www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COP25

Harrison Ford y Al Gore irrumpen en la Cumbre del Clima

Harrison Ford y Al Gore irrumpen en la Cumbre del Clima
Ampliar
martes 10 de diciembre de 2019, 23:42h
Además, Alejandro Sanz ha completado la participación de las personalidades en el evento en esta fecha.

Como si protagonizara una de sus míticas películas, el actor estadounidense Harrison Ford ha pisado este martes la "alfombra verde del clima" en Madrid, rodeado de una enorme expectación, para librar su especial cruzada contra la emergencia climática. La llegada de Ford, que desencadenó un gran revuelo, agolpó a una multitud de medios de comunicación y de curiosos en el reducido espacio que alberga el pabellón de Estados Unidos, uno de los menos vistosos que se distribuyen por el pabellón del centro de congresos Ifema que, desde la semana pasada, acoge la Cumbre del Clima en Madrid.

El actor ha recorrido una larga distancia para alzar su voz en favor del medio ambiente y lanzar su particular "dardo" al presidente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump, que ha mandado una representación poco lucida a esta XXV Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la COP25.

"Falta de coraje", así de contundente ha calificado el artista la actitud ante el clima de Trump, quien decidió abandonar el barco en pro de la reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera, el Acuerdo del clima de París, en torno al cual se concentran todos los esfuerzos estos días en Madrid para garantizar su ambicioso cumplimiento.

La cruzada medioambiental de Indiana Jones - al estilo de las que libra en películas como "En busca del arca pérdida" o "Indiana Jones y el templo maldito" y que mantiene "desesperado" al actor estadounidense, muy implicado en la lucha contra el cambio climático- incluye a sus cinco hijos, sus tres nietos y a su descendencia. Pelear contra la pérdida de la biodiversidad y escuchar a los jóvenes de todo el mundo conforman su batalla porque, incidió, el futuro de las nuevas generaciones "está en nuestras manos".

Otro rostro mediático, en este caso perteneciente a la música española, también se ha dado cita hoy en la COP25 para intentar restablecer "el corazón partío" del planeta Tierra. El cantante Alejandro Sanz, como si actuase en uno de sus conciertos más multitudinarios, ha querido dar con su presencia un mayor aliento a la defensa del medio ambiente mundial.

"A veces sueña tu valentía con mi alegría, a veces sueña el planeta que le queremos", ha recitado Sanz durante su intervención en la ceremonia de apertura del tramo de alto nivel de la Cumbre del Clima. "Artista y ciudadano del mundo", así se ha presentado el cantante y compositor madrileño, quien no ha querido "ni acusar ni señalar a nadie".

Pensar en los niños, en nuestros hijos y nietos, han conformado las "plegarias" de Sanz, para cuya realización se precisan líderes valientes que afronten el problema y respondan a las llamadas que la ciencia ha hecho desde hace décadas contra el cambio climático. Y el cantautor español, cuya visita ha despertado también una gran expectación, se ha detenido durante unos minutos con un grupo de indígenas para disfrutar de sus melodías e incluso se ha unido a su danza.

El particular "son climático" de Alejandro Sanz va más allá de su llamada a la acción en la Cumbre de Madrid, donde anunció que realizará un estudio que analice la huella de carbono generada por sus conciertos en todo el mundo, una decisión adoptada también hace unas semanas por la banda británica Coldplay. Sanz y Ford han dado hoy un toque musical e interpretativo para contrarrestar la intensidad política que ya se aprecia en la última fase de la COP, la ministerial, con el objetivo de que "ojalá esta sea la última cruzada" contra la emergencia climática.

Por otro lado, Al Gore también quiso participar. Muy pocos le creían hace años cuando alertaba del impacto de la crisis climática que es ya una evidencia científica: el exvicepresidente estadounidense y Premio Nobel de la Paz, animó este martes en Madrid a combatir juntos contra "el mayor reto de la humanidad" en referencia al calentamiento global. "No podemos convertir el cielo en una alcantarilla" a causa de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, afirmó el exvicepresidente estadounidense, uno de los precursores políticos en la concienciación del impacto del calentamiento global hace ya décadas.

Durante la conferencia, la primera de Al Gore en España desde hace diez años, este activista ambiental que fue galardonado por ello en 2007 con el Premio Nobel de la Paz denunció el componente de "racismo ambiental" del cambio climático que castiga más a los colectivos más vulnerables. Y pese a sus graves efectos, que ya se están viendo en todo el mundo, con fenómenos meteorológicos cada vez más extremos, Al Gore dijo que tiene "esperanza" en la humanidad y en su capacidad para actuar a tiempo frente a este problema global.

"Mi esperanza son los jóvenes, con sus manifestaciones y movilizaciones, y también los líderes empresariales, y muchos inversores que están afrontando este reto tomando medidas más serias muchas veces que los propios políticos". Y también, dijo, confía en las tecnologías, en la revolución digital, y en las energías renovables y en los voluntarios que de forma altruista plantan árboles y ayudan a concienciar de la necesidad de tomar medidas.

"Me niego a creer que nuestro destino sea autodestruirnos. Creo que tenemos límites derivados de nuestro desarrollo anterior. Somos vulnerables al pensamiento a corto plazo, a nuestras limitaciones, pero también somos capaces de levantarnos por encima de esos limites". "Estoy seguro de que como seres humanos estaremos a la altura para levantarnos. No tengo ninguna duda", añadió.

El problema de la emergencia climática no es solo ambiental, con unos efectos dramáticos sobre la biodiversidad y la vida en general, sino también de seguridad nacional, por la escasez de agua, los tornados, los huracanes, las olas de calor, las lluvias torrenciales. El calentamiento global dispara las enfermedades y la falta de alimento y obliga a poblaciones enteras a dejar sus ciudades y refugiarse en otras más habitables, recordó Al Gore. Pese a ello, es optimista, porque existen capacidades y tecnología para hacer frente a todo esto.

"Los jóvenes nos exigen un cambio", dijo; la activista sueca Greta Thunberg es "un ejemplo excelente" de la lucha climática de la juventud, pero hay muchos más con "la autoridad moral" para "exigirnos medidas urgentes", porque "son ellos los que tendrán que vivir con lo que nosotros hemos hecho mal durante mucho tiempo". Y tienen razón con lo que piden; "es verdad, tienen razón", insistió en voz muy alta y especialmente conmovido ante un público que lo ovacionó con multitud de aplausos.

Para terminar, se refirió al cuento del emperador que presumía de su nuevo traje pero estaba desnudo; un día un joven le dijo la verdad; pues bien, "eso nos pasa ahora; nos dicen que no tenemos compromisos serios, que vamos como sonámbulos hacia la catástrofe". Se están consiguiendo avances, pero "no hemos superado la crisis y eso que tenemos las soluciones". La pregunta ahora es si terminaremos implementándolas o si por el contrario terminaremos aceptando la extinción, en lugar de actuar ya como es necesario, para garantizar un futuro a nuestros hijos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.