www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

reseña

Isaiah Berlin: La mentalidad soviética. La cultura rusa bajo el comunismo

viernes 09 de octubre de 2009, 08:42h
Edición de Henry Hardy. Prólogo de Strobe Talbott. Glosario de Helen Rappaport. Índice onomástico y de conceptos recopilado por Douglas Matthews. Traducción de Gemma Deza. Galaxia Gutenberg. Barcelona, 2009. 380 páginas y 21 €.
Cuenta el editor, Henry Hardy, que en 1991 le propuso a su autor la confección del presente libro sobre la Unión Soviética, pero que Berlin, alegando que se había producido una verdadera marea de publicaciones sobre el hundimiento de la Unión Soviética, consideró que el momento oportuno llegaría cuando se hubiera aplacado el ruido de la actualidad. Y no le faltaba razón. Hoy, leída esta colección de análisis y recuerdos con la perspectiva del tiempo transcurrido, veinte años, resulta a un tiempo poderosamente iluminadora y gratamente sorprendente.

La luz proviene de la comprensión que siempre arroja el punto de vista inesperado, pero al tiempo extraordinariamente bien informado, de Berlin sobre su objeto de estudio. La vida en la Rusia soviética tuvo que constituir para él un tema de reflexión apasionante por fidelidad a sus propios orígenes –había vivido en Petrogrado hasta 1920, y conocido de primera mano la revolución bolchevique– y porque dicha revolución hundía sus raíces en los movimientos ilustrados, liberales y anarquistas, del siglo XIX que él había estudiado desde su temprano interés por la obra de Herzen.

Lo que sorprende es que el conjunto de ensayos se base en dos breves viajes, el primero de cuatro meses (otoño de 1945), en su condición de funcionario del Foreing Office; y el segundo en una breve visita de apenas un mes en 1956. Ambas fechas coinciden con momentos decisivos de la historia soviética, la victoria sobre la Alemania nazi y el año en que se hizo público el informe del XX Congreso denunciando el terror estalinista. Y sorprende aún más el poder de penetración y sobre todo el escorzo adoptado: ver la realidad soviética a través de las impresiones de sus dos más altos poetas del periodo, Borís Pasternak y Anna Ajmátova, y de las charlas informales que mantuvo con estudiantes, viajeros, vecinos de mesa de restaurante o de sala de conciertos.

El libro consta de diez ensayos de desigual extensión. Los cinco primeros son el fruto del primer viaje y debe ser destacado “Conversaciones con Ajmátova y Pasternak”, ampliado y reescrito en 1980. Le siguen dos ensayos, uno sobre la política exterior soviética y el segundo, “La dialéctica artificial: el generalísimo Stalin y el arte del gobierno”, un brillante esfuerzo de interpretación de los cambios ideológicos del Partido Comunista, siempre tan difícil de comprender desde instancias de lógica democrática. El lector encontrará aún dos artículos menores en extensión, el último de los cuales está dedicado a reflexionar sobre la capacidad de recuperación de la intelectualidad rusa, después de la guerra de exterminio a que fue sometida en tiempos de Stalin.

Por José Lasaga
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios