www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

James Ellroy: Esta tormenta

James Ellroy: Esta tormenta
domingo 16 de agosto de 2020, 18:31h

Durante el mes de agosto, Los Lunes de El Imparcial recuperan algunas de las críticas de libros destacados. Traducción de Carlos Milla Soler. Literatura Random House. Barcelona, 2019. 688 páginas. 22,90 €. Libro electrónico: 9,99 €.

Por Adrian Sanmartín

La existencia de Lee Earle Ellroy, conocido como James Ellroy (Los Ángeles, 1948) estuvo marcada por una tragedia vivida en su infancia. Tras el divorcio de sus padres, el pequeño James se fue a vivir con su madre -una mujer complicada, alcohólica, inestable y promiscua- .a El Monte, una zona conflictiva de Los Ángeles. Cuando Ellroy tenía diez años, su madre fue violada y asesinada y su cadáver apareció en una cuneta de Los Ángeles. La Policía jamás encontró al culpable. En su juventud, James Ellroy cayó en una espiral de violencia, delincuencia y drogadicción. El asesinato de su madre y toda esta etapa la cuenta a corazón abierto en su libro Mis rincones oscuros. Pero, afortunadamente, decidió dar un giro de ochenta grados a su vida, encontrando en la literatura su tabla de salvación hasta conseguir convertirse en un reconocido maestro del género negro, y despertar la admiración de crítica, lectores y colegas, como su compatriota Joyce Carol Oates que no dudo en calificarle como “el Dostoievski norteamericano”.

Sin duda, la autora de Desmembrado, entre muchos otros títulos, no iba descaminada. James Ellroy nos presente un más que inquietante y turbulento mundo, repleto de violencia, angustia y nihilismo, poblado de personajes turbios y sin escrúpulos. De ese universo vuelve a dar brillante cuenta en Esta tormenta, continuación de Perfidia -aunque puede leerse de manera independiente-, formando parte del segundo Cuarteto de Los Ángeles, en el que el escritor norteamericano explora la ferocidad de la Segunda Mundial.

Esta tormenta viene precedida por una cita de Mussolini que revela su brutal ideología: “Solo la sangre mueve las ruedas de la historia”. Una brutalidad que comparte con el credo contrario, pues todos los totalitarismos ejercen la violencia. Así, en esta novela de Ellroy aparecen nazis y comunistas hermanados no solo por la más absoluta falta de ética sino también por la búsqueda del medro y el lucro personal. Estamos en enero de 1942, precedido por un diciembre del 41, con una convulsa Nochevieja, cuando Estados Unidos aún está inmerso en el shock producido por el ataque a la base naval norteamericana por parte de Japón, que tiene como una de sus primeras consecuencias el confinamiento de los japoneses afincados en Estados Unidos. En Los Ángeles, “una ciudad torcida y jodida”, llueve como si fuera el diluvio y se producen corrimientos de tierra. Uno de ellos en el Griffith Park destapa un cadáver Y no será el único, también dos policías muertos en un antro de mala muerte. Y un gran incendio y un robo de lingotes de oro.

Parece que es el fin del mundo, imponiéndose el caos. Odio, traiciones, tráfico de drogas y de seres humanos corrupción extendida en todos los niveles, incluido el policial, con ese Elmer Jackson, agente corrupto de Antivicio que hace labores de proxeneta. Y, junto a él, una galería de personajes -en la que se entremezclan reales, desfila Orson Welles, entre otros, y ficticios-, que buscan sobre todo sacar provecho de la guerra y de la caótica situación como Joan Conville, exteniente de la Armada.

La pesimista visión que Ellroy tiene de la sociedad y del ser humano se enseñorea en esta trama compleja, donde todos juegan con la maldad. Una historia coral, vertiginosa, torrencial, en la que se comprueba que “la vida no es más que una sombra que pasa; un mal actor que se pavonea y se agita una hora en el escenario y después no vuelve a saberse de él; un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia, que no significa nada”, como certificó Shakespeare en su Macbeth. Y ello servido en el característico estilo de Ellroy, que prefiere la economía verbal, con frases cortas, telegráficas, y no es ajeno a la ironía.

El conjunto de la producción de Ellroy, con títulos como L. A. Confidencial, La Dalia Negra -llevadas al cine El gran desierto, El asesino en la carretera, Jazz blanco… - recibió en 2018 el Premio Pepe Carvalho que se concede cada año en nuestro país en recuerdo de Manuel Vázquez Montalbán y su singular criatura, el detective Pepe Carvalho.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios