www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL AMERICANO

NFL. ¿Por qué Kamara no se ha gastado ni un dólar de sus multimillonarios contratos?

NFL. ¿Por qué Kamara no se ha gastado ni un dólar de sus multimillonarios contratos?
Ampliar
martes 13 de abril de 2021, 23:32h
Es uno de los mejores pagados del deporte profesional pero no ha tocado ese pomposo sueldo.

Este es el dato: más del 15% de los jugadores de la NFL se declaran en bancarrota una década después de haberse retirado. Uno de cada seis. Si se pone la lupa, como han hecho múltiples estudios y han definido el Wall Street Journal o el Sports Illustrated, se encuentra que ese balance estadístico está sustentado en varios factores. Uno de ellos fue expuesto por el símbolo de la NBA, Charles Barkley, quien subrayó que en la comunidad afroamericana no se ve bien que el exitoso no comparta la cosecha con "los suyos". "Si no llego a aprender a decir 'no' me hubiese arruinado. Perdí amigos y familiares, pero gané una vida", recalcó. Mas tienen protagonismo también los adláteres que se pegan a los jugadores ofreciendo negocios ruinosos que bordean la estafa.

No siguieron la pista de Barkley emblemas del fútbol americano como Terrell Owens, Michael Vick o Warren Sapp. El primero, uno de los mejores receptores de la historia, se fundió 80 millones de dólares; el segundo, pionero quarterback en cuanto al estilo, llegó a dilapidar 130 millones de dólares por mantener a unas 30 personas; y el tercero, en su caso, tiró por la borda 60 millones de dólares y llegó a vender su anillo de campeón de la Super Bowl y de la NCAA. Estos son sólo unos ejemplos de una dinámica que, sin embargo, ha mejorado mucho. No obstante, en 2009 se calculaba que casi el 80% de los jugadores jubilados abrazaban la bancarrota.

En ese cuerpo de estrellas con una cabeza más amueblada se encuentra Alvin Kamara. En realidad, en el otro extremo del péndulo financiero. El running-back de los New Orleans Saints, que se ha convertido en el elemento fundamental de la franquicia en su cuarto curso como profesional, acumula plusmarcas de excelencia y precocidad en los emparrillados. Con 25 años, su tarjeta de presentación acoger el premio de Novato Ofensivo del Año (2017), cuatro nominaciones al Pro Bowl (siempre desde que debutó), dos selecciones como All Pro y la barbaridad de anotar seis touchdown en un encuentro (hito nunca visto desde que Ernie Nevers lo consiguiera hace 91 años).

Es el corredor referencial del presente, junto a Derrick Henry, y batió un récord en los Saints nada más llegar. Acabó la temporada de su estreno con más de 700 yardas de carrera y otras 700 de recepción. Y en 2021 llegó a las 16 anotaciones, sólo superado por el 'Tractor' de los Tennessee Titans. A esa altura está Kamara y en el entretanto también ha ascendido a la cima en cuanto a salario. En septiembre de 2020 la franquicia de Nueva Orleans le ató con una renovación por cinco años y un total de 77.13 millones de dólares. Con 34.3 millones garantizados y otros 15 en concepto de prima por fichaje.

Cobra en torno a 15 millones de dólares por curso, a nivel de nombres gruesos como Christian McCaffrey (Carolina Panthers) y Ezekiel Elliott (Dallas Cowboys). Su espectacular efectividad y la versatilidad sin par que posee le ha catapultado del contrato de novato a este acuerdo un tanto exótico en una liga que ya no firma a running-backs por duración y montos. Se lo ha ganado en la cancha, a pesar de haber confesado que en 2019 -se quedó en 14 partidos y sólo 9 como titular- confesó haber jugado "con una pierna". Con esa lesión de rodilla a cuestas, Alvin registró 797 yardas terrestres, 533 aéreas y seis anotaciones. Un rendimiento tan elevado como incomprensible. El riesgo que supone su posición para el físico en el medio plazo no ha convencido a los Saints y han apostado todo por él.

Y, volviendo a la cuestión monetaria, ¿por qué es el paradigma de la gestión razonada de su salario? Porque no se ha gastado ni un dólar de los sueldos percibidos como profesional. Por extraño que parezca. Así lo ha argumentado en la plataforma 'Uninterrupted', fundada por LeBron James para dar voz a los deportistas afroamericanos. "Siempre he tenido claro el valor de un dólar. Cuando era niño, veía a mi madre trabajar en múltiples empleos para conseguir el dinero para comprar sólo lo básico. Me preocupaba que la pantalla de mi móvil se rompiera y de mantener mis zapatillas cuidadas, porque no tenía dinero para cubrir ese tipo de cosas", avanza.

"Para mí estaba bien un sándwich de mantequilla de cacahuete. Si mi tío o mi tía me daban cinco dólares se lo daba a mi madre. Ella me lo guardaba, era mi banco. Y mi madre me decía 'gana tu propio dinero y podrás hacer lo que quieras'. Eso siempre se me ha quedado grabado. Mis experiencias con el dinero cuando era niño me motivaron a llegar a ser profesional. Y hoy en día no me interesan las cosas materiales. No he tocado nada de mi salario de la NFL. Sólo gasto lo que gano en patrocinios. Estoy mucho más enfocado en ahorrar que en gastar mi dinero. Ahorro dinero porque sé que con eso tengo el poder de controlar mi vida", argumentó.

Kamara relata que creció en una familia de padre ausente y con dos hermanos. En Atlanta, Georgia. Durante su etapa en el instituto, explica, un amigo le dijo lo siguiente: "Alvin, recuerda esto. Hay 25 razones por las que la gente hace cosas. Una es el dinero y las otras 24 no importan". De ahí aprendió a seguir una senda contraria a eso. Hizo caso a su madre, que llegó a Estados Unidos escapando de la guerra civil en Liberia. "Ella siempre me ha dicho que no de nada por garantizado, que aprovecha cada oportunidad. Porque hay personas que no tienen casa ni oportunidades para ir hacia adelante", aclaró.

Pudo completar sus estudios, también superiores, gracias a las becas que fue recibiendo como prometedor atleta. Y en el presente tiene claro que "me concentro en gastar el dinero para hacer cosas con la gente que quiero y para ayudarles", tras haber sufrido un desplome económico durante su intervalo previo a la entrada en el fútbol americano de élite. "Cuando recibí mi primer sueldo, dije 'ok, esto es más de lo que nunca he tenido y mi madre tampoco ha tenido nunca tanto. Sería una vergüenza que lo desperdiciara. Voy a hacer lo mismo que he estado haciendo con mi dinero. Lo que necesito, eso es todo. No voy a vivir por encima de mis posibilidades", especificó.

Por último, describe de este modo cómo cuida sus inversiones: "Tengo conversaciones directas con todos los jefes de las marcas con las que trabajo. No se hace nada con mi dinero sin que yo lo estudie y apruebe. Nos relacionamos como una familia. Y me mantengo tan encima de la gestión porque tengo esa mentalidad del sandwich de mantequilla de cacahuete". Con todo, su rigor en el cuidado de su salario, dado su estatus en el deporte norteamericano, ha sorprendido al universo estadounidense.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios