www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TEATRO REAL

Madrid cae rendido ante la voz y el buen hacer en el escenario de Piotr Beczala

Madrid cae rendido ante la voz y el buen hacer en el escenario de Piotr Beczala
Ampliar
(Foto: Javier del Real)
domingo 02 de mayo de 2021, 11:42h

Piotr Beczala ofreció el sábado, dentro del Ciclo Las Voces del Real, un recital de arias de ópera, acompañado por la Orquesta Titular del Teatro Real a las órdenes del también polaco Łukasz Borowicz, que resultó un rotundo éxito. El público del teatro, claramente entregado y conmovido, arrancó al tenor hasta cuatro temas fuera de programa.

El caso de este tenor lírico-spinto constituye un ejemplo claro de qué puede conseguir un cantante con coraje, paciencia y una buena técnica. En una entrevista relativamente reciente, concedida en 2019, Beczała daba una serie de consejos para jóvenes cantantes y estudiantes, donde reconocía que el problema de un cantante no suele estar en su voz, sino unos veinte centímetros más arriba, en su cerebro. Gestionar el estrés (éste -comenta- suele querer relegarte a un rincón en cuanto subes al escenario), o elegir bien el repertorio y centrarse en él (sin tener reparos en rechazar propuestas que no se ajusten totalmente a los roles trabajados, ya vengan del mismo Metropolitan, como ha ocurrido en su caso)…, pero, sobre todo, tener muchísima paciencia (este consejo se lo dio la soprano croata Sena Jurinac), porque el cantante novel ansía convertirse pronto en estrella y esto le lleva a precipitarse y a cometer errores. ¡Cuántas veces hemos visto en la ópera a artistas que subían como la espuma y que, al cabo de pocos años, desaparecían! Es frecuente que este tipo de cantantes, con grandes voces, pero una técnica apenas apuntalada, arruinen su voz en tres o cuatro temporadas.

Lo siguiente que hay que comentar de la soirée del sábado es la buena elección por Beczała del programa: un repertorio lírico centrado en su país natal; poco conocido en el nuestro, porque la programación de las óperas de Europa oriental -probablemente por causa del idioma- ha solido estar circunscrita a sus propias fronteras naturales. Sin embargo, Beczała supo escoger una reducida muestra de auténticas joyas de la lírica polaca: dos temas del compositor Staniław Moniuszko (1819-1872), auténtico creador de la ópera nacional del país báltico y representante del nacionalismo musical polaco: “Szumią jodły”, de la ópera Halka, primera gran obra del compositor, y “Aria z kurantem”, de Straszny dwór (La casa encantada), la más famosa. De otro compositor nacionalista, Władysław Żeleński (1837-1921), un aria de Janek, “Gdy ślub weźmiesz z twoim Stachem”, y Legenda Baltyku (Leyenda del Báltico), de Feliks Nowowiejski (1877-1846).

El tenor también hizo la obligada parada en el repertorio verista italiano, que le ha granjeado tanta fama, con su extraordinaria interpretación de “Nessun Dorma”, la mítica aria masculina de Turandot, de Giacomo Puccini (1858-1924) y de “Donna non vidi mai” de Manon Lescaut, del mismo compositor. De Pietro Mascagni (1863-1945), Beczała cantó “Mamma, quel vino è generoso”, de Cavalleria rusticana, tras el maravilloso Intermezzo de la misma ópera dirigido por Łukasz Borowicz. De Umberto Giordano (1867-1948) interpretó “Come un bel dì di maggio” de Andrea Chénier. En definitiva, como puede constatarse, un programa, el de este concierto, con mucho rigor musical: todos compositores del XIX, con especial referencia a la música patria y con la mejor representación del verismo italiano.

El mismo rigor musical y buen gusto siguió en las obras fuera de programa. Como cabía esperar, la primera propina (y justamente la que el público, enfervorizado, pedía) fue la archiconocida “E lucevan le stelle”, de Tosca, de Puccini. Siguió “Amor ti vieta”, de la ópera Fedora, de Giornano. El broche de color al programa operístico lo puso: “La fleur que tu m’avais jetée”, de Carmen, de Bizet. El público no se cansaba y el tenor polaco, derrochando humildad y simpatía, anunció, en inglés, su despedida esa noche con un brevísimo, bello y muy dulce tema polaco, acabado en un larguísimo piano.

En resumen, una gran actuación, la de Beczała del sábado, que, junto con la de Camarena del pasado 15 de enero, se perfila claramente como la mejor apuesta para 2021 del Ciclo Las Voces del Real.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios