www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Olga Tokarczuk: Un lugar llamado Antaño

domingo 19 de abril de 2020, 22:48h
Olga Tokarczuk: Un lugar llamado Antaño

Traducción de Bogumiła Wyrzykowska y Ester Rabasco Macías. Anagrama. Barcelona, 2020. 264 páginas. 19,90 €. Libro electrónico: 13,99 €. Anagrama recupera una excelente novela de la premio Nobel polaca en la que nos ofrece una parábola mítica con factura de realismo mágico en clave personal. Por Federico Aguilar

Estaba previsto que este pasado marzo se celebrara en el espacio Matadero Madrid el Festival Internacional de Literatura Capítulo Uno con un cartel de lujo en el que, entre autores españoles y foráneos, participara Olga Tokarczuk (Sulechów, Polonia, 1962), premio Nobel de Literatura 2018, fallado en 2019. La terrible pandemia que nos asola ha impedido este y otros muchos eventos. Pero en el obligado e imprescindible confinamiento podemos aprovechar para el placer de la lectura. Así, ya que no podemos escuchar en vivo y en directo a la escritora polaca, acerquémonos a su obra, máxime cuando la concesión a Tokarczuk del más alto galardón literario ha propiciado que el mercado editorial ponga su producción al alcance los lectores españoles. El pasado año Siruela recuperó Sobre los huesos de los muertos, una singular propuesta que, bajo la apariencia de thriller encierra muchas otras cosas, y Anagrama nos sirvió Los errantes, de la que dimos cuenta en este mismo suplemento, un híbrido que abarca el cuento, el libro de viajes, la reflexión y el ensayo filosóficos y la autobiografía mostrándonos su brillantez en todos ellos.

Igual de brillante es el título que acaba de rescatar Anagrama: Un lugar llamado Antaño, su tercera novela, que le valió reconocimiento internacional. En ella, Olga Tokarczuk lleva a cabo una personal interpretación del realismo mágico, y nos ofrece lo que ella misma ha calificado como una “parábola mítica”: “Quise escribirla como un cuento de hadas, una parábola mítica. En una parábola, el lector no se identifica solo con el personaje que narra, sino que es todos los hombres”. Una parábola que, por otro lado, se apoya en elementos autobiográficos, como igualmente ha confesado: “Le di ese tono pero es la historia de mi familia. Misia es mi abuela, por ejemplo”.

Si Gabriel García Márquez nos sumerge en Macondo, y Juan Rulfo en Comala, por recordar dos de los territorios míticos nos célebres-, Olga Tokarczuk lo hace en Antaño, un pueblo imaginario ubicado en Polonia, aunque, naturalmente su alcance no se circunscribe a un país determinado: “Antaño es un lugar situado en el centro del universo”, leemos al comienzo de la novela. Por el particular microcosmos que es Antaño se mueven sus singulares personajes -Genowefa, Espiga, Misia, el Hombre Malo, el señor Popielski, Michał, el viejo Boski, Izydor, Florentynka, Ruta, la señora Papug...-, muchos de ellos con un claro simbolismo como ese Hombre Malo que habita en el bosque. Y, junto a ellos, los ángeles, que tienen otro punto de vista: “En general, un ángel lo ve todo de otra manera. Los ángeles no perciben el mundo a través de las formas físicas en las que se reproduce incesablemente y que él mismo destruye, sino a través de la importante y del alma de esas formas”.

Estamos ante una novela coral, de cruce de vidas y personajes, estructurada en capítulos breves y en la que la narración y la descripción se acompaña de reflexiones y de pasajes de aliento lírico. Y, por encima de todo, brilla la desbordante imaginación de Olga Tokarczuk que nos lleva a un mundo fantástico que, sin embargo, es, a la vez, muy real. Porque en su trasfondo está toda la historia del siglo XX, con sus dos sangrientas guerras, y las eternas pasiones, las grandezas y miserias del hombre, sus sueños, su sufrimiento, el amor y la muerte.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
1 comentarios