www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOEMA

El principal radiotelescopio europeo alcanza su máximo potencial

Dos de las 12 antenas que conforman NOEMA.
Ampliar
Dos de las 12 antenas que conforman NOEMA. (Foto: © Jeff Graphy/IRAM)
domingo 02 de octubre de 2022, 11:10h

El radiotelescopio NOEMA, ubicado en Plateau de Bure en los Alpes franceses, ahora ha alcanzado su máxima capacidad, convirtiéndose en el radiotelescopio milimétrico más poderoso del hemisferio norte. Es producto de una colaboración entre el CNRS, la Max-Planck-Gesellschaft (MPG, Alemania) y el Instituto Geográfico Nacional (IGN, España). Construido y operado por el Institut de Radioastronomie Millimétrique (IRAM) y ya fuente de importantes descubrimientos, NOEMA ahora está preparado para realizar observaciones sin precedentes.

Ocho años después de la inauguración de su primera antena en 2014, este gran proyecto ya está completo. NOEMA tiene doce antenas de 15 metros que se pueden mover a lo largo de pistas a una distancia de hasta 1,7 kilómetros, lo que la convierte en una nueva y poderosa herramienta para la investigación astronómica. Su poder de resolución, así como la sensibilidad de su conjunto, permiten a los científicos recolectar luz que ha viajado hasta 13 mil millones de años antes de llegar a la Tierra.

NOEMA es la culminación de más de 40 años de colaboración científica europea. Establecido en 1979 por el CNRS en Francia y el MPG en Alemania, y unido en 1990 por el IGN de ​​España, IRAM es líder mundial en el campo de la radioastronomía milimétrica2. NOEMA es ahora su instrumento insignia y el radiotelescopio milimétrico más potente del hemisferio norte.

Las antenas de NOEMA están equipadas con receptores de muy alta sensibilidad que operan en los límites cuánticos mediante una técnica llamada interferometría: todas las antenas apuntan hacia la misma región del espacio y las señales que reciben se combinan luego por medio de una supercomputadora. Esto les da un poder de resolución similar al de un solo telescopio enorme con un diámetro que cubre todo el conjunto.

Al alterar la configuración de las antenas, los astrónomos pueden "acercar" un objeto celeste para observar sus detalles. Las diferentes configuraciones pueden extenderse en una distancia que va desde unos pocos cientos de metros hasta 1,7 km, lo que permite que la matriz funcione como una cámara equipada con una lente de zoom. Cuanto más amplia es la configuración, más potente es el zoom: la resolución espacial máxima de NOEMA es tan alta que sería capaz de detectar un teléfono móvil a más de 500 kilómetros de distancia.

Equipado con tecnologías pioneras, es uno de los pocos observatorios de radio en el mundo que puede llevar a cabo lo que los científicos llaman observaciones multilínea, es decir, la capacidad de detectar una gran cantidad de firmas atómicas y moleculares simultáneamente. Estas nuevas capacidades de observación, combinadas con una alta sensibilidad y una resolución espacial y espectral muy alta, hacen de NOEMA un instrumento único para investigar la complejidad de la materia interestelar y de los componentes básicos del Universo.

NOEMA brinda a científicos de Francia, Alemania y España acceso preferencial y la oportunidad de llevar a cabo investigaciones sin precedentes. En total, IRAM apoya a más de 5.000 científicos de todo el mundo. NOEMA les permite estudiar la materia fría del Universo, que se encuentra a solo unos pocos grados por encima del cero absoluto. Sus antenas se pueden utilizar para analizar la formación, composición y dinámica de galaxias enteras, de estrellas en formación y al final de su vida, y de cometas y el entorno de los agujeros negros, con el objetivo de resolver las cuestiones más fundamentales de la moderna. astronomía.

Ya ha realizado importantes descubrimientos y ha producido algunos hallazgos sensacionales. Por ejemplo, ha observado la galaxia más distante conocida hasta la fecha, que se formó poco después del Big Bang. Solo recientemente, midió la temperatura de la radiación cósmica de fondo en una etapa muy temprana del Universo, una primicia mundial que debería ayudar a identificar y restringir mejor los efectos de la energía oscura. Este año, NOEMA también descubrió el primer ejemplo conocido de un agujero negro de rápido crecimiento en el polvoriento núcleo de una galaxia estelar, con una edad similar a la del agujero negro supermasivo conocido más antiguo del Universo. El observatorio también es responsable de los descubrimientos más recientes de moléculas en discos alrededor de estrellas jóvenes, que son los principales caldos de cultivo de los planetas.

Además, NOEMA es miembro del consorcio Event Horizon Telescope (EHT), que en 2019 publicó la primera imagen de un agujero negro y luego, a principios de 2022, la del agujero negro en el centro de nuestra propia galaxia. NOEMA llevó a cabo sus primeras observaciones para el consorcio en 2021 y luego nuevamente en 2022. Con sus doce antenas extremadamente sensibles, proporciona al conjunto global EHT una resolución y sensibilidad espacial inigualables. Junto con el segundo radioobservatorio de IRAM, el telescopio de 30 metros ubicado en el Pico Veleta en la Sierra Nevada de España, NOEMA permitirá que el EHT produzca animaciones con mayor detalle. Ambas instalaciones son de importancia crítica para la colaboración EHT y para el estudio y la comprensión de la física de los agujeros negros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios