www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CONGRESO

Casado desarbola el triunfalismo de Sánchez: "No es un plan Marshall, es un rescate en toda regla"

miércoles 29 de julio de 2020, 11:59h
El presidente del Gobierno pretendía rentabilizar el acuerdo europeo en el Congreso, que se ha convertido en una gran olla a presión.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había preparado la escenificación definitiva en el Congreso de los Diputados para rentabilizar, en clave nacional, los acuerdos alcanzados para la reconstrucción de Europa en el seno del Consejo Europeo, al que Sánchez se ha referido en numerosas ocasiones como ‘nuevo plan Marshall’.

Todo estaba dispuesto para el aplauso del líder, que regresaba como César vencedor de las Galias, en este caso de los países proclives a la austeridad, los llamados ‘frugales’. La bancada socialista no ha dudado en apretarse en sus escaños para dar toda la sonoridad posible a sus cerradas ovaciones al líder.

Pero el relato de los hechos de Sánchez ha caído desarbolado al tomar la palabra el líder de la oposición, Pablo Casado, que ha subrayado sus contradicciones e incoherencias.

Casado ha subrayado que se trata de un acuerdo cuyas principales valedoras son tres mujeres de la familia política del Partido Popular: la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von Der Leyen, la presidenta alemana, Angela Merkel y la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde.

El líder de la oposición ha recordado que España no solo es beneficiaria de la faraónica cantidad de dinero que Europa está dispuesta a comprometer en su recuperación de la crisis del Covid, sino también contribuyente, y que el monto total de los 140.000 millones de euros que corresponden a España, 72.000 millones en transferencias, llegarán en razón de unos 5.000 millones al año. En todo caso, ha dicho Casado, se trata de un rescate y ha conminado al líder del Ejecutivo a aprovecharlo en políticas efectivas.

Pero han sido las formas triunfalistas de Sánchez lo primero que Casado se ha encargado de denunciar. El líder de la oposición ha invitado a la bancada socialista a que explique por qué aplaude. "Es un rasgo pueril que vengamos aquí a hacer ceremonias de autobombo", ha criticado en su turno de réplica a Pedro Sánchez en el último pleno del curso político.

"No hay nada que aplaudir ante los datos económicos y de muertos por el virus. Creo que vive en una realidad paralela”.

Casado ha pedido "acabar" con los "triunfalismos" para abordar los "rebrotes" más allá de la "pasividad" que demuestra el Gobierno, en opinión del presidente popular. "España ya es el país más descontrolado de la Unión Europea”.

"Europa no es un club neutral. España necesita ya que haya una política de sensatez en convergencia con otras políticas europeas”.

"Esto es un déjà vu de marzo", ha advertido el líder del PP, que ha vuelto a trasladar al presidente del Gobierno sus propuestas para activar España.

Sobre el fondo de recuperación europeo, Casado ha afirmado que se trata de un "rescate en toda regla" y ha afirmado, parafraseando a Sánchez, que el Plan Marshall del que el presidente del Gobierno presume de haber impulsado ahora en Europa fue entonces aprobado para "evitar los comunismos, no para patrocinarlos".

Pero Sánchez estaba decidido a tomar en clave nacional su narrativa sobre lo ocurrido en Europa. Ha sido un baño de aplausos de su bancada el que Sánchez ha recibido, mientras detallaba las medidas que han salido de aquellos “cinco días de encierro extenuantes” que desembocaron en un ‘nuevo plan Marshall’, en palabras de Sánchez.

Sánchez ha hecho un elogio del acuerdo y el entendimiento que apela a los partidos de la oposición y a los grupos rebeldes de la investidura por igual.

“España debe entenderse con España”, ha dicho, “si hemos sido capaces de llegar a un acuerdo entre los distintos países europeos resulta difícil explicar que entre partidos españoles no sea posible alcanzarlo”, ha dicho.

El Gobierno de coalición PSOE y Podemos ha fracasado en cada intento para sacar adelante unos presupuestos propios y ahora se enfrenta a un debate interno sobre qué apoyos se pueden recabar para sacar adelante las cuentas en el Congreso.

Mientras Podemos insiste en que deben ser los partidos que apoyaron la investidura los que saquen adelante los presupuestos, los socialistas consideran que se debe seguir una doctrina llamada de "geometría variable", que comprende apoyos puntuales de partidos de la oposición como Ciudadanos e incluso PP.

Parece una retórica a dos bandas: mientras Podemos tienta a los socios de investidura, los socialistas subrayan la excepcionalidad de la situación para tentar a Ciudadanos y PP.

En este sentido, las palabras de Sánchez han sido cristalinas: "Si en Europa se ha podido, en España se debe poder”, ha dicho.

Sobre todo, porque durante la sesión Vox ha añadido un nuevo elemento de presión. El partido de Santiago Abascal presentará una moción de censura en septiembre e invita a “todos los diputados, los grupos, los partidos” del arco parlamentarios a apoyarle.

La polarización queda así patente en una legislatura sustentada por una debilidad parlamentaria evidente, que tiene en el desafío de Vox el primer embate serio.

No obstante, la arriesgada maniobra del partido verde tiene pocos visos de salir adelante. El Partido Popular se ha apresurado a trasladar que no apoyará la moción de censura, ya que la considera una "maniobra de distracción que refuerza al PSOE".

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, se ha permitido incluso ironizar con que la operación busca "salvar al soldado Sánchez", en referencia a la película de Steven Spielberg 'Salvar al soldado Ryan'.

"El PP estará siempre en lo importante: salvar vidas y empleos. No cuenten con nosotros para maniobras de distracción que refuercen al PSOE", ha manifestado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
2 comentarios