www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Arishima Takeo: Cierta mujer

lunes 22 de noviembre de 2021, 09:27h
Arishima Takeo: Cierta mujer

Traducción de Naoko Narushima y Pedro Pablo Ontoniria. Prólogo de Carlos Rubio. Satori. Gijón, 2021. 489 páginas. 26 €.

Por David Almazán Tomás

Dentro de la colección de “Maestros de la Literatura Japonesa”, dirigida por Carlos Rubio, la editorial Satori ha publicado más de cuarenta títulos imprescindibles de las letras niponas, especialmente con los autores de la eras Meji (1868-1912) y Taishō (1912-1926), una auténtica Edad de Plata en el país del sol naciente. El primer número de esta colección de referencia, siempre con traducciones directas del japonés y completos estudios introductorios, comenzó con El caminante de Natsume Sōseki, hace diez años, en 2011. Desde entonces, Satori nos ha facilitado un largo y entretenido paseo por autores y obras muy diversas, todas ellas de gran valor literario.

Junto con nombres tan conocidos como Natsume Sōseki, encontramos otros menos conocidos y que no habían sido aún traducidos al castellano, como es el caso de Arishima Takeo (1878-1923), autor de Cierta mujer (1919), una intensa novela protagonizada por una mujer de carácter, Yoko Satsuki. Esta mujer se resiste a llevar una vida convencional dentro de las pautas de un matrimonio concertado con la familia y da rienda suelta a su pasión amorosa con libertad. El pulso entre el deber social y el sentimiento amoroso, fue uno de los grandes temas de la narrativa de la época.

La elegante portada del libro presenta una pintura titulada Yokugo (1912) de Kitano Tsunetomi, destacado artista de la corriente tradicional nihonga especializado en la representación de mujeres hermosas o bijinga. Representa a una mujer después del baño, vestida con un yukata que deja un hombro al aire, que nos recuerda la propia descripción de Arishima Takeo de su protagonista: “La blancura de la piel de aquella mujer, cuyo tono azulado se decía que solo podían tener unas personas muy especiales…”

El prólogo de Carlos Rubio nos presenta la singular vida de Arishima Takeo, nacido en el seno de una antigua familia samurái, pero educado en una escuela misionera protestante y en prestigiosas universidades. Sus ideales siempre estuvieron en el marco del humanismo, el pacifismo y el socialismo. Su vida sentimental también debió ser muy intensa, como los personajes de sus novelas. De hecho, en los últimos años de su existencia, protagonizó un apasionado romance con la feminista Akiko Hatano, que estaba casada. Y ambos decidieron quitarse la vida, ya que su amor era imposible. Otro escritor japonés más que se suicidó: Mishima no fue ni el primero ni el último.

Pero dejemos a un lado la cuestión del suicidio y volvamos al tema principal de Cierta mujer: el derecho de las japonesas a vivir su propia vida. Esta novela, con protagonista femenina, fue escrita por un hombre hace más de cien años. Sin embargo, en el panorama actual de la novela nipona, vemos que el derecho de la mujer a decidir libremente sobre su propia vida es el meollo de buena parte de la narrativa japonesa de hoy, en la que, más allá de Murakami, encontramos sobre todo escritoras. Por esta razón, me parece oportuno concluir anunciando la reciente publicación, también en la editorial Satori, del último libro de Carlos Rubio, Mil años de literatura femenina en Japón. Sin duda, una obra de gran atractivo para todas las personas interesadas en conocer los referentes femeninos de las letras niponas, que son también grandes maestras de la literatura universal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios