www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COMUNIDAD DE MADRID

Ayuso se opone a las medidas que quiere imponer el Gobierno en Semana Santa

jueves 04 de marzo de 2021, 12:25h

El Gobierno de coalición, después de haber transferido a las comunidades autónomas la gestión del coronavirus, busca ahora una pirueta legal para obligarlas, en especial a la de Madrid, a que cumplan las medidas restrictivas que quieren imponer para Semana Santa.

Así, el Ejecutivo no permitirá viajes durante estas fechas y establecerá el toque de queda a las 22:00 horas. Ante esto, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ya ha dicho que “no puede ser que el mismo Gobierno que convocó elecciones en Cataluña con peores datos, ahora cierre así España estando mucho mejor”. Además, desde la Consejería de Sanidad han señalado que tampoco están de acuerdo con limitar las reuniones en espacios públicos o privados a un máximo de cuatro personas.

Antes de conocerse el documento de la Comisión de Salud Pública, Ayuso se mostraba ya partidaria de mantener la comunidad abierta durante la Semana Santa, ya que consideraba que los cierres perimetrales desde noviembre de 2020 en alguna autonomías "no han impedido una tercera ola".

Asimismo, el vicepresidente Ignacio Aguado ha respondido que en Madrid, con el toque de queda a las 23:00 horas, ha sido posible reducir el número de personas hospitalizadas y salvar la hostelería y centenares de comercios: “La solución a esta crisis no puede ser arruinar a miles de negocios”. Del mismo modo, Aguado decía que acatarán, "como siempre", lo que diga el Consejo Interterritorial, pero defienden sus "planteamientos". Le gustaría "poder levantar las restricciones y que hubiera libre circulación por el territorio nacional", para lo que ha vuelto a pedir un debate "sosegado" sobre ello: "Si hay una posibilidad de levantar las restricciones, soy partidario de explorarlo".

Mientras, el director del centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, se posicionaba de parte de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y apuntaba: “A mí me da la sensación de que estamos empezando a tener una cierta complacencia con incidencias que no son todavía buenas”.

Y lo explicaba: “Yo creo que estamos empezando a pensar que cuando bajamos de 500, de 300, de 250 o de 200 casos, nos podemos empezar a relajar porque hemos sido capaces de reaccionar en una o dos ocasiones previas y no vemos el conjunto de la información”. Pero recordaba que “estamos con ocupaciones de UCI todavía muy altas y si ahora volvemos a tener un incremento mínimamente rápido de la transmisión, probablemente no tendríamos la misma capacidad de reacción que hemos tenido en la segunda y la tercera ola”.

Ayuso aboga por abrir

La presidenta de la Comunidad de Madrid insiste en que es "pronto" para tomar una decisión sobre la apertura o el cierre de la región en Semana Santa, aunque se muestra partidaria a abrir. Ayuso se ha pronunciado así en el pleno de la Asamblea de Madrid, donde ha afirmado que los datos de la pandemia y el empleo "avalan" la estrategia del Gobierno madrileño.

La jefa del Ejecutivo regional sigue marcándose las próximas dos semanas como el plazo clave para tomar una decisión pese a que Sanidad ha elaborado una propuesta en la que propone el cierre perimetral de todas las comunidades autónomas entre el 26 de marzo y el 4 de abril. "Hasta ahora, con toques de queda y sin cerrar, la situación va bien", ha defendido Ayuso, que no ve "improcedente" que un ciudadano de fuera de Madrid visite la región "si respeta las normas sanitarias".

En opinión de la presidenta madrileña, España lleva con cierres desde noviembre, "y nada ha impedido una tercera ola", por lo que pide "respeto" para sus decisiones.

Calvo responde a Ayuso

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha respondido a la presidenta de la Comunidad de Madrid que este año "no puede haber Semana Santa" porque se necesita un último esfuerzo frente a la pandemia y ha considerado falso el debate sobre el daño que eso hace a la economía. La vicepresidenta ha señalado que no debería haber ni debate sobre este asunto después de la situación que vive España desde hace un año, y ha subrayado que lo que se necesita es hacer un último esfuerzo

"No hay caso. No hay ni Semana Santa ni nada porque lo que debemos hacer ahora es terminar de hacer este esfuerzo para que las cifras se coloquen en un lugar de seguridad", ha añadido.

A su juicio, no debe hacerse solo para seguir protegiendo sanitariamente, sino también por la economía, ya que cree que lo que conviene es garantizar que se ha superado la pandemia y poder hacer un trabajo de recuperación certera y rápida.

El Gobierno de coalición, después de haber transferido a las comunidades autónomas la gestión del coronavirus, busca ahora una pirueta legal para obligarlas, en especial a la de Madrid, a que cumplan las medidas restrictivas que quieren imponer para Semana Santa.

Así, el Ejecutivo no permitirá viajes durante estas fechas y establecerá el toque de queda a las 22:00 horas. Ante esto, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ya ha dicho que “no puede ser que el mismo Gobierno que convocó elecciones en Cataluña con peores datos, ahora cierre así España estando mucho mejor”. Además, desde la Consejería de Sanidad han señalado que tampoco están de acuerdo con limitar las reuniones en espacios públicos o privados a un máximo de cuatro personas.

Antes de la celebración de la Comisión de Salud Pública, Ayuso se mostraba ya partidaria de mantener la comunidad abierta durante la Semana Santa, ya que consideraba que los cierres perimetrales desde noviembre de 2020 en alguna autonomías "no han impedido una tercera ola".

También ha estado rápido el número dos en el gobierno madileño. Ignacio Aguado ha respondido que en Madrid, con el toque de queda a las 23:00 horas, estamos consiguiendo bajar la curva, reducir el número de personas hospitalizadas y salvar la hostelería y centenares de comercios: “La solución a esta crisis no puede ser arruinar a miles de negocios”.

Del mismo modo, Aguado decía que acatarán, "como siempre", lo que diga el Consejo Interterritorial, pero defienden sus "planteamientos". Le gustaría "poder levantar las restricciones y que hubiera libre circulación por el territorio nacional", para lo que ha vuelto a pedir un debate "sosegado" sobre ello: "Si hay una posibilidad de levantar las restricciones, soy partidario de explorarlo".

Mientras, el director del centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, se posicionaba de parte de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y apuntaba: “A mí me da la sensación de que estamos empezando a tener una cierta complacencia con incidencias que no son todavía buenas”.

Y lo explicaba: “Yo creo que estamos empezando a pensar que cuando bajamos de 500, de 300, de 250 o de 200 casos, nos podemos empezar a relajar porque hemos sido capaces de reaccionar en una o dos ocasiones previas y no vemos el conjunto de la información”. Pero recordaba que “estamos con ocupaciones de UCI todavía muy altas y si ahora volvemos a tener un incremento mínimamente rápido de la transmisión, probablemente no tendríamos la misma capacidad de reacción que hemos tenido en la segunda y la tercera ola”.

“Las unidades asistenciales están todavía muy muy saturadas”, subrayaba.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

1 comentarios