www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

El Gobierno se hace trampas al solitario

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 28 de abril de 2020, 20:19h

Me preguntaba la semana pasada en este mismo espacio por qué necesita el Gobierno que no se dañe su imagen, que no se hable de su gestión de la pandemia. Venía a concluir que tiene sentimiento de culpa por hacer mal y tarde las cosas y porque, probablemente, en España están muriendo muchas más personas de las que deberían. Esta semana, me sigo preguntando lo mismo.

Si la semana pasada hablaba de que hicieron falta tres ministros para intentar desmontar la verdad revelada por el general de la Guardia Civil, que reconocía que miembros de su Cuerpo tenían la misión de “minimizar” los contenidos en las redes que producen desafección con el Gobierno, hoy el foco se pone en los test de diagnóstico del coronavirus, si estas pruebas son de las fiables y de por qué un informe internacional de la OCDE atribuye a España un puesto en un ranking que no se corresponde con la realidad.

La verdad, reconocida por todas las partes, se volvió a hacer presente cuando en dicho informe España aparecía en octava posición en cuanto al número de pruebas realizadas con PCR por cada mil habitantes. Claro, la noticia era buenísima. Se puede presumir si estás en el top ten, entre los diez primeros países en el mundo que, aparentemente, más se preocupan por sus ciudadanos.

La cosa cambia, y mucho, si en realidad el puesto que te corresponde es el 17 y está por debajo de la media de los países que conforman esta Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, es decir, casi todos los de tu entorno. No se puede sacar mucho pecho si sabes que países como Islandia, Estonia, Lituania, Letonia, Eslovenia o Portugal, entre otros, lo están haciendo mejor que tú.

Unos dicen que se contabilizaron mal, otros apuntaban que se los habían dado por separado y al final, la realidad es que se ha vuelto a hacer el ridículo. Exactamente el mismo absurdo que se producía en España días antes por la misma razón y a cuenta de dar la buena noticia de que ya había más curados que infectados. Si nos hacemos trampas al solitario no vamos a ningún lado, nunca sabremos cómo de bien o mal lo estamos haciendo. Aunque muchos pensarán que ese es precisamente el objetivo, ya que es mejor confundir que confirmar el desastre en la gestión.

Que los datos van a mejor es indudable e irrebatible y nadie quiere dudarlo o rebatirlo, pero vamos a decir toda la verdad y vamos a dejarnos de maquillajes que solo sirven para desviar la atención de la opinión pública y, lo más importante, hacernos creer falsamente que estamos saliendo del peligro. Nada sería peor que empezar la "desescalada" anunciada por el Gobierno agarrándose a datos falsos.

En la línea de lo argumentado por Fernando Simón, que nadie piense que uno encuentra satisfacción con la desgracia para poder criticar al Gobierno ni a nadie. Al que advierte no le gusta tener que decir “ya lo advertí” si eso significa muertos. ¡Ah!, y cansado está ya uno de que le digan qué se puede decir, qué no, a quién puedo aplaudir o que hago un flaco favor a la convivencia criticando lo que me parece que es criticable.

Seguiré aplaudiendo a los médicos y enfermeros, a los funerarios, a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y a todas las residencias que se están dejando el alma para cuidar a los más débiles. Y no, mi aplauso no es para un Gobierno que hace trampas a todos y que se hace trampas a sí mismo.

El problema es que los pillamos aquí y los pillan también fuera. ¡Qué vergüenza!

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
1 comentarios