www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

vegetales, frutas, pescado...

La dieta mediterránea ayuda a reducir el riesgo de padecer depresión

martes 06 de octubre de 2009, 19:37h
Los individuos que siguen de manera fiel un patrón de dieta mediterránea, rica en vegetales, frutas, frutos secos, alimentos integrales y pescado, podrían tener hasta un 50 por ciento menos de riesgo de desarrollar depresión, según un estudio dirigido desde la Universidad de Navarra y en el que también participa la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la de Jaen.
La dieta mediterránea, rica en vegetales, frutas y alimentos integrales podrían reducir hasta un 50 por ciento las probabilidades de desarrollar depresión. Miguel Ángel Martínez, director de la investigación de la Universidad de Navarra, "es la primera vez en el mundo que un estudio epidemiológico prospectivo de gran tamaño demuestra que un patrón alimentario saludable puede proteger de la depresión".

Martínez continúa explicando que "podrían prevenirse el 50 por ciento de los casos de depresión si la población siguiese una dieta mediterránea, rica en aceite de oliva, frutas, verduras, legumbres, cereales y pescado, pero baja en cárnicos y lácteos, con un consumo bajo/moderado de alcohol, que supone entre medio y un vaso de vino tinto en las comidas".

La prevalencia de los trastornos mentales a lo largo de la vida es menor en los países mediterráneos que en los del norte de Europa. Una posible explicación es que la dieta que se suele seguir en la región podría prevenir frente a la depresión. Investigaciones previas han sugerido que los ácidos graso monoinsaturados del aceite de oliva, utilizado abundantemente en la dieta mediterránea, podrían estar asociados con un menor riesgo de síntomas de depresión grave.

Los investigadores estudiaron a 10.094 españoles sanos que completaron un cuestionario inicial entre 1999 y 2005. Estas personas contestaron a un cuestionario de frecuencia alimentaria y los investigadores calcularon su seguimiento de la dieta mediterránea según nueve componentes: tasa elevada de ácidos grasos monoinsaturados con respecto a los ácidos grasos saturados; consumo moderado de alcohol y productos lácteos; bajo consumo de carne; y consumo elevado de legumbres, fruta, frutos secos, cereales, vegetales y pescado.

Después de un seguimiento medio de 4,4 años, se identificaron 480 nuevos casos de depresión, que incluían a 156 hombres y 324 mujeres. Los individuos que seguían la dieta mediterránea tenían una reducción de entre el 40 y el 50 por ciento en el riesgo de depresión en comparación con aquellas personas que menos seguían este patrón de alimentación. La asociación no cambió cuando los resultados se ajustaron a otros marcadores de un estilo de vida saludable, incluyendo el matrimonio y el uso de cinturones de seguridad.

Los autores señalan que se desconocen los mecanismos específicos por los que la mejor adherencia a la dieta mediterránea podría ayudar a prevenir la depresión. Sus componentes podrían mejorar el funcionamiento de los vasos sanguíneos, combatir la inflamación, reducir el riesgo de enfermedad cardiaca y reparar los daños celulares asociados al oxígeno, todo lo cual podría disminuir las probabilidades de desarrollar depresión.