www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

en busca de una reforma conjunta

¿Es el "virus FIFA" la razón por la que España ya no tiene la Liga de las estrellas?

sábado 26 de noviembre de 2011, 12:00h
El fútbol nacional disfruta de tres de los mejores equipos de las últimas décadas -Barcelona, Real Madrid y la selección española- y su estilo de juego se ha convertido en un referente. Sin embargo, la presencia internacional del campeonato doméstico ha cedido terreno ante el empuje de la Premier League inglesa o, incluso, de la Bundesliga alemana. El balompié patrio debate sobre la reforma de algunos de los factores condicionantes de la situación actual: excesivo volumen de partidos, idoneidad de las fechas reservadas para las selecciones nacionales y número de clubes que compiten en la Liga BBVA. El IMPARCIAL reflexiona sobre estos elementos con expertos como Gay de Liébana, Arjol o Míchel.
El pasado 15 de noviembre la expedición de la selección española viajó a Costa Rica para disputar un partido amistoso que la Real Federación Española de Fútbol había acordado con el país centroamericano. El encuentro concluyó con un incómodo empate a dos goles. La campeona del mundo solo pudo firmar las tablas ante un combinado que no disputó el Mundial. Pero, lejos del análisis deportivo del tropiezo, los clubes nacionales desempolvaban el tradicional malestar por la cesión de sus futbolistas para la disputa de partidos no oficiales. El riesgo de lesión de los jugadores internacionales y el fantasma del “virus FIFA” -tesis que defiende el riesgo de derrota de los clubes que ceden jugadores a sus selecciones con respecto a los que no lo hacen-, ha desempolvado el debate.

En la pasada convocatoria de combinados nacionales resultaron lesionados jugadores como Falcao (Atlético de Madrid), Van der Vaart (Tottenham) o Javi Martínez (Athletic de Bilbao). Cristiano Ronaldo (Real Madrid) llegó con sobrecarga y Leo Messi (Barcelona) visitó el centro de entrenamientos blaugrana con preocupante estado de cansancio. La flagrante diferencia de minutos disputados por los futbolistas internacionales del balompié español y los que no son llamados por el seleccionador de su país (más de 2.000 en algunos casos) ha abierto la puerta a la polémica.


La reflexión sobre el descenso de competitividad de la Liga BBVA se ha enfocado hacia el calendario actual. La suma del número de encuentros de la competición doméstica, la Copa del Rey, las competiciones europeas (Champions League y Europa Liga) y las citas con la selección nacional configuran un formato de temporada con escasos resquicios para el descanso. El presidente de la Liga Nacional de Fútbol Profesional, José Luis Astiazarán, se refirió a este respecto la pasada semana: “Yo también me sumo a las críticas sobre el calendario internacional y hay que ajustar en muchos casos estas compensaciones que los clubes reciben de las Federaciones por ceden futbolistas a las selecciones nacionales”. Pero fue Sandro Rosell el encargado de plantear una reforma dirigida a relanzar la competitividad del balompié patrio. El presidente del Barça propuso “reducir los clubes de la Liga española y pasar de 20 equipos a 18, y, posteriormente, de 18 a 16”. “Al reducir el número de clubes aumenta la competitividad y hay mejores jugadores por menos equipos”, aseguró el dirigente catalán.

El planteamiento de Rosell y la reiteración de las quejas por el “virus FIFA” avanza algunos de los elementos que han podido condicionar la situación actual del fútbol nacional. EL IMPARCIAL ha charlado con expertos profesionales del balompié sobre estos aspectos y algunos otros con el objeto de reflexionar sobre los condicionantes que rodean el rendimiento de los futbolistas.

El “virus FIFA” es el gran quebradero de cabeza de los clubes que disponen de jugadores internacionales con sus selecciones, pero no es la primera vez que se elevan estas quejas al máximo organismo gestor del fútbol. En 2005, el Charleroi belga arrancó un célebre litigio con la FIFA que concluyó con un acuerdo de compensación a los clubes por parte de las federaciones. Este diario ha charlado con Rafael Alonso Martínez, instructor del Comité de Competición de Fútbol Profesional de la Real Federación Española de Fútbol, para comprender el margen legal de estas reclamaciones.


El abogado nos aclara en primer lugar que “la FIFA ha establecido la obligación de los clubes de liberar a sus jugadores para los encuentros de las selecciones nacionales, imponiendo a los equipos la obligación de contratar un seguro que cubra cualquier lesión que pueda sufrir el jugador durante la convocatoria con su selección”. El responsable del departamento de Derecho Deportivo de Hispajuris, que nos indica que todo deportista español federado tiene el deber público de acudir a las convocatorias de su selección nacional, explica a este diario que “se ha acordado que la RFEF se hiciese cargo del seguro de los jugadores pertenecientes a clubes”. Alonso Martínez señala que las quejas de los clubes “han seguido proliferando” tras el Caso Charleroi, con “reclamaciones judiciales contra las federaciones nacionales y la FIFA por los gastos sanitarios y salarios relacionados con jugadores que resultaron lesionados en encuentros internacionales”.

En relación con la iniciativa planteada por Rosell de modificación del número de equipos y calendario, el abogado aclara que no existe impedimento legal e indica que “una decisión así compete a la propia Liga de Fútbol Profesional en coordinación con la RFEF” dentro del marco de la Ley del Deporte. Alonso Martínez concluye su análisis diagnosticando la dificultad de que la reclamación de los clubes a la FIFA prospere, alegando que “los equipos han enfocado sus reclamaciones denunciando que la liberación obligatoria de jugadores sin compensación viola el Derecho de la Competencia, y la FIFA no actúa en este tema como agente regulador económico sino como regulador deportivo”. Finalmente, el experto en derecho deportivo abre el camino de la negociación al respecto centrando la negociación en el pago de la prima del seguro y el calendario.


Otro elemento que distorsiona el rendimiento de los futbolistas es el aumento del número de partidos por temporada. Amén de los encuentros oficiales, los clubes han incluido en sus planes las giras de pretemporada por países exóticos y encuentros amistosos con elevadas cantidades de dinero de por medio, amén de una amplia distancia geográfica. EL IMPARCIAL ha charlado con José María Gay de Liébana y Saludas para considerar esta evolución desde un prisma económico. El prestigioso experto en la contabilidad del fútbol español abre su análisis señalando los elementos que conforman la actividad económica de un club profesional: “Los ingresos se dividen en las cuotas de socios y abonados, el taquillaje por cada competición jugada, -incluyendo amistosos y torneos veraniegos-, los derechos televisivos (la UEFA da compensaciones a razón de la ronda que vayas jugando) y los ingresos de marketing y comerciales; los gastos se dividen en el personal, los generales (control de desplazamientos, viajes, hoteles, seguridad, gastos de día de partido) y las amortizaciones (jugadores y del inmobilizado material)”.

Partiendo de esta aclaración, el profesor sentencia que “los clubes de fútbol son deficitarios desde el punto de vista financiero y económico”. El experto economista, que nos aclara que “el Barça y el Madrid no pueden ingresar lo que están ingresando solo con la venta de entradas en sus estadios”, explica que “la única alternativa para clubes que tienen una proyección universal es ir donde está el negocio, por lo que hay que entender que se produce un desgaste físico –en referencia a las giras veraniegas- y deportivo pero el fútbol exige que en la pretemporada se aproveche”.

Cuestionado por la reclamación económica que los clubes realizan a la FIFA, Gay de Liébana aclara que “a la Federación le van fenomenal estos amistosos, porque tiene el gran chollo ya que tiene ingresos –por los compromisos amistosos- pero no tiene gastos, no tiene que pagar contratos a los jugadores”. Por último, el profesor cierra su reflexión añadiendo este argumento para el debate: “La Liga española factura 618 millones de euros en ingresos por televisión, la Premier League ingresa 1.270 y la Serie A, que es el fútbol más aburrido, factura 915 millones de euros. Si la Serie A factura esto, ¿por qué la Liga de las Estrellas no lo consigue?”.

Para contemplar este debate con perspectiva, EL IMPARCIAL ha querido abordar la polémica desde el punto de vista deportivo. Para ello, este diario ha charlado con uno de los preparadores físicos de fútbol más prestigiosos de nuestro país y con un símbolo del balompié patrio que imparte sabiduría desde los banquillos.


José Luis Arjol es miembro de la Asociación Española de Preparadores Físicos y ha trabajado para el Zaragoza, Betis, Oporto y Tenerife. El doctor abre su análisis de los elementos condicionantes del rendimiento del jugador de fútbol planteados con anterioridad señalando que “el número tan alto de partidos y de viajes es el mayor problema, ya que no dispones de los jugadores para trabajar y si tu equipo juega competición internacional, apaga y vámonos”. Arjol, que entiende que el empuje del factor económico en el futbol “ha empujado tanto que ha hecho que otros factores que antes eran importantes, se hayan recolocado”, explica a este diario que “por cada hora de diferencia horaria se necesita un día para la adaptación”, por lo que “después de un viaje transoceánico de corta estancia -como los que se han producido este mes debido a la llamadas de las selecciones nacionales-, el jugador vuelve afectado de manera sensible”.

Preguntado sobre la influencia que tiene el aumento del volumen de partidos en el calendario futbolístico, el doctor es claro: “El aumento del número de partidos ha hecho que la preparación física haya tenido que girar hacia la prevención de lesiones antes que al aumento de rendimiento del jugador”. Reflexionando sobre las girar de pretemporada, Arjol nos explica que “la idea que se tenía sobre que la pretemporada servía para cargar pilas, no es cierto en absoluto”. Además, el experto preparador físico indica que “es muy difícil llevar un trabajo estructurado” sin saber con suficiente antelación el calendario de competición –aludiendo al sistema de planificación de los horarios de los partidos-.

Por último, cuestionado sobre qué elementos entrañan un mayor riesgo de lesión, el doctor nos señala que el riesgo es “multifactorial”, aunque hace hincapié en la relevancia del número de partidos: “Está demostrado en estudios científicos que el número de lesiones en competición es claramente superior al de entrenamientos, por lo que si en la pretemporada aumenta en número de partidos y es un momento sensible porque el jugador todavía no está en forma, es más peligroso”. Además, Arjol resalta la ansiedad como otro factor y concluye indicando que el haber tenido una lesión previa es otro elemento de riesgo, “y en las pretemporadas actuales es muy complicado trabajar esa recuperación debido al calendario”.


En relación con el debate sobre la idoneidad de la primacía de lo económico sobre lo deportivo, EL IMPARCIAL ha charlado con Michel, ex jugador del Real Madrid y de la selección española y entrenador que llevó al Getafe a la Europa Liga por primera vez en su historia. Michel arranca su reflexión con explicando que “lo económico –giras incluidas- es otro de los nuevos órdenes que existen en el fútbol y hay que amoldarse y entender que hay una parte económica que forma parte del día a día del club, siendo sensible a estas cuestiones”.

El calendario es un problema psíquico y físico de los jugadores, ya que muchas veces están más cansados del avión, del horario, del cambio de comidas y de costumbres, que del propio partido”, diagnostica el entrenador. En su opinión, la planificación del equipo no puede ir más allá de dos meses debido al calendario actual, aunque considera que “además de un obstáculo es una llamada de atención, ya que en cualquier momento puede pasar algo imprevisto”. Michel, que considera que las giras “enriquecen” la pretemporada desde el punto de vista de la gestión del grupo, señala que “los jugadores vuelven de jugar con sus selecciones un jueves para jugar el sábado y no han podido trabajar con el resto de compañeros”, por lo que “es una situación complicada”.

El ex jugador del Real Madrid comparte con este diario una interesante propuesta para negociar la reforma del calendario: “La Copa del Rey, por ejemplo, sería más animosa y exigente a partido único. No puede ser que España guarde diez fechas para jugar una fase de clasificación contra rivales que ni por asomo te pueden hacer cosquillas”. Por último, el entrenador abre un camino a seguir relativo a la obligada negociación en el seno del balompié español: “Los directivos hacen los calendarios sin contar con opiniones de los entrenadores y jugadores. Tendríamos que participar de forma más activa en las decisiones. ¿Por qué no se pueden debatir estas cuestiones en los foros del fútbol?


Para cerrar la reflexión, EL IMPARCIAL ha consultado la opinión de la Liga Nacional de Fútbol Profesional, el órgano encargado de dar el primer paso de la reformas debatidas anteriormente. Fuentes de la Liga nos explican que se ven obligados a "esperar a que FIFA defina sus fechas y a que UEFA haga lo propio con las suyas", por lo que "las fechas que quedan para las competiciones nacionales son muy pocas y nos vemos obligados a establecer un calendario muy comprimido". Desde el organismo explican a este diario que forman parte de la Agrupación de Ligas Profesionales Europeas (EPFL), y están presente en grupos de trabajo de UEFA para "racionalizar los calendarios y que la voz de los clubes, que sustentan el fútbol, sea oída".

Sobre la cesión de futbolistas a las selecciones, la LFP cree que "es necesario que las decisiones al respecto de los jugadores que adoptan las federaciones nacionales e internacionales tengan muy presente a los clubes a la hora de decidir, ya que los costos, las obligaciones y los riesgos que adoptan los clubes con sus jugadores son muy altos". Fuentes de la Liga, que nos aclaran que no figura en su agenda modificar el número de equipos del campeonato español, señala que la idoneidad de configurar "una nueva Ley del Deporte profesional" y describe los obstáculos que el organismo sufre para realizar su labor de forma correcta: "hay problemas de base, de competencias que no están definidas adecuadamente, de expropiación de derechos como sucede con la obligatoriedad de emitir un partido en abierto, de injusticia respecto al IVA –el fútbol profesional no goza del IVA reducido que sí tienen otros espectáculos-, de un reparto inadecuado y unas obligaciones extemporáneas en la Quiniela y de una falta de definición de los retornos de las apuestas deportivas online".

Por último, el organismo gestor de la Liga de las estrellas considera que se antoja necesario "darle al fútbol profesional la importancia que tiene como sector productivo y uno de los máximos exponentes del negocio del entretenimiento en España". "No podemos desdeñar el potencial del fútbol profesional para crear riqueza y ayudar en la recuperación económica del país", concluye.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.