www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CON LA EXCUSA DE CONTROLAR LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

El Gran Hermano ya está aquí: el Gobierno nos vigilará por el móvil

Captura de la web de autodiagnóstico del Gobierno.
Ampliar
Captura de la web de autodiagnóstico del Gobierno.
lunes 06 de abril de 2020, 22:22h
Expertos en ciberseguridad tachan de "aplicación trampa" la nueva app del Covid-19 y advierten de que el Estado dispondrá de un "arma de control masivo".

El Gobierno ha desarrollado una aplicación móvil, Asistencia COVID-19, que registrará los movimientos de los españoles para "verificar que se encuentra en la comunidad autónoma en que declara estar" bajo el pretexto de que el ciudadano pueda "evaluar su salud y recibir instrucciones y recomendaciones sobre el COVID-19". Este lunes la app ya se puede utilizar en cinco comunidades: Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura y Principado de Asturias.

Según una orden publicada el pasado 28 de marzo en el Boletín Oficial del Estado (BOE), Sanidad, en virtud del real decreto del estado de alarma, insta a la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial a desarrollar un software de recopilación de datos así como una aplicación informática de autoevaluación de síntomas médicos para el uso de los ciudadanos que permitirá la geolocalización del usuario "a los solos efectos de verificar que se encuentra en la comunidad autónoma en que declara estar".

Aunque desde esta Secretaría de Estado indican que el único objetivo de esta app es "saber en qué comunidad autónoma se encuentra" el ciudadano para ofrecerle "las mejores pautas de actuación en función del protocolo autonómico correspondiente" lo cierto es que, con este nuevo modus operandi, el Gobierno podrá saber en todo momento donde se encuentra cada usuario, siempre que éste acceda a dar este permiso cuando se registre; e incluso después de revocar su consentimiento.

Por el momento, esta aplicación está disponible en Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Extremadura, aunque el Ejecutivo está trabajando para que pronto tenga presencia en el resto de comunidades. Hay que recordar, en este sentido, que Madrid, Cataluña y País Vasco ya disponen de apps muy similares. Además del permiso de geolocalización, estas aplicaciones solicitan otros datos como el nombre y apellidos, DNI, número de teléfono, dirección o fecha de nacimiento; además de "los datos de salud relacionados con los síntomas" experimentados".

La política de privacidad de la web de Sanidad señala que la información recabada podrá ser utilizada por profesionales sanitarios o autoridades (autonómicas, nacionales o internacionales) en materia de Sanidad, con fines estadísticos, científicos o de "interés público"; durante un plazo máximo de dos años.

Estudio de movilidad

De forma paralela, el ministerio también ha encargado un estudio en alrededor de 40 millones de teléfonos móviles en el que se analizará "la movilidad de las personas en los días previos y durante el confinamiento", con el objetivo de "entender los desplazamientos de población para ver cómo de dimensionadas están las capacidades sanitarias en cada provincia".

Esta información se obtendrá "a través del cruce de datos de los operadores móviles" con los que el Gobierno llegue a un acuerdo; y el Instituto Nacional de Estadística será el responsable de tratarla, eso sí, de forma "agregada y anonimizada".

Una experiencia similar, que ya despertó suspicacias, tuvo lugar a finales del pasado año, cuando el INE pagó medio millón de euros a Telefónica, Vodafone y Orange por los datos de localización de sus usuarios para realizar un trabajo estadístico sobre los movimientos de la población durante cuatro días laborales de noviembre, del 18 al 21; un domingo, el 24 de noviembre; un festivo, el 25 de diciembre; y dos días de verano, el 20 de julio y 15 de agosto.

Aplicación trampa

Lo que más ha llamado la atención entre los expertos en privacidad y tratamiento de datos es el porqué de la geolocalización. Según Sanidad, la app solo servirá para constatar en qué comunidad se encuentra el ciudadano y, en su caso, conectarle con los servicios de salud correspondientes, pero la realidad es bien distinta.

"Tú sabes que estás en Madrid. ¿Para qué narices necesitas que te geolocalicen y te digan que estás en Madrid?", se pregunta Juan Manuel López Zafra, experto en tratamiento de datos de CUNEF. "No deberían pedir ni el móvil", esgrime Zafra, autor de Alquimia: cómo los datos se están transformando en oro. "Quiero pensar que el Estado no va a violar la Ley de Protección de Datos, pero si no saben quién se está moviendo ni si esa persona está potencialmente infectada la app no tiene ningún sentido", opina.

En opinión de Paloma Llaneza, abogada experta en ciberseguridad, se trata de una "aplicación trampa" porque, aunque el ciudadano la utiliza para autodiagnosticarse, lo que está haciendo realmente es "autoseñalarse", provocando que la app registre su geoposicionamiento de forma permanente en un mapa de personas 'contagiadas' o 'no contagiadas'. "Es una aplicación de seguimiento de infectados más que de autoevaluación". Llaneza señala, además, que detrás del programa se encuentran empresas como Google o la startup Carto, ambas con amplia experiencia en geolocalización, lo que demuestra que nos encontramos ante "una herramienta de geoposicionamiento en tiempo real".

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha justificado la medida apoyándose en que lo que marcan "las autoridades sanitarias, debe tener un respaldo jurídico”. Así, afirmaba: “Si nos piden que no haya movilidad y que se controle la movilidad de las personas porque es la manera de evitar contagios, tenemos que buscar mecanismos”. "Piensen en alguien que va al hospital, da positivo, pero es asintomático y lo envían a casa. ¿No es razonable que establezcamos algún mecanismo para que si esa persona sale podamos decir que está contagiando a la ciudadanía?”, se ha preguntado.

Zafra advierte del peligro de que el Estado pueda guardarse durante dos años los datos de movilidad de los ciudadanos: "Estamos abriendo la puerta, no al Gran Hermano, sino al Gran Estado", sentencia. En su opinión, esta medida, que ha sido tomada sin articular norma alguna o consultar al Parlamento, sienta un "precedente peligrosísimo", porque a partir de ahora el Gobierno dispondrá de un "arma de control masivo de nuestro movimiento".

"Lo que más me preocupa es que la base de datos que genere esta app no se borre una vez haya cumplido su función", afirma Llaneza a este periódico. "Aunque nos digan que los datos se van a hacer anónimos hay que tener mucho cuidado con la granularidad porque, según muchos estudios, con una base de 15 datos anónimos se puede reidentificar el 100 % de los casos y con tan solo tres, al 60 %". "El riesgo que corremos en estos tiempos pandémicos es que soluciones sesgadas se instalen como definitivas porque ya las hemos aceptado", concluye.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • El Gran Hermano ya está aquí: el Gobierno nos vigilará por el móvil

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    12017 | Pontevedresa - 06/04/2020 @ 23:15:33 (GMT+1)
    ¡Estamos como nunca¡ ¡además de un Gran Hermano vamos a tener la Gran Hermana ¿a que por mucho que lo penséis no váis a caer en la cuenta del prodigio de asesora que ha contratado el "sin escrúpulos"? la de la confabulación de los astros, sí, el monstruíto ¡¡¡Leire Pajín¡¡¡ con semejante tipeja estamos salvados.
    12015 | otromas - 06/04/2020 @ 18:40:55 (GMT+1)
    Esto está muy bien pero me gustaría saber cual es el siguiente paso. Cosa que no me va a ser comunicada hasta su debido momento.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.