos, que nos lo pasamos muy bien.

¿Y peor?

A.R.: Hombre, ha habido… Pero tampoco los recuerdo así. Alguna pelea he tenido con algún director, pelea quiero decir ideológica. Y alguna película que luego la ves y… Pero bueno, yo en los rodajes me lo paso bien incluso sabiendo que no estás haciendo nada del otro mundo, que luego las ves y dices, joder, pues la podría haber evitado. Pero nada así como para haberlo sufrido mucho.

¿Y respecto a los papeles?

A.R.: Pues seguramente los dos que te he comentado -Ópera prima y La niña de tus ojos-. Podría incluir también La buena estrella., que fue un trabajo en el que nos lo pasamos muy bien aunque fuera un dramón. En Amanece que no es poco también me lo pasé bien. Y de las últimas, La reina de España.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.