www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

encuentro celebrado en noviembre en Logroño

Robert Parker, en Wine Future

lunes 28 de diciembre de 2009, 08:57h
Wine Future Rioja 09, encuentro celebrado a mediados de noviembre en Logroño, ha sido, en mi opinión, el evento más importante que ha tenido lugar en España en torno al mundo del vino en toda la historia. Representa el equivalente a lo que, en su día, fue Madrid Fusión para el mundo de la cocina, porque convocó a las personalidades más destacadas del mundo del vino, tanto enólogos especialistas como periodistas y escritores.
La gastronomía española tiene que estar agradecida a Pancho Campo (director de la Wine Academie of Spain, que preside su esposa, Melisa) y a su organización por haber sido capaces de reunir en La Rioja a los más importantes protagonistas del vino a nivel internacional. Entre ellos, sobresalió la presencia del mítico Robert Parker (editor de “The Wine Advocate”, que cuenta con 50.000 suscripciones en todo el mundo), el “gurú” de los vinos, el mago que convierte en oro todos los vinos que elogia. Volvía a España después de muchos años, puesto que nos visitó durante su viaje de novios en 1972 y luego vino dos veces más para conocer nuestro país en los años setenta.

Patricia, una mujer excepcional
Recordemos que el enólogo norteamericano empezó a beber vino cuando estaba en Francia con 20 años, junto con su esposa, Patricia. Desde entonces, ha tenido a esta mujer excepcional como una colaboradora importantísima. A partir de los años ochenta, la opinión y las puntuaciones sobre 100 de Parker han cambiado la historia del vino, su conocimiento y su valoración, incluida la económica.

Cata en Logroño
La cata que celebró Robert Parker en Logroño congregó a más de 500 personas, que siguieron con auténtica expectación la forma y modo de catar del gran maestro del vino. Las entradas para este encuentro se agotaron a las pocas semanas de su puesta en circulación, porque ya es conocido que al enólogo norteamericano no le gustan ni las cámaras ni las multitudes.

Dijo que, para él, “un vino 100 puntos tiene que ser seductor y opulento, que al tomar un sorbo te cuente su historia y te invite a tomar uno tras otro. Un vino que te haga beber y aprender más de él. He dado muy pocos 100 puntos pero han sido vinos que cuando los he olido ya sabía que eran grandes”.

Diploma de Excelencia Gastronómica
Yo tuve el placer de hacerle entrega, como presidente de la Real Academia Española de Gastronomía y durante un desayuno celebrado en el Hotel Marqués de Riscal, de un Diploma de Excelencia Gastronómica como reconocimiento por su contribución y apoyo a la industria vinícola española, y también de acompañarlo en su audiencia privada con Su Majestad El Rey don Juan Carlos. Parker se comprometió con el Rey a ampliar su conocimiento y degustación de los vinos españoles y a apoyar su calidad en cuantas ocasiones tenga oportunidad.

Parker (quien también recibió otro diploma por parte de la D.O. Calificada Rioja de manos de Víctor Pascual, en la cena previa celebrada en las Bodegas Marqués de Riscal) nos agradeció este reconocimiento, felicitándonos por la importante labor que la Real Academia ha tenido en la difusión de la gastronomía española y en que España sea líder mundial en este terreno. Quitó importancia a su labor diciendo que “sólo he seguido una pasión. Para mí, lo más importante es ser responsable, con el bodeguero y con el consumidor”.
Agradecimientos

Creo que, por nuestra parte, es de agradecer a Pancho Campo y a su equipo que consiguieran que Parker viniera a España, a Su Majestad El Rey que le concediera una audiencia privada y a Víctor Pascual (y a la Denominación de Origen Calificada Rioja, que preside), así como al Gobierno de La Rioja (que encabeza Pedro Sanz y cuyo consejero de Agricultura es Iñigo Nagore) por haber contribuido, entre todos, a que Robert Parker se llevara una imagen inmejorable de España y de nuestros vinos, muy especialmente de los de Rioja.
Marqués de Riscal

También, sin duda, a Marqués de Riscal, tanto por la calidad de sus vinos como por la cena fantástica que preparó Francis Paniego e incluso por la belleza arquitectónica del hotel, diseñado por Frank Gehry, y por la maravilla de la Bodega, que celebró el pasado año su 150 aniversario.