www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Irene Montero también quiere pescar en el presunto insulto racista de Cala a Diakhaby

Irene Montero también quiere pescar en el presunto insulto racista de Cala a Diakhaby
Ampliar
jueves 08 de abril de 2021, 00:38h
Su ministerio y el que dejó Pablo Iglesias han escrito a los órganos que gestionan el fútbol español.

Irene Montero se adelantó a todo el espectro político español para reaccionar a la emisión del primer capítulo del documental llamado 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'. Lo hizo a través de las redes sociales, elaborando un hilo de reflexiones bastante amplio y en el que abanderó la lectura feminista que se ha dado desde la izquierda a la cinta publicaba por Mediaset.

"El testimonio de Rocío Carrasco es el de una víctima de violencia de género. Cuando una mujer denuncia públicamente la violencia puede ser cuestionada o ridiculizada. Por eso es importante el apoyo. Este testimonio ocupará muchas horas de televisión, pero muchas otras mujeres se verán también reflejadas. Una de cada dos mujeres ha sido víctima de algún tipo de violencia machista a lo largo de su vida. Todas y cada una de ellas importan", avanzó, adjuntando el hashtag #RocioYoSiTeCreo.

Prosiguió la ministra del Gobierno de Pedro Sánchez alegando que "no existe un perfil de mujer maltratada, igual que no existe un perfil de maltratador". "Tener o no dinero, estudios, una familia que te apoya... en todas las circunstancias se puede ser víctima de violencia de género. La violencia machista la ejercen los maltratadores contra las mujeres por el hecho de ser mujeres", añadió. Antes de recalcar que "arropar a una mujer que da el paso de contar su experiencia de violencia es fundamental para su proceso de reparación, pero también tiene un efecto colectivo: concienciar y protegernos de la violencia machista".

"No se trata de criminalizar a los hombres sino de entender la violencia machista para erradicarla y proteger a las víctimas. Las víctimas de violencia machista son mujeres que, como todas, te pueden gustar más o menos, pero eso no pone en cuestión su experiencia de maltrato, ni la necesidad de que existan procesos de protección y reparación social para todas ellas", sentenció. Y participaría en el espacio 'Sálvame' para asentar su posicionamiento y el de Unidas Podemos.

Pues bien, semanas después de entrar en esa puerta, Montero ha querido mojarse en el presunto incidente racista que protagonizaron Juan Cala y Mouctar Diakhaby. El fútbol español se ha puesto manos a la obra para esclarecer lo ocurrido y tomar las sanciones que estipula el reglamento, si se constata la acusación, y la dirigente populista ha puesto el Ministerio de Igualdad y el de Derechos Sociales y Agenda 2030 al servicio de sus presupuestos ideológicos.

Han enviado una carta a Javier Tebas (mandatario de LaLiga) y a Luis Rubiales (presidente de la Federación Española de Fútbol). Con la firma de Sandra Astete Muñoz y de Amanda Meyer Hidalgo -directoras de gabinete- el texto reza así: "El pasado domingo, en el marco de un partido de Liga entre el Valencia Club de Fútbol y el Cádiz Club de Fútbol, el jugador del primer equipo Mouctar Diakhaby denunció una agresión verbal racista por parte de uno de los jugadores del equipo contrario. Como muestra de apoyo al mismo, el Valencia salió del campo de juego con él, pero regresó poco más tarde ante el riesgo de perder tres puntos en la competición. Como consecuencia de este hecho se produjo una situación alarmante en la cual un jugador que había denunciado una agresión racista terminó en el banquillo mientras el presunto agresor continuaba en el terreno de juego".

"Desde el Ministerio de Igualdad y el de Derechos Sociales y Agenda 2030 queremos evidenciar nuestra preocupación ante situaciones como esta, que se vienen repitiendo de forma puntual pero constante en las competiciones de fútbol de nuestro país. Esta preocupación nos lleva a dirigirnos a ustedes, con el debido respeto, para conocer de primera mano, ya que no han trascendido a los medios de comunicación, las medidas concretas que han sido efectivamente adoptadas respecto a este caso particular, así como las medidas de prevención de cara al futuro para evitar que se repitan situaciones similares en los campos de fútbol de nuestro país", arguyó.

Y concluyó de este modo: "Estamos convencidas de que todos los agentes que juegan un rol clave en un sector tan relevante para nuestro país como es el fútbol, están firmemente comprometidos contra el racismo y harán cuanto esté en su mano para evitar que situaciones lamentables como la vivida el pasado domingo se repitan. Desde el Gobierno de España mostramos nuestra plena disposición a la colaboración interinstitucional y nuestro compromiso firme y permanente con la lucha contra el racismo y cualquier forma de discriminación".

Lo cierto es que si se comprueba que es cierta la acusación, a Juan Cala se le aplicaría el artículo 15.2 de la Ley 19/2007. Una normativa que desde el club levantino reclaman reformar por lo ocurrido a su jugador en el Ramón de Carranza. El primer paso del proceso de investigación ya se ha dado. El departamento de Integridad de la RFEF ha trasladado su informe al Comité de Competición, que ha abierto un expediente al defensa andaluz. Esta decisión se sustancia en "la realización de conductas que eventualmente podrían ser constitutivas de una o más infracciones de las normas deportivas generales, todo lo anterior de conformidad al artículo 32 del vigente Código Disciplinario de la RFEF", puntualiza el acta emitida.

"Se estima necesario resaltar que por parte de este Comité de Competición se considera imprescindible actuar con firmeza en relación con cualquier acción, manifestación o declaración que sea susceptible de violencia, racismo, xenofobia o intolerancia en el fútbol, existiendo a tal efecto preceptos en el ámbito del Código Disciplinario de la RFEF que habilitan el inicio de actuaciones disciplinarias para el oportuno conocimiento de la naturaleza y alcance de los hechos y, en su caso, la correspondiente sanción cuando concurran circunstancias que lo justifiquen", subraya el órgano, tras la reunión celebrada en la mañana de este miércoles.

Por último, el Cádiz se ha revuelto y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) ha instado a considerar la presunción de inocencia. El club habla de "acusaciones sin fundamento" y aseguran que si su jugador hubiera proferido un insulto racista, la institución gaditana "habría condenado y luchado contra cualquier conducta contraria a los valores de la competición y la entidad". "El Cádiz Club de Fútbol defenderá a su jugador de cualquier tipo de acusación", han proclamado. Y el sindicato de jugadores ha aportado esta reflexión: "La presunción de inocencia es un derecho fundamental de cualquier persona mientras no se demuestre su culpabilidad" y sólo si se demuestra la culpabilidad de Cala, "condenará, como ha hecho siempre, toda acción racista o xenófoba que atente, tanto dentro como fuera del campo, a cualquier futbolista".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios