www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El chivato

De comedias, leires y bibianas

miércoles 16 de marzo de 2011, 09:16h
Por el contrario la personalidad de la segunda –según su nombre indica- “Busca gozar de bienestar en su vida a través de sus deseos de prosperidad y felicidad”. Ambas, la ministra y la ex, se han embarcado en la promulgación de una “Ley de Igualdad de Trato” que, entre otras lindezas de libertad, contempla la creación de un órgano “independiente” de comisarios políticos, elegidos por las discriminadas señorías, para prestar asistencia a los afectados (¿y afectadas?) y promover fórmulas mágicas de mediación y conciliación entre diferenciados/as y diferenciadores/as. Dichos comisarios gozarán de amplia licencia para investigar a su antojo las supuestas situaciones de discriminación y hasta podrán ejercer pseudoacciones judiciales –sin magistrados- en defensa de los derechos derivados de la igualdad/desigualdad de trato.

Nadie piense en la deficiente preparación cultural de ambas jóvenes. Por el contrario, las dos, la mini y la ex, han bebido en la sabiduría de dos personajes inmortales de Cervantes: Don Quijote y Sancho. Ambos dialogan así sobre la discriminación:

“Dime: ¿no has visto tú representar alguna comedia adonde se introducen reyes, emperadores y pontífices, caballeros, damas y otros diversos personajes? Uno hace el rufián, otro el embustero, éste el mercader, aquél el soldado, otro el simple discreto, otro el enamorado simple; y, acabada la comedia y desnudándose de los vestidos della, quedan todos los recitantes iguales.

-Sí he visto —respondió Sancho.

-Pues lo mismo —dijo don Quijote— acontece en la comedia y trato de este mundo, donde unos hacen los emperadores, otros los pontífices, y, finalmente, todas cuantas figuras se pueden introducir en una comedia; pero, en llegando al fin, que es cuando se acaba la vida, a todos les quita la muerte las ropas que los diferenciaban, y quedan iguales en la sepultura.

-¡Brava comparación! —dijo Sancho—, aunque no tan nueva que yo no la haya oído muchas y diversas veces, como aquella del juego del ajedrez, que, mientras dura el juego, cada pieza tiene su particular oficio; y, en acabándose el juego, todas se mezclan, juntan y barajan, y dan con ellas en una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura. -Cada día, Sancho —dijo don Quijote—, te vas haciendo menos simple y más discreto”.

Lo mismo que Leire y Bibiana, cada día menos simples y más discretas.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios