www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ITALIA

Crónica gastronómica. Contrastes en Isquia

Crónica gastronómica. Contrastes en Isquia
Ampliar
lunes 23 de agosto de 2021, 18:04h

Ante todo, quiero expresar mi admiración por una de las islas más bellas del Mediterráneo. Es cierto que para los españoles es más conocida Capri, pero Isquia tiene unos encantos, a mi modo de ver, más interesantes y con mayor valor histórico.

Allí se alza el Castello Aragonese, construido por los Reyes de Aragón en el siglo XIII, que comparte espacio en la Isla con algunos hoteles extraordinarios, como el Regina Isabella, lleno de recuerdos a la Corona de Aragón y al Reino de España, aunque hoy voy a referirme al aspecto gastronómico.

Las Estrellas Michelin

En Isquia hay un restaurante con dos Estrellas Michelin y otro con una. Al visitar ambos, pude experimentar el contraste entre una creatividad que se ha quedado antigua y una tradición que se ha modernizado.

Daní Maison

El primero de ellos tengo que decir que no me causó muy buena impresión. Aunque, aparentemente, Daní Maison es el colmo de la creatividad, creo que está anticuado. Cerca de 70 platitos y preparaciones diferentes, con muchos ingredientes en cada uno y más de tres horas para servirlos, algo que ya no se estila.

Y no recuerdo ningún plato que me llamara la atención desde el punto de vista gastronómico. Por citar algunos, el “Gran Cru...do” es un conjunto de platos a base de pescado y marisco; “Pasta e patate”, que emplea varios tipos de pasta y de patata, elaborados con diferentes técnicas, un cordero asado a baja temperatura…

Indaco, del chef Pasquale Palamaro

En cambio, el restaurante con una Estrella, Indaco, en el Hotel Regina Isabella, me pareció realmente extraordinario. Pasquale Palamaro, el chef, ha seguido la línea de Ángel León y ha dedicado todo su menú al mar. Incluso, unos embutidos de aperitivo, tal y como los prepara Ángel, pero inspirándose en embutidos italianos.

Porque en Isquia existen algunos pescados absolutamente extraordinarios. Con uno de ellos, el morone, pescado a 1.100 metros bajo el mar, Pasquale preparó un gran plato a la barbacoa. Entre los demás platos del menú (y valdría la pena citarlos todos), destacaría el “Aculei di mare”, el risotto “MegaMare”, el “Mio mare” o una maravillosa cigala “a colazione”.

La cocina de Pasquale da el máximo respeto a la vista, con una extraordinaria presentación, en recipientes diseñados expresamente para cada receta.

El olfato y el gusto (el sabor) magníficos, respetando siempre el protagonismo de la materia prima, de los pescados y mariscos. El tacto, en permanentes contrastes de textura y temperatura. Y, en último término, el oído, especialmente el rumor de las olas del Mediterráneo que llega hasta el restaurante.

Indaco es, sin duda, un proyecto de éxito en el siglo XXI, que sigue la estela de Ángel León, el “chef del mar”.

Rafael Anson con el chef Pasquale Palamaro.

Sporting, en el Hotel Isabella Regina

Y no puedo dejar de mencionar la cocina del restaurante Sporting, en el Hotel Isabella Regina. Aunque es un espacio gastronómico de playa, más informal, su cocina es excelente desde todos los puntos de vista. Respeta la calidad de la materia prima, emplea los mejores productos de Isquia y mantiene una buena relación calidad-precio.

Algunos de los platos para el recuerdo: la ensalada de tomate, la lubina frita y el helado de limón.

Productos de la tierra

Para terminar, me gustaría hacer referencia a algunos productos de la tierra, absolutamente singulares en Isquia y, en general, en Nápoles.

Por un lado, una gran variedad de tomates, de diferentes tamaños, gustos, aromas y sabores; la la mozzarella de búfala, un queso fresco que es muy apreciado internacionalmente y, por supuesto, el limón, protagonista de casi todas las recetas y del famoso limoncello.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios